Críticas a Buch por su absurda intepretación política sobre el envío de 1,714 millones de mascarillas a Cataluña

Políticos de diferentes formaciones han criticado este lunes al conseller de Interior, Miquel Buch, al ver motivaciones políticas en el envío del Gobierno a Cataluña de una partida de 1.714.000 mascarillas.

El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ha replicado al conseller de Interior de la Generalitat que la única prioridad del Gobierno en combatir la pandemia de coronavirus y proteger la vida y la salud de las personas vivan donde vivan: "No estamos en nada más".

"Estamos en lo importante", ha asegurado el también secretario de Organización del PSOE en rueda de prensa a la polémica suscitada después de que Buch acusara al Ejecutivo de actuar de mala fe por haber entregado a Cataluña una partida de 1.714.000 mascarillas, cifra que recuerda al 1714, año de la caída de Barcelona a manos de las tropas borbónicas y que se conmemora cada 11 de septiembre en Cataluña.

Ábalos ha dejado claro que otras cuestiones de la agenda, como el diálogo para superar el conflicto político en Cataluña, han pasado ahora a un segundo plano. Tras dejar claro que el Gobierno central no elude su responsabilidad en la crisis, sí ha advertido de que el resto de administraciones no pueden pretender librarse de su propia responsabilidad en la gestión de esta lucha.

Buch ha atribuido intencionalidad política al envío de 1.714.000 mascarillas: "Es una cifra simbólica para Cataluña, pero también es un cifra nefasta. Quiero enviar un mensaje al Gobierno de España: así tampoco. Si a alguien del Gobierno de España se le ocurre que la próxima cifra de mascarillas, o de test, o de lo que sea tenga que ver con el 1939 y, por lo tanto, nos dan 1.939.000 mascarillas, no se lo permitiremos. Con la historia de los catalanes no se juega".

Desde su cuenta en Twitter, Rufián ha compartido el vídeo con las declaraciones de Buch y ha añadido, en tono de burla: "No. No es el Polònia", en alusión al programa de sátira política semanal que emite la televisión pública catalana TV3.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha afirmado que "hace falta una rectificación del Govern" sobre las palabras de Buch. "La última cosa que necesita una emergencia sanitaria es que haya fanáticos entre los responsables públicos que la han de gestionar. Los catalanes y catalanas no nos merecemos pasar esta vergüenza ajena", ha dicho en un tuit.

Por su parte, la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha criticado también que la Generalitat haya hecho una interpretación política del envío de 1,714 millones de mascarillas. A través de un mensaje en su cuenta de Twitter, Arrimadas ha dicho que le producen "vergüenza ajena" las declaraciones del conseller de Interior. La líder de Cs ha lamentado que "ni siquiera ante una crisis sanitaria sin precedentes que se ha cobrado la vida de 3.538 catalanes los políticos nacionalistas son capaces de aparcar su obsesión identitaria".

También se ha pronunciado la portavoz de Ciudadanos en el Parlament, Lorena Roldán, que ha indicado que 1.714.000 mascarillas suponen "1.714.000 oportunidades para frenar el contagio" y "1.714.000 personas protegidas". "Eso es lo que yo veo. Otros, sin embargo, no ven más allá de su sectarismo y su obsesión", ha manifestado Roldán, que ha pedido a esos políticos que "hagan el favor de centrarse" porque "están en juego muchas vidas".

El presidente de Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia En Común en el Congreso, Jaume Asens, también ha reprochado las palabras de Buch. "Señor Buch, todos sabemos dónde estaban las izquierdas y las derechas (españolas y catalanas) el año 1939. Ni entonces ni ahora es una guerra de España contra Cataluña. Usted que viene de CiU no debería blanquear la participación franquista de la derecha catalana. Y como conseller, ser más responsable", ha dicho en un tuit.

El presidente del PP catalán, Alejandro Fernández, ha reaccionado a las declaraciones de Buch: "Esto no puede estar pasando".