Una nueva excavación española en Eritrea aporta restos de hace más de un millón de años

Una nueva excavación española en Eritrea, en el Cuerno de África, ha hallado restos de fauna gigante, troncos de plantas y herramientas de hace más de un millón de años, que ayudarán a conocer mejor el clima y ecología del Pleistoceno inferior en la cuenca de Engel Ela-Ramud.

La excavación se realizó del 16 de febrero al 11 de marzo pasado y estaba codirigida por Bienvenido Martínez-Navarro, profesor de investigación ICREA (Institució Catalana de Recerca i Estudis Avançats) en el IPHES (Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social), y ha sido financiada por la Fundación Palarq y el Ministerio de Cultura.

Durante la octava campaña de excavación, un equipo integrado por paleontólogos, arqueólogos y geólogos, codirigidos por Bienvenido Martínez-Navarro y Tsegai Medin, investigador de la Comisión Eritrea de Cultura y Deportes, intervinieron en la cuenca de Engel Ela-Ramud, en el sector más septentrional del valle del Rift africano, en el triángulo de los Afar, cerca de donde fue descubierta la famosa Lucy.

Los trabajos han aportado restos de fauna gigante, troncos de plantas fosilizadas y herramientas líticas de hace más de un millón de años, que, según ha explicado Martínez-Navarro, “ayudarán a conocer mejor el clima y ecología de ese período en África”.

Las prospecciones paleontológicas y arqueológicas efectuadas en las áreas de Delahaitu, Gameré y Bolali han permitido localizar importantes fósiles de grandes mamíferos, algunos de ellos en superficie y otros en posición original, especialmente de búfalos, elefantes y cerdos, e industria lítica achelense.

Además, se han prospectado los sectores de Erau, donde se ha identificado un nuevo nivel con fósiles, en el que aparecieron dos cráneos incompletos de hipopótamo gigante.

En estos trabajos han participado Lorenzo Rook y Luca Pandolfi, de la Universidad de Florencia, Tsegai Medin y Dawit Araia del grupo eritreo, el restaurador contratado por el IPHES Jesús Peinado, y Bienvenido Martínez-Navarro.

Con el mismo equipo se ha prospectado por primera vez el sector de Dibokole-Diaritana, donde se han obtenido algunos restos óseos de bóvidos, y troncos de plantas fosilizadas que permitirán conocer las especies de árboles presentes en la región durante el Pleistoceno inferior.

También se ha continuado la excavación del yacimiento de Luba Gadhi II-Gallardo bajo la dirección de Antoni Canals (IPHES-URV) con la colaboración de los eritreos Abel Ghirmay, Isaias Tesfazghi y Samuel Tesfamariam.

Se ha actuado en un total de 14 metros cuadrados y se han recuperado 44 registros correspondientes a industria lítica achelense y a fauna, mayoritariamente correspondiente a cocodrilo, hipopótamo y a un cerdo gigante.

En la reciente campaña han continuado los trabajos geológicos liderados por Oriol Oms (Universidad Autónoma de Barcelona), incidiendo no sólo en la recogida de datos geológicos y cartográficos, sino que también se han muestreado diversas series estratigráficas para la realización de estudios de isótopos a través de los registros de ostrácodos y gasterópodos, por parte de Alejandro Granados, de la Universidad de Málaga, que ayudarán a conocer mejor el clima y ecología de la cuenca durante el Pleistoceno inferior.

La última semana de campaña, ya en la capital de Eritrea, Asmara, se dedicó a la restauración y estudio de los materiales arqueológicos y paleontológicos en el Laboratorio de la Comisión de Cultura y Deportes, dirigido por Tsegai Medin.