La DGT aclara que las retenciones en las salidas de Madrid eran por los controles

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha advertido de que las retenciones que se han producido este miércoles a primera hora de la tarde (en torno a las 15.30 horas) en algunas salidas de Madrid han sido por los controles efectuados por la Policía y la Guardia Civil para evitar desplazamientos a segundas residencias, al ser víspera de Jueves Santo.

A las 15.30 horas, había retenciones en la autovía A-2 a la altura de Madrid en dirección Zaragoza, al igual que en la A-3 hacia Valencia, la A-5 en sentido Badajoz y la A-6 tanto en Madrid como en Las Rozas hacia A Coruña, así como en la B-10 a la altura de Barcelona hacia el Nudo de la Trinidad.

Según informan fuentes de Tráfico, las aglomeraciones que se están viendo son debido a los propios controles establecidos para prevenir desplazamientos injustificados, controles que se han intensificado y en los que se está dejando un solo carril de circulación, lo que ralentiza y aglomera el poco tráfico que hay.

De hecho, precisan que no se está detectando un aumento significativo de los desplazamientos ni de las salidas de las grandes ciudades, así como tampoco de supuestos desplazamientos a segundas residencias.

Según datos de la DGT de las 18.00 horas, la nota predominante en las carreteras españolas es de “normalidad y tranquilidad”, mostrando así una “imagen inusual” frente a lo que hubiera sido lo habitual en Semana Santa.

Sin embargo, hay excepciones “en algunos puntos de la red viaria nacional, donde hay tráfico en aumento por controles para evitar desplazamientos a segundas residencias, especialmente en las salidas de las grandes ciudades”.

Es el caso de Madrid, donde se aprecia, aún a las 18.00 horas, un ligero aumento del tráfico, como consecuencia de los controles, en la A-3 y en la A-6, así como en Sevilla, en la salida de la ciudad en la A-49, la A-92 y la A-66.

El organismo dependiente de Interior recuerda que en Estado de Alarma no se puede circular “a no ser que sea imprescindible y totalmente justificado”.

La Guardia Civil intensifica los controles de tráfico

La Guardia Civil ha intensificado los controles en las carreteras durante los días festivos de la Semana Santa, a fin de evitar desplazamientos innecesarios o que no cumplan con las restricciones del Real Decreto del estado de alarma.

Según ha informado el instituto armado en nota de prensa, el objetivo es impedir desplazamiento hacia zonas turísticas y que se incumpla el confinamiento domiciliario impuesto para contener la pandemia del Covid-19.

Los controles de la Guardia Civil, que han comenzado este miércoles en los accesos a Cuenca capital, se van a realizar durante los próximos días tanto en vías principales como secundarias, verificando que los se corresponden con traslados autorizados.

En caso de que incumplan Real Decreto 463/2020 se procederá a sancionar las infracciones pertinentes.

“Recién llegados” a las playas de Valencia

Los responsables políticos y policiales de varios de los municipios de la provincia de Valencia con más presencia de apartamentos turísticos o segundas residencias están constatando en los últimos días la presencia de “recién llegados” que hacen caso omiso de las normas de confinamiento y se desplazan aprovechando la llegada del buen tiempo.

Si bien se trata de una minoría y de hechos muy puntuales, la presencia de nuevos visitantes en estos municipios del litoral valenciano se evidencia al ver sus coches aparcados a las puertas de los chalés, más compras en los supermercados de la zona e incluso con la presencia de residuos en las papeleras de las zonas de litoral.

Como ha explicado a EFE el alcalde de Oliva, David González (Compromís), “el personal de los supermercados conoce a la clientela habitual y nos ha informado sobre la llegada de gente que normalmente viene en verano, fines de semana o Semana Santa”.

“Esto no quiere decir que sean vecinos de fuera de Oliva, es posible que sean de aquí y que se hayan desplazado a una segunda residencia. No es una presencia masiva, pero nos lo han hecho saber y los responsables de la Policía Local y la Guardia Civil comparten la información y están estableciendo controles específicos”, ha detallado.

El alcalde de Tavernes de Valldigna, Sergi González (Compromís), ha confirmado esta tendencia: “al igual que en otros municipios del litoral valenciano, hemos comprobado que está viniendo gente de fuera a pasar la Semana Santa y por eso hemos intensificado los controles”.

“Esta misma mañana la Policía Local ha puesto cinco denuncias a personas que no son del municipio y que estaban realizando la compra en supermercados locales. Y la Guardia Civil lleva ya más de 600 desde el inicio de la cuarentena. Al menos que no le salga gratis a quien incumple”, explica en declaraciones a EFE.

En este mismo sentido, el máximo responsable de la Policía Local de Gandia, Marc Cuesta, ha informado de que “esta mañana se han puesto 45 denuncias a personas que supuestamente se estaban saltando el confinamiento, seis de ellas han sido a gente de fuera del municipio”.

Del total de sancionados, 31 se encontraban en la zona de la playa (el Grao), y de las seis personas de fuera de Gandia detectadas, dos estaban comprando en un hipermercado.

“Es evidente que ha venido gente, lo estamos viendo, aunque no de forma masiva. Cuando los detectamos todos nos dicen que ya estaban aquí antes de que se decretase el estado de alarma, y es algo que tendrán que justificar si pueden, ya que en caso contrario la Delegación del Gobierno les sancionará”, ha indicado a EFE.

La Policía Local de Gandia pondrá en funcionamiento a partir de mañana dos drones con los que aumentará el control de las normas de confinamiento e intensificará los controles en los accesos a segundas residencias y aparcamientos de los hipermercados.

“Hay muchas formas de detectar a estas personas, desde las matrículas de sus coches en los centros comerciales o las zonas de aparcamiento hasta sus tarjetas sanitarias si van al médico. Quienes deciden saltarse las normas han de saber que no les va a salir gratis, es importante transmitir este mensaje”, concluye Cuesta.

En el caso de Cullera, su alcalde, Jordi Mayor (PSPV-PSOE) se ha limitado a apuntar que “los malos comportamientos son mínimos” y rechaza “crear una situación de alarma cuando no hay motivo para ello. Estamos vigilantes y la gente está adoptando las medidas que corresponden, y cuando todo esto pase queremos que la gente nos visite. Los controles son los habituales de cara al fin de semana”.