España avanza hacia el tercer ‘Estado de Alarma’ y necesitará un rescate de la UE sin condiciones

La Organización Mundial de la Salud ha advertido a los principales países afectados por la crisis del coranovirus de que no deben bajar la guardia de los confinamientos, lo que confirma que el Gobierno de Pedro Sánchez no va a tener más remedio que decretar un tercer ‘Estado de Alarma’ hasta el próximo día 26 de abril.

Pero también falta por saber si el Gobierno va a prolongar la suspensión de la actividad económica que en principio debía reanudarse el próximo lunes 13. O si va a levantar, como debiera, el veto a ciertas actividades como las que afectan a las exportaciones de productos contratados y con fecha de entrega en otros países.

Sobre la cuestión sanitaria el Gobierno sigue sin decir la verdad en relación con el número de muertes registradas que ya están en las 11.000 y sobre el número de contagios que superan los 120.000, sin contar los no detectados y recluidos en sus casas ante la ausencia de test rápidos, lo que continúa siendo un gran misterio, que el Gobierno se niega a desvelar.

Sin embargo el Gobierno mantiene su optimismo y subraya que en el día de ayer los nuevos contagios sólo suponían el 6,7 % lo que para el Ejecutivo significa que ya hemos entrado en una fase de recuperación.

Pero continúa el  descontrol en las compras, llegada y reparto del material sanitario, buena parte del cual sigue perdido en unos absurdos trámites aduaneros y administrativos lo que resulta escandaloso y una muy grave irresponsabilidad.

Y lo que vuelve a poner en evidencia la incapacidad política del Gobierno, que acumula un sin fin de errores de bulto que en muchos casos han acabado causando muertes. Y ahí incluida la falta de previsión desde que la crisis estalló en China e Italia.

En la economía las cosas no van mejor porque en el mes de marzo el paro creció en 300.000 personas y se han destruido 900.000 puestos de trabajo, lo que es un desastre nacional con claras perspectivas de empeorar en los meses de abril y mayo. También en marzo han cerrado 122.000 empresas y se han producido ERTES en 375.000 que afectan a más de dos millones de trabajadores.

Y todo ello mientras el Gobierno no cesa de aprobar decretos de más gasto social sin evaluar sus costes, lo que aumentará el déficit y la deuda y lo que llevará a España e Italia a solicitar el rescate de la UE, que el Eurogrupo va a ofrecer a ambos países sin condiciones estrictas, en un crédito a seis años y con un simbólico tipo de interés.

Lo que permitirá la UE desbloqueando los llamados fondos MEDE de cerca de 80.000 millones de euros de los que algo más de 9.000 podrían venir a España. Lo que sumado a las ayudas directas al empleo acordadas por la Comisión y a los fondos del BCE para la compra de deuda y ofrecimiento de liquidez a los Bancos, constituye una importante ayuda financiera a España. Aunque nuestro país e Italia preferían los ‘euro bonus’ que Alemania y los Países Bajos han vetado.

El capítulo más grave y lamentable de esta crisis es el de la cifra de muertes de ancianos en las residencias de la tercera edad, que se cuentan por miles sin que las autoridades autonómicas ni las nacionales hayan desplegado un plan de choque frente a este duro sector de la crisis.

Una crisis sanitaria y económica que sin duda va a peor y para largo sin que por ahora se vea en el horizonte un panorama esperanzador. Y ello aunque las noticias sobre las posibles vacunas en investigación avanzan de manera positiva pero no su posible aplicación masiva para los próximos meses, lo que si duda produce desánimo y desolación.

RELACIONADO