El PNV fuerza al PSOE a convocar la Comisión de CCAA que pedía el PP

La posición de árbitro que el PNV ejerce en la Mesa del Senado ha llevado a este órgano a aprobar, pese al rechazo del PSOE, la convocatoria de una Comisión General de Comunidades Autónomas, tal y como pedía el PP, para que Gobierno y autonomías puedan analizar conjuntamente la crisis del coronavirus.

En una reunión de tres horas, una de las más largas que se recuerdan, la Mesa ha debatido este martes la propuesta del grupo popular para convocar la comisión, que ha salido adelante por mayoría gracias a que el secretario segundo, Imanol Landa, senador del PNV, ha votado a favor junto a los tres representantes de los populares.

Han sido cuatro votos frente a los de los tres miembros que el grupo socialista tiene en la Mesa, presidida por Pilar Llop, según ha explicado al término de la reunión la vicepresidenta de la Cámara, Cristina Narbona, en rueda de prensa.

Ahora será el presidente de la Comisión General de Comunidades Autónomas, el expresidente del Senado Manuel Cruz, quien tiene que reunir a su vez a la Mesa de este órgano, no solo para fijar la fecha de la reunión, sino también la manera de celebrarla con las restricciones impuestas por el estado de alarma y teniendo en cuenta que debería ser presencial para sus 52 miembros.

A la comisión deberían asistir, además del Gobierno, los consejeros de Sanidad de las 17 comunidades autónomas y de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, en un momento muy delicado por la gestión de la crisis derivada de la expansión de la pandemia.

En la reunión de la Mesa del Senado, que ha comenzado con un minuto de silencio en recuerdo por los más de 8.000 fallecidos por el COVID-19, no han participado presencialmente todos sus miembros, ya que parte de ellos lo han hecho mediante videoconferencia.

Narbona ha insistido en que para los representantes del PSOE (la presidenta Pilar Llop, ella misma como vicepresidenta y el secretario primero, Francisco Manuel Fajardo), el control al Gobierno por su gestión de la crisis ya se está haciendo mediante las comparecencias semanales del ministro de Sanidad, Salvador Illa, en el Congreso, a las que también pueden acudir senadores. Por esta razón han votado en contra de la celebración de la Comisión General, un órgano específico mixto que solo existe en la Cámara Alta.

Ha hecho notar además que su celebración debe ser obligatoriamente presencial, ya que el Senado no cuenta con medios técnicos para organizar una sesión telemática de esta envergadura.

También ha recordado que todos los grupos habían decidido hace dos semanas, unánimemente, suspender toda actividad presencial en la Cámara debido a la pandemia, de la cual se ha apartado el PP al pedir hoy en la Junta de Portavoces previa a la Mesa que se celebren sesiones de control, con un grupo de senadores reducido, y también la Comisión General de Comunidades Autónomas.

Y si la pretensión de convocar plenos de control ha sido desestimada con el voto del PNV, este partido sí ha apoyado en cambio la segunda propuesta bajo el argumento, según Narbona, de que se puede celebrar la comisión garantizando la «salud y seguridad» de los asistentes, esgrimido por Imanol Landa.

Ahora la pelota queda en el tejado del presidente de la Comisión, Manuel Cruz, y de los miembros de la Mesa, que, según ha recordado Cristina Narbona, deberán fijar la fecha y el formato de la reunión monográfica dedicada a abordar la crisis del coronavirus.

El portavoz del grupo popular, Javier Maroto, se ha apresurado a congratularse de la decisión y ha pedido que se convoque «a la menor brevedad posible y siempre respetando las medidas sanitarias exigidas», en un mensaje publicado en su cuenta personal de Twitter.