El ministro holandés de Finanzas reconoce ahora que le faltó empatía con el Sur de Europa pero maniene su rechazo a los coronabonos

El ministro de Finanzas de Países Bajos, Wopke Hoekstra, duramente criticado en los últimos días por sus comentarios sobre España o Italia, ha reconocido este martes que le ha faltado empatía y no ha sabido trasladar correctamente el mensaje de solidaridad que defiende su gobierno, aunque mantiene su rechazo a la emisión de eurobonos para mitigar el impacto de la pandemia de coronavirus porque considera que no es la solución adecuada.

En una entrevista a la televisión holandesa RTL, Hoekstra ha garantizado que su país quiere “ayudar” pero ha admitido que los mensajes que ha lanzado recientemente sobre la posición holandesa no fueron tuvieron la “suficiente empatía” y fueron expresados de tal forma que “provocaron resistencia”.

El ministro holandés de Finanzas ha señalado, por ejemplo, que el rechazo de su gobierno a un instrumento de deuda mutualizada europea ha quedado claro, pero no sucede lo mismo con la voluntad de mostrar solidaridad. “No he dado mi mensaje con suficiente empatía”, ha dicho, para después afirmar que están a favor de la “solidaridad” pero también de buscar una vía “razonable y sensata”.

Hoekstra reconoce de esta manera que se equivocó al compartir una posición que, por ejemplo, el primer ministro de Portugal, António Costa, calificó de “repugnante”. Sin embargo, el holandés ha dejado claro que el gobierno de su país, liderado por Mark Rutte, mantiene su postura sobre los eurobonos.

Preguntado por esta cuestión, Hoekstra ha argumentado que la posibilidad de emitir deuda conjunta “simplemente no es inteligente” porque no es la solución correcta y además pone a la eurozona en un “mayor riesgo” que el actual.

“Sobre los coronabonos, eurobonos, o como se les llame, simplemente no es inteligente. Es una solución a un problema que no existe y al final nos pone a la eurozona en un mayor riesgo en que el actual. Por tanto no es lo correcto hacerlo”, ha enfatizado.

Países Bajos lidera con Alemania el grupo de países que se oponen a esta medida que piden impulsar otros como España, Italia o Francia. De hecho, a los comentarios de Hoekstra se ha sumado este martes el ministro alemán de Finanzas, Olaf Scholz, que como su colega holandés prefiere utilizar la financiación disponible a través del fondo europeo de rescates (MEDE).

“Estoy firmemente convencido de que ahora debemos ver si se pueden movilizar fondos en el presupuesto de la Unión Europea para ayudar a aquellos países que, en particular, tienen grandes necesidades financieras para proporcionar asistencia sanitaria a sus ciudadanos o para estabilizar sus economías”, ha expresado este martes en una conferencia recogida por ‘DPA’.

El Eurogrupo mantendrá el próximo martes, 7 de abril, una nueva videoconferencia en la que deben pactar una respuesta fiscal coordinada a la pandemia de Covid-19, tal y como les encargaron los jefes de Estado y de Gobierno en la cumbre de la pasada semana.