El Gobierno pide perdón, suspende desahucios y da ayudas al alquiler y a trabajadores temporales y del hogar

El Gobierno ha pedido por primera vez disculpas este martes por la premura con la que está tomando algunas medidas para hacer frente al coronavirus y por los errores que haya podido cometer y ha tendido la mano a la oposición para que se sume a la lucha contra esta pandemia y aporte posibles soluciones. El Consejo de Ministros ha aprobado este martes un paquete de medidas en materia de alquiler que contempla la suspensión de los desahucios durante la crisis desencadenada por el coronavirus, la prórroga extraordinaria de seis meses de los contratos de alquiler de vivienda habitual para evitar subidas abusivas, una línea de microcréditos avalados por el Estado o ayudas directas de hasta 900 euros tras la crisis. Además, el Gobierno ha aprobado nuevas prestaciones por desempleo para colectivos vulnerables, como un subsidio de 440 euros para los trabajadores sin derecho a paro que se queden sin empleo o una ayuda para las trabajadoras del hogar. Así lo han anunciado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, la vicepresidenta tercera, Nadia Calviño, y el vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2020, Pablo Iglesias.

 

 

 

En rueda de prensa tras el Consejo de ministros que ha aprobado una nueva batería de medidas sociales y económicas para hacer frente a esta crisis, Iglesias ha admitido que, «sin duda, habremos hecho cosas mal y habremos cometido errores», pero ahora es el momento de arrimar el hombro.

También la ministra portavoz, María Jesús Montero, ha pedido disculpas por la premura con la que se están anunciando y adoptando algunas medidas, como la relativa a la paralización de las actividades no esenciales y que provocó las críticas de la oposición y los agentes sociales por falta de información en torno a su alcance y por la falta de tiempo para aplicarla. «El Gobierno actúa de forma inmediata cuando las autoridades marcan un rumbo» para internar mejorar o evitar la saturación de los servicios sanitarios, según Montero, quien ha explicado que los tiempos con los que el Ejecutivo ha ido acompañando la evolución de la pandemia son «vertiginosos, muy rápidos».

Iglesias, que llevaba varios días sin aparecer ante los medios y que ha presentado las medidas que han elaborado los ministerios de Transportes, Seguridad Social y Trabajo, ha destacado que lo que se busca es ofrecer seguridad y protección a todas las personas para afrontar el impacto negativo de la crisis. Ha empezado subayando las medidas para ofrecer el «derecho constitucional» de la vivienda, un bien «más imprescindible» ahora al ser la «trinchera» desde la que los ciudadanos se protege del virus, tras pedirles que permanezcan en casa para evitar contagios.

Montero y Calviño han insistido en que con el decreto del pasado domingo de paralización de actividades no esenciales «no se ha detenido la economía», sino que se ha introducido en «una suerte de hibernación», ya que permite a las empresas adecuar sus plantillas para mantener una «base», no perder contratos y mantener cierta actividad productiva que se pueda reactivar tras el estado de alarma.

«Se trata de no parar y de tener un sistema basal de la economía para que cuando pasen los días podamos recuperar la normalidad; es como si hubiésemos prolongado las vacaciones de Semana Santa», ha indicado Montero, quien ha avanzado que el restablecimiento de la normalidad y la vida cotidiana se hará de forma «progresiva», cuando se aproxime el fin de Semana Santa para consolidar las actuaciones que han tenido efecto y el confinamiento no pierda «efectividad».

Asimismo, ha insistido en que se permite que las actividades esenciales se puedan seguir manteniendo y las empresas determinen en su marco la plantilla que necesitan para mantener un nivel de actividad basal «mínimo» para que cuando pase la Semana Santa se pueda recuperar la actividad económica «sin ninguna dificultad». De hecho, Calviño ha dicho esperar que «muy pronto» haya planes para la reactivación y el impulso económico con el fin de que la economía recupere el ritmo que venía marcando hasta finales de febrero, cuando comenzó a tener impacto la pandemia del Covid-19.

Según la vicepresidenta, la economía española mantuvo su «enorme robustez» hasta finales de enero incluso mediados de febrero, por lo que ha pedido no contraponer el ámbito económico y la salud, porque para que haya un buen funcionamiento económico primero hay que atajar el problema sanitario.

El real decreto ley aprobado este martes, que previsiblemente se publicará en el BOE el miércoles, según han apuntado a Europa Press fuentes gubernamentales, prorroga un mes tras la finalización del estado de alarma las medias urgentes aprobadas las últimas dos semanas para mitigar el impacto económico y social del Covid-19, a excepción de las que cuenten con plazos propios, como la moratoria hipotecaria, determinados aplazamientos o las ayudas de alquiler.

Atendiendo a una de las principales demandas, el Gobierno ha aprobado un paquete de medidas en materia de alquiler que beneficiarán a 500.000 familias vulnerables, según ha precisado Iglesias. En concreto, aprueba la suspensión de lanzamientos sin alternativa habitacional durante seis meses tras el estado de alarma y la prórroga extraordinaria de 6 meses de los contratos de alquiler de vivienda habitual para evitar subidas abusivas aprovechando el Covid-19. También impulsa un microcrédito para colectivos vulnerables que dará el estado a tipo de interés cero, a devolver en 6 años ampliable a 10, con condiciones de vulnerabilidad amplias que permitirá acogerse a trabajadores bajo un ERTE, reducción de jornada o autónomos con dificultades.

Para los que continúen con dificultades tras la crisis, el Estado pagará la deuda de alquiler con una línea de ayudas públicas por importe de 700 euros que contempla ayudas de hasta 900 euros al mes y 200 euros de suministros y mantenimiento. Además, los grandes tenedores o fondos de inversión tendrán que realizar una quita del 50% o bien reestructuración de la deuda en 3 años.

Moratoria hipotecaria y suministros 

En paralelo, amplía a tres meses la moratoria en el pago de hipoteca para aquellas personas que hayan perdido su empleo o hayan visto reducidos sus ingresos como consecuencia, frente al mes previsto hasta ahora, y ha extendido la medida a todo tipo de préstamos.

Igualmente, mientras esté en vigor el estado de alarma, no podrá cortarse el suministro energético de ningún tipo, ni el agua en la vivienda habitual, salvo por motivos ligados a la seguridad de suministro, según la norma aprobada este martes, que amplía también el bono social para que las personas que han quedado en situación de vulnerabilidad puedan acogerse a él, ampliándolo con una moratoria en el pago de suministros para autónomos y pymes y la posibilidad de adaptar sus contratos a sus nuevas realidades de consumo, sin penalización.

En el caso de los viajes combinados, los usuarios podrán solicitar su reembolso o recibir un bono canjeable en un año.

Moratoria de cuotas de Pymes y autónomos y subsidio a temporales 

Otra de las medidas aprobadas más reclamadas, la moratoria del pago de las cotizaciones a la Seguridad Social durante seis meses de los autónomos y empresas, para lo que dispondrán de diez naturales para solicitar la medida, que viene acompañada de un aplazamiento del pago de deudas hasta el 30 de junio de 2020 y una moratoria de las cuotas por los días trabajados de marzo sin intereses.

Igualmente, se amplía la cobertura para proteger nuevas situaciones de trabajadores afectados por la crisis sanitaria al cubrirse en este caso a los trabajadores temporales cuyo contrato llegó a su fin tras la declaración del estado de alarma.

Para ello, se establece un subsidio de 430 euros de desempleo excepcional, de un mes de duración ampliable, sin requisito de carencia, para estos trabajadores temporales que no tengan la cotización necesaria para acceder a otra prestación o subsidio.

El decreto recoge también la extensión, de manera excepcional, la prestación por incapacidad temporal (IT) a aquellos trabajadores por cuenta ajena o por cuenta propia obligados a desplazarse de localidad y con obligación de prestar servicios esenciales que no puedan hacerlo debido al confinamiento de la población.

Además, se crea un subsidio por desempleo temporal para las empleadas de hogar que pueden solicitar si se quedan en el paro o si ven reducidas sus horas de trabajo, y que es compatible con el mantenimiento de una parte de la actividad laboral.

Por otra parte, se modifica el régimen de garantías para agilizar y facilitar la gestión de ayudas del Ministerio de Industria y Pyme, con facilidades para la refinanciación, y se habilita al ICEX a devolver a las empresas los gastos incurridos en ferias organizadas por el organismo que han tenido que ser canceladas.

También se suspende un año el pago de intereses del programa Emprendetur, entre otras y permite la utilización de hoteles y alojamientos turísticos como «alternativa habitacional segura» para víctimas de este tipo de violencia si los servicios de acogida no tienen disponibilidad, entre otras.

RELACIONADO