Trump asegura que mandará material sanitario a España a petición de Sánchez

"A Italia ya la ayudamos mucho y vamos a trabajar con España también, que ha recibido un duro golpe", dice el presidente de EEUU

El presidente de EEUU, Donald Trump, ha dicho este domingo en rueda de prensa que el sábado por la noche se reunió con su equipo en la Casa Blanca y autorizó una serie de ayudas a los países europeos más afectados por el coronavirus, entre los que se encuentran Italia y España, tal y como recoge ‘ABC’.

Vamos a enviarles material médico que no necesitamos, a pesar de que en este momento nosotros también necesitamos mucho material, y vamos a ayudarles económicamente. A Italia ya la ayudamos mucho y vamos a trabajar estrechamente con España también, que ha recibido un duro golpe”, dijo el mandatario.

“Estamos haciendo un esfuerzo, en referencia a ciertos equipos médicos que son muy difíciles de conseguir, muy difíciles de fabricar. Y, en el momento adecuado, distribuiremos ese equipo en todo el mundo, a otros países”, dijo Trump el viernes, cuando reveló que España había pedido respiradores en medio del colapso sanitario.

Trump participó este jueves por videoconferencia en la última reunión del G-20 a la que también se conectó el presidente español, Pedro Sánchez. Desde ese momento, los dos Ejecutivos han mantenido su contacto y España ha pedido ayuda urgente.

Sin embargo, pese a ofrecer la ayuda exterior, en EEUU el problema no es menor. Este domingo, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, volvió a hacer sonar la señal de alarma, reiterando en una aparición en la CNN un mensaje que ya había lanzado hace un par de días: solo tienen material médico necesario para aguantar hasta el 5 de abril.

“Tenemos suficientes suministros para una semana, con la excepción de respiradores. Vamos a necesitar al menos varios cientos de respiradores muy rápidamente”, advirtió De Blasio, que pidió “un refuerzo” al Gobierno federal y reclamó a Trump el envío de más médicos y enfermeros militares y civiles.

La ciudad de Nueva York, donde viven unos nueve millones de personas, es la zona más afectada en el estado y donde las autoridades esperan que primero se alcance el “pico” del brote.