Sánchez anuncia la paralización de actividades no esenciales desde el lunes y rechaza acudir al fondo de rescate de la UE

El presidente de Gobierno pide mutualizar la deuda mediante "bonos de reconstrucción"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado la paralización de todas las actividades no esenciales desde el lunes 30 de marzo y hasta el jueves 9 de abril, ambos inclusive, lo que se aprobará mañana en un Consejo de Ministros extraordinario.

En una comparecencia desde La Moncloa, Sánchez ha dicho que esta “medida excepcional” supondrá que todos los trabajadores de actividades no esenciales “deberán quedarse en casa” a partir de este lunes para lo que tendrán un permiso retribuido “recuperable” durante todo el tiempo y recibirán su salario “con normalidad”.

Sánchez ha explicado que será después, cuando pase este período de cese de actividad, cuando debanrán recuperar las horas “de manera paulatina”. Ha advertido de que quedan “días muy duros” por la pandemia del coronavirus y es necesario “intensificar la lucha”.

El jefe del Ejecutivo ha indicado que la decisión se ha tomado siguiendo las recomendaciones de los expertos del Comité Técnico, tras haberse tratado con los agentes sociales, que son “conscientes del enorme esfuerzo que hay que hacer”, y bajo el convencimiento de la necesidad de reducir la movilidad de los días laborales al nivel de la caída que se produce los fines de semana.

En este sentido, ha indicado que la idea del Gobierno es anticipar las jornadas festivas de la Semana Santa para rebajar de manera “significativa” la movilidad y recortar en mayor medida el contagio y las infecciones y con el fin también de reducir el número de hospitalizados y “aliviar” las UCIs.

Sánchez ha dejado claro que las actividades consideradas esenciales, como la producción agrícola o el abastecimiento de productos alimentarios o farmacéuticos, así como toda la sanidad, continuarán con su labor ordinaria como hasta ahora.

Ayuda a la Unión Europea

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha reclamado a la Unión Europea pruebas de “compromiso real, de contundencia y de solidaridad” frente a la pandemia por coronavirus, especialmente con países que están especialmente afectados por la crisis sanitaria como España. Asimismo, ha advertido de que la UE “se la juega” en las actuales circunstancias: “Nuestra generación debe ser consciente de que esta vez Europa no puede y no debe fallar”.

Así lo ha manifestado este sábado durante una comparecencia en el Palacio de La Moncloa donde ha dado cuenta de las últimas decisiones del Gobierno en la lucha contra la pandemia después de que el pasado día 25 se reuniera de manera telemática con los líderes de los países miembros de la Unión.

El plan de choque preparado por los países más afectados por el coronavirus se encontró con la resistencia de Holanda y Alemania. Por ello, Sánchez ha vuelto a apelar al propósito de unidad de este organismo para luchar contra la pandemia.

“Hasta los países más europeistas necesitamos pruebas de compromiso real por parte de la Unión Europea, que escucha y actúa, pero necesitamos contundencia y solidaridad”, ha subrayado Sánchez durante su comparecencia.

Según Sánchez Europa “es lenta pero es segura”, y dispone de mecanismos de decisión que si bien son “pesados” pertenecen a un organismo “robusto” de 27 miembros -tras la salida de Reino Unido-.

El presidente del Ejecutivo ha puntualizado que se demandan diferentes tipos de medidas, dirigidas a combatir la emergencia sanitaria, de coordinación para asegurar la repatriación de compatriotas y también de ciberseguridad común, por lo que la respuesta debe ser unida ante la actual catástrofe.

Así, Sánchez propone “poner en pie una economía de guerra y promover la resistencia” con medidas de endeudamiento público. Y tendrá que hacerlo, una vez superada la emergencia sanitaria, con lo que algunos han dado en llamar un nuevo ‘Plan Marshall’ que debe contar a su juicio con el respaldo de todos los organismos europeos . “Ahora le toca a Europa responder”, ha insistido durante su comparecencia.

Esta actuación que según Sánchez ha defendido en el foro europeo, no debe pasar porque España acuda al Fondo de Rescate, sino por “mutualizar esa deuda entre todos” mediante nuevos instrumentos como los que se han dado en llamar “coronabonos” que él prefiere denominar “bonos de reconstrucción”, que tengan “el abrigo, el amparo y la solidaridad del conjunto de europa”.

Respecto al fondo de rescate, en el turno de preguntas realizadas telemáticamente por los periodistas Sánchez ha insistido que su propuesta pasa por los citados nuevos “instrumentos de mutualización de la deuda para hacer frente entre todos a esta crisis que es común”, con independencia de que nuestra previsión de crecimiento sea del 1,6 por ciento y la de otros países por debajo de este valor.

Esta idea, ha explicado Sánchez, es la que trasladó el pasado juevesal resto de presidentes de estados de la UE y repite ahora al conjunto de ciudadanos españoles, para que “la bandera azul de las doce estrellas arraigue en los corazones europeos”.

A lo largo de su intervención Sánchez también se ha referido a la dimensión global de la pandemia, que es “simétrica” y “no respeta fronteras ni distingue” entre estados, pues todos los países, con independencia de su situación económica, deben hacer frente a las mismas realidades y carencias, como ocurre a la hora de adquirir material como mascarillas, batas y guantes. “Ninguno teníamos en mente la magnitud del desafío ni contábamos con los recursos necesarios”, ha reconocido.