Madrid también utilizará como morgue el edificio sin uso de la Ciudad de la Justicia de Esperanza Aguirre

La Comunidad de Madrid está trabajando con el objetivo de abrir en la capital, en los próximos días, una nueva instalación en Ciudad de la Justicia para acoger fallecidos por el coronavirus (Covid-19) y que se sumaría a la que ha entrado en funcionamiento esta semana en el Palacio de Hielo. Al igual que ésta, según han informado fuentes del Gobierno regional, se trata de una medida excepcional y temporal para "así facilitar el trabajo a los servicios funerarios, mitigar el dolor de los familiares de las víctimas y la situación que se está registrando en los hospitales de la región".

El dispositivo está siendo preparado a través de la Consejería de Interior, Justicia y Víctimas y su localización prevista en la Ciudad de la Justicia, en el barrio de Valdebebas, concretamente en el edificio diseñado para ser la sede del Instituto Anatómico Forense de Madrid, recinto que contaría “con todas las garantías para la función encomendada en su apertura”.

La Comunidad de Madrid, a través de la Consejería, trabaja para habilitar los espacios que permitan acoger alrededor de 200 cadáveres en cámaras de conservación y locales con los que cuenta el edificio. Durante estos últimos días se están llevando a cabo trabajos de acondicionamiento y para garantizar el suministro eléctrico en las instalaciones.

La región ha registrado este viernes un total de 2.412 pacientes fallecidos con coronavirus, lo que supone un 49,6 por ciento del total del país y 322 muertes más respecto a las contabilizadas ayer jueves.

Al respecto, el consejero de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López, ha explicado en una entrevista en ‘Onda Madrid’, recogida por Europa Press, que usualmente mueren entre 70 y 80 personas al día en la región por lo que actualmente el sistema funerario de la Comunidad está “sobrepasado”. De hecho, se ha dado la orden de habilitar el traslado de los cadáveres no solo a los servicios funerarios sino también a la Unidad Militar de Emergencias (UME) y a los Bomberos.

El pasado martes se habilitó el Palacio de Hielo para albergar cadáveres de personas fallecidas por el coronavirus, a la espera de que las funerarias puedan hacerse cargo de ellos. López ha negado que se vaya a abrir el nuevo recurso porque este esté “colapsado”, sino que se habilita para que puedan ir “tanto a uno como al otro”.

“Esperemos que se vaya conteniendo el número de fallecidos como consecuencia de la acción sanitaria, pero ya estamos en un número muy importante. Estamos actuando con toda la rapidez que nos exigen las circunstancias,. Recordemos que hay muchos fallecimientos, no solo en hospitales sino también en domicilios y residencias”, ha remarcado el consejero, quien ha señalado que espera que el pico de casos llegue “pronto” y confía en que las medidas que tomaron desde el 9 de marzo, cuando se cesó la actividad docente presencial, haga que se “produzca la ansiada noticia”.

En el ámbito de la capital, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, manifestó que a las 150 muertes que se dan de media en la capital a diario, ahora se suman 240 personas a causa del coronavirus, lo que dificultaba la “capacidad material para la incineración o el enterramiento”.

Ayer jueves, la portavoz del Gobierno municipal, Inmaculada Sanz, ha explicado que la funeraria municipal continuó prestando servicio a las personas fallecidas con coronavirus.

Suspensión de velatorios

Por otro lado, la Comunidad de Madrid decidió suspender la realización de los velatorios de fallecidos en la región “con independencia de la causa” del deceso sea el coronavirus, por un plazo de un mes, sin perjuicio de que la medida pueda ser prorrogada por más tiempo.

Así lo recoge una instrucción de la Dirección General de Salud Pública, a la que tuvo acceso Europa Press, ante el “extraordinario incremento” de en el número de fallecidos en la Comunidad de Madrid durante los últimos días en plena pandemia de coronavirus, lo que motiva la adopción de medidas complementarias en materia de sanidad mortuoria.

En esa orden, se especifica que la despedida de los fallecidos por los familiares y allegados debe llevarse a cabo “en el destino final” del cuerpo, siempre que sea posible. Así, los velatorios en la Comunidad de Madrid quedan suspendidos sea cual sea la causa de la muerte.

A su vez, se dan instrucciones relativas al acondicionamiento del cadáver para su traslado al destino final. Por un lado, el procedimiento pauta el uso un bolsa sanitaria estanca autorizada a tal fin (féretro especial), la cual se deberá pulverizar con desinfectante de uso hospitalario o con una solución de hipoclorito sódico que contenga 5.000 ppm (Partes por millón) de cloro activo.

Otra opción es emplear un doble sudario de plástico que garantice la manipulación y traslado de los cadáveres de “manera segura” y que, igualmente, se deberá pulverizar con desinfectante de uso hospitalario o con la solución de hipoclorito sódico.

“En ambos casos, una vez introducido el cadáver en el féretro se deberá volver a pulverizar según el procedimiento indicado anteriormente”, detalla dicha orden.

Por otra, se habilitará la solicitud de autorización sanitaria para el traslado de varios cadáveres en un mismo documento, cuando todos ellos tengan el mismo destino final y el traslado se gestione por una única empresa funeraria.