Lo sabían desde febrero, los test rápidos no sirven y empeoran las cifras y el caos sanitario

Las últimas noticias sobre el caos del material sanitario y el fracaso de los test rápidos pueden colapsar la Sanidad en Madrid donde crecen sin para las muertes y los contagios

GRAF9987. MADRID, 21/03/2020.- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d) y el ministro de Sanidad, Salvador Illa (i), durante la reunión del Comité Científico del COVID-19 que ha tenido lugar este sábado en el Palacio de La Moncloa por videoconferencia. EFE/Pool Moncloa/J.M. Cuadrado |

Según lo ha confirmado el ministro de Sanidad el Gobierno supo a finales de febrero que ya se había producido un contagio masivo de coranovirus en España, y a pesar de ello promovió y autorizó las manifestaciones feministas del 8 de marzo, que encabezaron varias ministras, lo que está denunciado en los tribunales y en investigación judicial.

Dicho esto que es importante, hay que señalar que ayer el Congreso de los Diputados aprobó la prórroga del ‘estado de alarma’ en un debate con duras críticas de PP y Vox al Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, los que aguantaron impertérritos el chaparrón, a pesar que conocen que la crisis sanitaria se les está escapando de las manos, a un Gobierno ineficaz, que miente y no puede controlar la epidemia en España.

La noticia que hoy revela El País de que los 64.000 test rápidos que el Gobierno ha comprado a China no sirven y son una estafa, pone toda la estrategia del ministro de Sanidad, Salvador Illa, patas arriba y a la vez deja encapsulada la bolsa de los miles de contagiados que están en sus casas, con riesgo de contagio a sus familias.

Con lo que el discurso de que nos estamos acercando al ‘pico’ de esta epidemia en España no existe, como lo revelarán las cifras actuales, que hoy superarán los 50.000 infectados y los 4.000 muertos, entre los que están varias decenas de ancianos de las residencias de la tercera edad sobre los que el Gobierno se niega a dar las cifras, por segundo día consecutivo.

Además el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha confirmado que el Gobierno sabía que el primer gran impacto del coranovirus en España se produjo a finales de febrero, lo que es una grave noticia que prueba que, a pesar de ello, el Gobierno promovió y autorizó todas las manifestaciones feministas del 8 de marzo, creando una onda expansiva del virus en todo el país.

Y fue precisamente allí donde se infectaron la vicepresidenta Calvo, las ministras Montero y Darias y la esposa de Sánchez. Y de donde están saliendo denuncias contra el Gobierno a los tribunales por no avisar a la población y no haber impedido las manifestaciones.

Añadir a todo esto que ayer continuó el caos de las compras en China de material sanitario por parte de las Autonomías y del Gobierno que dice que ha invertido 432 millones de euros, pero no sabe cuándo ese material va a llegar a España.

Pero a pesar de todo Sánchez que logró (no cabía alternativa) una amplia mayoría de apoyo del Congreso a los decretos de ampliación del ‘Estado de Alarma’ hasta el 11 de abril, aunque la Oposición, ya le ha enseñado su malestar, y denunciado las intrigas de Iglesias con el CNI, los indultos y sus críticas a La Corona, y está claro que la próxima vez el debate no será igual.

RELACIONADO