El riesgo de violencia machista aumenta con la cuarentena por coronavirus

El confinamiento va a suponer un "aumento" en la violencia de género: las tendencias de otros países afectados, como Italia y China, lo certifican tras registrar un aumento de sus niveles de violencia sobre las mujeres

El exdelegado del Gobierno para la Violencia de Género y experto en la materia, Miguel Lorente, ha advertido de que una vez finalice el estado de alarma y las limitaciones de circulación para los ciudadanos, pueden aumentar los homicidios y agresiones graves por violencia de género. Cuando cambie la situación actual, habrá mujeres que vean más claro que “tienen salida”, por lo que el riesgo será más alto, tal y como ha precisado.

“La aparente disminución de casos graves y homicidios que se puede producir bajo las actuales limitaciones, se podría traducir en un incremento posterior cuando se modifiquen las circunstancias y las mujeres vean facilitada la salida de la violencia, puesto que el riesgo en ese momento será más alto”, ha afirmado el experto.

Tal y como ha explicado a Europa Press, durante el confinamiento el maltratador tendrá una mayor percepción de que “tiene el control” sobre la mujer y seguirá ejerciendo violencia contra ella, física o psicológica. En este contexto, una vez termine este periodo, el agresor sentirá una pérdida de control sobre la mujer, “lo que se traduce en mayor riesgo” de que quiera cometer un homicidio contra ella.

“Si el objetivo de la violencia de género es el control y sometimiento, la separación significa la pérdida de ese control, lo cual lleva a muchos agresores a pensar en la idea del homicidio“, ha relatado.

Lorente ha explicado que la violencia contra la mujer se caracteriza por su “continuidad”. “Si hay algo que hace daño a la víctima es ese estado continuo de autovigilancia por si hace algo que provoque que su agresor les haga algo que desemboque en una agresión“, ha relatado.

El experto ha explicado que, en un contexto normal sin confinamiento obligatorio, la rutina diaria de poder ir a trabajar o salir de casa “lo que hace es romper y fragmentar” los episodios de violencia. “La mujer toma aire y sale de ese ambiente hostil y tóxico que la deteriora“, ha apostillado, para después precisar que eso hace que la propia víctima “le quite intensidad” a esas situaciones de violencia.

Si bien, Lorente ha destacado que, con el confinamiento, no existirá esa fragmentación o discontinuidad de la violencia, por lo que “el impacto sobre las mujeres será más profundo”. Ellas percibirán que en un momento así “no hay salida” y ven más difícil denunciar su situación, pero una vez finalice el obligatorio confinamiento se plantearán salir de la violencia que padecen.

Así, después del estado de alarma y “como consecuencia de la perdida de sometimiento y control” sobre la mujer, la reacción del maltratador puede ser más violenta y se incrementa el riesgo de lesiones graves y asesinato.

Más control y sometimiento

Durante las restricciones, los agresores saben que las mujeres “son más vulnerables”, perciben “que no pueden tanto salir a denunciar” y ellos “siempre” aprovechan esas situaciones para ejercer mayor control. “Eso lo van a usar para dominar y usar más violencia y sometimiento”, ha recalcado Lorente, que afirma que el maltratador percibe mayor “seguridad e impunidad”.

Con todo, Lorente considera que el contexto actual con el obligado confinamiento “dificulta la salida de la relación violenta” y prolonga la violencia. Al mismo tiempo, se traduce en un incremento del control por parte del agresor, quien a su vez lo vive bajo una sensación de seguridad e impunidad.

Con el objetivo de evitar que aumenten los homicidios una vez finalice esta situación, ve necesario que haya un seguimiento activo, por vía telemática o telefónica, a mujeres víctimas. También ha defendido el papel clave de los entornos cercanos a las mujeres que sufren esta violencia para les ofrezcan su apoyo. Además, ha reivindicado campañas de concienciación e información específicas para este colectivo vulnerable, similares a las que se hacen para los ciudadanos en general sobre la importancia de quedarse en casa o lavarse las manos.

RELACIONADO