El COVID-19, un virus "positivo" para la calidad del aire de las grandes ciudades

Las medidas impulsadas por el Gobierno para contener la propagación del coronavirus y en especial la campaña #YoMeQuedoEnCasa a favor del cofinamiento en los hogares han beneficiado a la atmósfera de ciudades como Madrid, donde la calidad del aire es buena, algo atípico de un viernes cálido de marzo.

Los ciudadanos, en especial los que habitan en grandes urbes, se han visto obligados a cambiar sus hábitos sociales, familiares y laborales desde que los gobiernos adoptaron medidas como el cierre de los centros educativos, el teletrabajo o las recomendaciones de quedarse en casa para contener la propagación del coronavirus.

En Madrid, desde que el Gobierno regional decidió suspender la actividad educativa, los índices de tráfico dentro y fuera de la ciudad se han reducido significativamente y así el pasado miércoles, primer día de la medida, el tráfico bajó un 8,9% en M-30, un 14,3% en el interior de esa vía y un 21% fuera de ella.

Este viernes, inicio del fin de semana, 23 grados de temperatura máxima en la capital y tercer día no lectivo, el tráfico en Madrid ha disminuido un 23,7% en el interior de la M-30; un 25,6% en la vía de circunvalación y un 33,4% en el exterior, según datos del Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento que compara estos datos con un día laborable de agosto y sin retenciones en ningún punto.

Asimismo, este viernes los viajeros en los autobuses de la capital han bajado un 58% respecto a la jornada de ayer, lo que redunda en la calidad del aire que es “buena” en concentración de dióxido de nitrógeno (NO2) mientras que ayer jueves era “regular” en toda la ciudad salvo en el noroeste.

Según fuentes del Ayuntamiento, esta situación se debe a la falta de ventilación del aire de la ciudad debida a la casi total ausencia de viento y la falta de lluvia que hacen que las emisiones de NO2 generadas por las calefacciones o el tráfico, a pesar de ser menores no hayan bajado tanto como correspondería a un situación tan inusual en un día laborable de marzo.

Desde la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), han explicado que el frente frío y la DANA que se esperan entre el domingo y el martes próximos traerán lluvia, viento y nieve a gran parte de España y ayudarán a limpiar la contaminación, ya de por si escasa por la crisis del coronavirus.

Además de ser el foco de la enfermedad, China fue el primer país que tuvo un aire más limpio como consecuencia del coronavirus y cuando el gobierno chino decretó la cuarentena, los niveles de dióxido de carbono (CO2) bajaron un 25% comparados con los de 2019.

Sin embargo, y a pesar del parón en los transportes y la industria china para frenar la expansión de la enfermedad, la calidad del aire no mejoró en la misma proporción debido a los vientos débiles, la alta humedad y una fuerte inversión térmica.