Von der Leyen suaviza su retórica migratoria y pide investigar la violencia en la frontera griega

La presidenta de la Comisión Europea señala ahora que la solución a la crisis debe incluir que se garantice el derecho a solicitar asilo

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, señaló este lunes que el derecho a solicitar asilo debe respetarse en la frontera entre Grecia y Turquía e instó a que se investigue la violencia contra los migrantes y solicitantes de asilo por parte de las fuerzas de seguridad griegas, donde supuestamente se han usado gas lacrimógeno y balas de goma.

Tras referirse la semana pasada a Grecia como el “escudo” de Europa contra la migración procedente de Turquía, Von der Leyen señaló este lunes que, aunque es necesario aliviar la presión migratoria en la frontera, la solución a la crisis debe incluir que se garantice el derecho a solicitar asilo.

Además, la alemana se refirió por primera vez de forma crítica a las alegaciones del uso de violencia excesiva por parte de Grecia contra los inmigrantes y solicitantes de asilo que llegan de Turquía.

Como un principio, las respuestas (a la llegada de migrantes) deben ser proporcionadas. Las incidencias de supuesta violencia deben investigarse. El uso excesivo de la fuerza es inaceptable”, señaló Von der Leyen en una rueda de prensa sobre los primeros cien días de su Comisión.

“Tanto las fronteras europeas como los derechos humanos deben protegerse. Ambos van de la mano”, añadió.

Von der Leyen y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, se reunirán esta tarde en Bruselas con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, mientras sigue aumentando la presión migratoria en la frontera helena tras el anuncio del Gobierno turco de la apertura de sus fronteras hacia Europa.

La presidenta de la Comisión Europea confió en que el encuentro de esta tarde sirva para “reiniciar” el diálogo con Turquía y señaló que hablarán de asuntos de actualidad como la estabilidad en la región, aunque sin discutir “cifras” para un posible nuevo acuerdo entre la UE y Turquía.

“Para mí es importante que haya un consenso claro para reducir la tensión y la presión en la frontera con Grecia“, dijo, al tiempo que insistió de nuevo en la protección de los derechos fundamentales.

La presidenta del Ejecutivo comunitario también anunció que Francia, Alemania, Portugal, Finlandia y Luxemburgo se han ofrecido a acoger un número indeterminado de refugiados menores no acompañados presentes en las islas griegas, cuya situación consideró “preocupante”, y señaló la necesidad de contar con un proceso “sistemático y confiable” para abordar el caso de estos menores.

La Comisión tiene previsto presentar su nuevo pacto para la migración después de las vacaciones de Semana Santa, en un intento de encontrar consenso para una solución conjunta a largo plazo a la cuestión migratoria, pendiente desde 2015.