Powell asume que el coronavirus lastrará la economía mundial y la de EEUU

El presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, advirtió de la "elevada incertidumbre" generada por el brote del coronavirus y apuntó que alterará la actividad económica en muchos países, entre ellos EEUU, "durante algún tiempo", al justificar el recorte de tipos de interés adoptado hoy de emergencia por el banco central estadounidense.

“El brote está alterando la actividad económica en muchos países y seguramente lastrará la actividad económica aquí y en el exterior durante algún tiempo”, dijo Powell en una rueda de prensa convocada para comentar la sorpresiva decisión de estímulo monetario.

La comparecencia de Powell se produjo poco después de que la Fed anunciase un recorte de los tipos de interés de medio punto, hasta situarlos en la horquilla entre el 1 % y el 1,25 %.

“La magnitud y persistencia de los efectos generales sobre la economía, sin embargo, es de elevada incertidumbre y la situación se mantiene fluida”, agregó.

Powelll señaló que se está comenzando a constatar un frenazo en los sectores del turismo y de los viajes, así como una preocupación de las industrias que dependen de las cadenas de suministro globales.

El banco central estadounidense adoptó por sorpresa esta decisión después de una reunión con el resto de socios del G-7, el grupo de los países más desarrollados del mundo, que reafirmaron su compromiso de utilizar todas las herramientas adecuadas para hacer frente a los riesgos ligados a la expansión mundial del coronavirus.

Esta es la primera vez que se da una decisión de emergencia de esta magnitud en la política monetaria en EEUU desde la crisis financiera de 2008.

El anuncio se produce, además, horas después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, instara este lunes de nuevo a la Reserva Federal a llevar a cabo un “recorte grande” de tipos de interés para compensar la ralentización de la actividad provocada por el coronavirus.

Pese a ello, Trump reiteró sus críticas a la Fed al considerar insuficiente la rebaja del precio del dinero, y pidió recortes aún mayores para estimular la actividad económica.