La OMS pide “resistir a las presiones” y evitar una “espiral de pánico” por el coronavirus

La organización considera que adoptar medidas como el cierre de museos o cancelar ferias y eventos multitudinarios contribuyen a generar una percepción del riesgo superior al que existe en realidad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha hecho este martes un llamamiento a autoridades y empresas para “resistir a las presiones” y evitar entrar en una espiral de pánico y alarmismo por la expansión del coronavirus.

Así lo ha planteado la directora de Salud Pública de la OMS, María Neira, quien ha considerado que adoptar medidas como el cierre de museos o cancelar ferias y eventos multitudinarios contribuyen a generar una percepción del riesgo superior al que existe en realidad.

“No hay que banalizar, pero tampoco entrar en una situación de pánico (…) Desde la OMS estamos muy preocupados por los efectos colaterales que están afectando a la economía y la sociedad, generando miedo y angustia”, ha advertido.

Durante su intervención en el Congreso de Desarrollo Sostenible organizado por la patronal del gran consumo Aecoc y la de la industria alimentaria (FIAB), Neira ha alertado de que acabar con esa “espiral” es clave para evitar que se colapse el sistema hospitalario con más pacientes de los que puede recibir.

“Ya sabemos que el 80 % de las personas que entran en contacto con el virus no tendrá apenas síntomas, que tiene una tasa de mortalidad del entorno del 0,7 %, que ya hay países que han tenido casos y que ya no han registrado más”, ha enumerado.

Como ejemplo de prácticas a evitar ha citado el cierre del Museo del Louvre en París (“los mismos empleados preocupados por el coronavirus se seguirán desplazando en metro”) o la decisión de cancelar eventos con más de 5.000 personas (“pero con 4.500 sí que se permiten”).

“Hay que aguantar la presión mediática y política y tomar sólo medidas con una base científica”, ha insistido Neira, quien ha recalcado que de lo contrario el nivel de alarma aumenta y se genera un torrente de reacciones en cascada.

En su opinión, el coronavirus ha tocado una “fibra sensible” en la sociedad, pero “se calmará”, y ha defendido la actuación hasta el momento de las autoridades sanitarias españolas.