Italia impone un metro de distancia entre las personas para combatir el coronavirus

El Gobierno italiano firma un nuevo decreto por el que prorroga al menos hasta el 8 de marzo, el cierre de comercios, museos y escuelas en los once municipios de la 'zona roja'

El Gobierno italiano ha firmado un nuevo decreto por el que prorroga al menos hasta el 8 de marzo, el cierre de comercios, museos y escuelas en los once municipios más afectados por el coronavirus, en las regiones de Lombardía y Véneto, considerados 'zona roja'.  El Ejecutivo italiano ha dividido al país en tres zonas: la roja, la más castigada y que comprende estos once municipios; la amarilla, que incluye el resto de localidades de Lombardía, Véneto y Emilia Romaña, tres regiones que son las que más casos acumulan y finalmente el resto del territorio nacional para el que se han dispuesto otras medidas.

El Ejecutivo mantiene aislada la 'zona roja', en la que viven unas 50.000 personas, donde se prohíbe el acceso o la salida, se mantienen suspendidos eventos de cualquier tipo, las escuelas seguirán cerradas, igual que los museos, institutos culturales y comercios.

Las oficinas públicas y las demás empresas mantendrán interrumpida su habitual actividad, excepto aquellas que desarrollen una labor esencial y estrictamente necesaria, y el servicio de transportes no funcionará por el momento.

En la zona amarilla, sin embargo, se mantienen cancelados los eventos deportivos y el resto de competiciones que aglutinen a masa de gente, pero se permite que estas se celebren a puerta cerrada.

La apertura de lugares de culto estará condicionada a la adopción de medidas de prevención para evitar aglomeraciones y los museos podrán abrir, siempre que garanticen que el número de personas que accede será limitado y dentro de unas cuotas.

Las escuelas estarán cerradas y los bares y restaurantes podrán abrir siempre que sus clientes respeten entre ellos la distancia de un metro, en la que es una de las medidas más sorprendentes. La distancia de un metro es la mínima para evitar la transmisión de las partículas que se emiten al respirar

También habrá una limitación para el acceso de familiares y visitantes a los hospitales.

En el resto del país se exigirá que los edificios de la administración pública y el resto de locales abiertos al público dispongan de soluciones desinfectantes para la higiene de las manos; los alcaldes promoverán la difusión de información en locales comerciales y las empresas de transporte público adoptarán iniciativas extraordinarias para prevenir la propagación del COVID-19.

Las medidas estarán vigentes al menos hasta el 8 de marzo.

Según el último balance oficial de Protección Civil, Italia registra ya un total de 2.036 contagios, entre los que se contabilizan 1.577 pacientes que actualmente padecen el virus, 52 que han fallecido 149 personas que se han curado.