Andalucía confirma que el caso de Sevilla es el primer contagio local de coronavirus en España

El paciente diagnosticado por coronavirus en Sevilla se ha convertido en el primer caso de contagio en suelo español después de conocerse que el enfermo, un hombre 62 años, no había viajado a ningún país de riesgo como China o Italia. Los casos positivos actualmente por coronavirus en España se elevan a once, después de que este miércoles se confirmaran, además del caso de Sevilla, otro en Madrid, otro en Barcelona y uno en La Gomera, que se suman a los siete diagnosticados desde el lunes, todos procedentes de Italia excepto el caso sevillano. Estos casos se suman a los otros dos de un turista alemán en La Gomera y de un británico residente en Palma de Mallorca, que sin embargo ya fueron dados de alta el pasado 14 de febrero, lo que deja el número de infectados en trece.

La Consejería andaluza de Salud aún desconoce cómo contrajo la enfermedad el paciente, que está ingresado desde hace seis días en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla y está sometido a aislamiento a la vez que se está investigando el entorno del afectado.

El paciente ingresó en el centro sanitario con un cuadro de neumonía y evoluciona favorablemente.

Desde el lunes, el Ministerio de Sanidad ha fijado en moderado el nivel de riesgo de contagio con la expansión del COVID-19 por el norte de Italia, aunque el director del Centro de Alertas y Emergencias del Ministerio de Sanidad ha asegurado que, en general, el riesgo de transmisión es bajo.  “En la evaluación nuestra ya aparece -el riesgo- como moderado pero sí quiero repetir que se tiene que adaptar a las diferentes situaciones en las que nos encontramos. En general, en España va a ser bajo o muy bajo pero en algunos puntos concretos puede ser moderado o en alguna zona concreta de alguna ciudad concreta puede llegar a ser incluso alto”, ha dicho Simón.

De esta forma, si bien está fijado el riesgo en moderado, no en todo el país es igual, ya que aumenta en las zonas específicas donde han identificado positivos, mientras que es bajo allí donde no hay ningún caso contabilizado.

Hasta el momento el mayor número de contagios se ha dado en Tenerife, donde hay cuatro personas hospitalizadas -un médico que dio positivo el lunes, su mujer, y dos amigos de la pareja– todos ellos italianos alojados en un hotel, que se encuentra en aislamiento.

Responsables de Sanidad del Gobierno canario se plantean que 106 personas -de los 723 huéspedes- puedan abandonar ese alojamiento hotelero porque llegaron el pasado lunes, con lo que no han mantenido contacto con los afectados.

En Cataluña hay dos personas ingresadas tras dar positivo en COVID-19: una mujer de 36 años de nacionalidad italiana, pero residente en Barcelona y que viajó este mes al norte de Italia, caso conocido el martes ; y un joven de 22 años que también estuvo en Italia y cuyo positivo se ha confirmado hoy.

En Madrid se han notificado los contagios de dos jóvenes, el último de ellos este miércoles, que también viajaron recientemente a Italia y ambos han sido ingresados en el Hospital Carlos III, mientras que en Vila-real (Castellón) un joven recibe tratamiento hospitalario desde el martes, tras regresar de Milán.

A última hora de la tarde se ha confirmado un positivo en la isla de La Gomera de una residente en el municipio de Valle Gran Rey relacionado con el foco de Italia. Desde el departamento que dirige Teresa Cruz han precisado que esta mujer, que estuvo de viaje en Italia entre el 4 y el 8 de febrero, se encuentra ingresada y en aislamiento en el Hospital General de La Gomera.

El riesgo en España es moderado

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, ha asegurado este miércoles que el riesgo de transmisión local del coronavirus Covid-19 en España es moderado, aunque realmente es bajo en zonas donde no ha habido positivos y alto en determinadas zonas con concentración de casos, como el hotel de Adeje. “En las zonas donde no hay casos no hay ningún riesgo”, ha tranquilizado.

En la rueda de prensa para evaluar la situación del coronavirus, Simón ha indicado que, pese a que sea bajo en la gran mayoría de España, se ha establecido en moderado para “garantizar la sensibilidad” en la detección de casos por parte del sistema sanitario y para que estén en alerta tanto los ciudadanos como los profesionales ante la aparición de posibles síntomas que se puedan vincular al virus.

“En nuestra evaluación de riesgos ya aparece como moderado, pero se tiene que adaptar a cada caso. En general, en España es bajo o muy bajo. Pero en alguna zona concreta alto o incluso muy alto. No todos estamos al mismo nivel de riesgo. En las zonas donde se identifican casos importados y en su entorno ese riesgo es claramente moderado. A nivel nacional, vamos a plantearlo como moderado, pero sigue siendo bajo. Es un riesgo que hay que adaptar a cada situación”, ha explicado Simón.

Por otra parte, ha asegurado que la situación del coronavirus en España “no ha cambiado sustancialmente”, aunque ha reconocido “preocupación” por el brote en el norte de Italia, dado el intercambio de personas entre el país transalpino y España. “La situación en España no ha cambiado sustancialmente, pero tenemos que tener cuidado. Es cierto que no estamos hablando de una enfermedad como otras que hemos tenido en el pasado, pero es nueva, y no queremos añadir enfermedades, sino quitarnos las que tenemos. Espero que no suponga un gran problema dado nuestro buen sistema sanitario”, ha argumentado.

En cualquier caso, Simón ha señalado que todos los casos registrados hasta ahora en España son “importados” del norte de Italia y que los grupos donde han aparecido positivos están “controlados”. Además, ha informado de que se está analizando el entorno de todos los contagiados ya confirmados para analizar posibles contagios.

El experto ha indicado que, en cualquier caso, se tomarán nuevas medidas si se modifica el riesgo de transmisión y se siguen detectando más casos. “Donde haya que tomar medidas extra, se tomarán”, ha apuntado, pero ha recordado a la población que “no es necesario” utilizar mascarillas, y que solo sería “interesante” en pacientes con sintomatología. “No tiene ningún sentido el uso de mascarillas, y no es una opinión solo nuestra sino de la Organización Mundial de la Salud y de otros países”, ha añadido.

Simón ha afirmado que durante el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) celebrado este martes, el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas discutieron qué medidas aplicar si se cambiara de escenario en España. “Conceptualmente, no ha cambiado mucho de lo que teníamos hasta ahora. A medida que vaya siendo necesario aplicar medidas diferentes del escenario actual se comunicarían”, ha agregado.

Nuevamente, ha rechazado la posibilidad de hacer controles de temperatura en los aeropuertos. “España no recomienda medidas de cribado, pero sí información. Tenemos que garantizar que todas las personas que vengan de viajes de países de riesgo estén bien informadas, esa sí es una medida eficaz. Los controles de temperatura son poco eficientes y nos pueden crear una falsa sensación de seguridad que hace que las medidas internas se puedan relajar. Es mejor una buena sensibilidad de detección de casos que el cribado masivo”, ha apostillado.

Bruselas demanda un plan

Por otro lado, la comisaria europea de Sanidad, Stella Kyriakides, afirmó este miércoles que todos los países de la Unión Europea tienen que tener un plan preparado para afrontar la difusión del coronavirus, tras reunirse con expertos de la OMS y el ministro de Sanidad italiano, Roberto Speranza, en Roma. 

Kyriakides se encuentra en Italia ante la difusión del COVID-19 que ya causado en este país 12 muertes y 374 contagiados y este miércoles se reunió con el ministro Speranza y el director en Europa de la OMS, Hans Kluge.

“Esta emergencia es una prueba de la capacidad de la UE para afrontar medidas de emergencia, contención y colaboración”, aseveró.

Sobre todo resaltó “que es crucial” en este momento “el intercambio de información en tiempo real y la coordinación sobre las medidas adoptadas en cada país de la UE para estar preparados y contener la emergencia”.

Aseguró se están utilizando todos los canales informativos internos de la UE y que tras consultar con los expertos científicos como los de OMS se están dando “líneas guías para todo el personal sanitario”.

Y afirmó que “en la UE se está aun en una fase de contención, pero que hay que estar preparados a gestionar un aumento de los casos, vista la actual situación”.

Por ello, reiteró que “todos los Estados tienen que estar preparados para afrontar esta amenaza desde el punto de vista de la diagnosis y a la hora de efectuar los análisis de laboratorio, así como localizar a las personas que han estado en contacto con contagiados”.

“Todos los Estados de la UE tienen que tener un plan y ésta es la prioridad para afrontar la expansión del virus, así como es necesario compartir la información”, agregó.

También agradeció a los países lindantes con Italia que decidieran mantener abiertas las fronteras ya que no es necesario “tomar medidas desproporcionadas e inútiles”.

Anunció que tras este encuentro se proporcionara a nivel europeo información para los viajeros que salgan o entren en las zonas de riesgo. También apuntó que sobre este nuevo virus “existen aún muchas incógnitas” sobre su difusión y anunció que un equipo de la OMS seguirá en Italia para investigar.

RELACIONADO