Sánchez aboga por ‘temas fáciles’ de acordar para abrir la mesa con la Generalitat el 26-F

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha defendido este jueves que la mesa de diálogo con el Govern catalán que arrancará el próximo 26 de febrero, empiece con temas "más fáciles de acordar" para favorecer el avance de la negociación que prevé "prologada y compleja". En declaraciones a su llegada al Consejo Europeo extraordinario que comienza en Bruselas, Sánchez ha señalado que para abordar la negociación con "autenticidad, siendo generosos, responsables y teniendo altura de miras" ve relevante hablar primero de las cosas en las que el Gobierno y la Generalitat puedan "llegar a un acuerdo más facil". Finalmente, la mesa se reunirá el miércoles 26 tras el enfado de Quim Torra por no haber sido consultado por el Gobierno antes de anunciar la fecha del 24.

“No vamos a empezar por las conclusiones sino por las cuestiones en las que podamos estar más de acuerdo las dos administraciones”, ha señalado el jefe del Gobierno, al tiempo que ha reiterado que la voluntad de su Ejecutivo es acudir al encuentro con espíritu constructivo y con “transparencia absoluta”.

El presidente, por otra parte, ha quitado hierro a que el clima preelectoral en Cataluña pueda minar la mesa de negociación. “Vamos primero a celebrar la primera reunión, entiendo que el president Quim Torra pueda tener sus dificultades o a lo mejor no le guste el formato de la reunión”, ha subrayado, pero, en todo caso, ha puesto en valor el paso “sustantivo” que da tanto el Ejecutivo como las fuerzas independentistas sentándose a dialogar. Además, ha reivindicado la composición de la mesa, que contará con dirigentes de PSOE, PSC, Podemos y comunes, al asegurar que el gobierno de coalición de España “representa a una parte importante” de los catalanes.

La reunión de la mesa será el próximo miércoles, 26 de febrero, tras el malestar causado en la Generalitat y en JxCat por el anuncio que hizo Moncloa de una propuesta para celebrarla el lunes 24 que, por lo visto, no había sido previamente consensuada con la oficina del ‘president’. Medios próximos a Torra expresaron su malestar pero no avanzaron sus planes, es decir, si pensaba acudir o no. Este jueves, en cambio, el presidente catalán ha enviado una carta al jefe del Ejecutivo en la que le informaba de que, por motivos de agenda, no podría reunirse con él el 24-F. En lugar de ese día, proponía cinco fechas alternativas: los días 21, 23, 26, 27 y 28 de febrero. Finalmente, la fecha elegida ha sido el miércoles 26.

Torra lamenta que este diálogo “no comience con buen pie” y reitera que “hacer propuestas de fecha de reunión a través de los medios de comunicación, sin haberlas pactado antes en la agenda de las dos partes, no es la manera de mostrar que se quiere un diálogo honesto y fructífero”. “Usted y yo quedamos en la reunión del Palau de la Generalitat que la fecha, así como el lugar de la reunión y el orden del día, se fijaría a través de unos equipos técnicos designados por ambos”, señala Torra, que se muestra dispuesto a concretar estas cuestiones “cuanto antes mejor”.

En la carta, el ‘president’ también detalla en la carta los contenidos que la Generalitat prevé llevar a la mesa de diálogo entre gobiernos, como el reconocimiento del ejercicio de autodeterminación, y requisitos como la presencia de un mediador internacional o la participación de los fugados y los presos.

De momento, lo confirmado es que en la mesa estarán los presidentes Pedro Sánchez y Quim Torra, el vicepresidente catalán Pere Aragonés y los vicepresidentes Carmen Calvo y Pablo Iglesias. Además, fuentes del Gobierno central también han avanzado la presencia de los ministros Salvador Illa, Manuel Castells y Carolina Darias, aunque es el presidente quien finalmente cerrará el listado definitivo de la mesa. Sobre Castells, el presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos en el Congreso de los Diputados, Jaume Asens, ha señalado en declaraciones a la Cadena SER que “es una persona que conoce muy bien el conflicto catalán. Va a ser un interlocutor que el Gobierno de Cataluña va a reconocer fácilmente. Buena noticia, alguien de una capacidad intelectual y un prestigio internacional fuera de cualquier duda”.

RELACIONADO