Argelia amplía sus aguas de forma unilateral e invade parte del Parque Nacional de Cabrera

Argelia ha ampliado ampliar su zona económica exclusiva para apropiarse de parte de las aguas del archipiélago del Parque Nacional de Cabrera, ha señalado este miércoles el conseller balear de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir. La zona económica exclusiva es un espacio marítimo de hasta doscientas millas náuticas (370 kilómetros) desde el límite de las aguas interiores de un país ribereño. La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, ha explicado este miércoles que hace ya dos años que España presentó su oposición a la norma aprobada por Argelia para delimitar sus aguas en el Mediterráneo pero que todavía no ha comenzado una negociación entre ambos.

Preguntada en rueda de prensa con su homólogo de Macedonia del Norte, la ministra ha explicado que, a diferencia de las leyes marroquíes, “donde solo hay un interés de delimitar las aguas”, el decreto argelino, que “data de hace dos años”, incluye ya “su visión de cómo deberían delimitarse esas aguas”, y por eso España comunicó su oposición.

Cuando las aguas de dos países se solapan, la Convención del Derecho del Mar establece que “las dos partes tienen que negociar, pero esa cuestión todavía no ha comenzado”, ha detallado la jefa d ella diplomacia. Por eso, ha pedido evitar expresiones como que “Argelia se ha apropiado de una isla”, o de un territorio o de aguas españolas, porque eso “no ha ocurrido”. “Hay una pretensión y se responde con otra”, ha explicado, y debe haber una negociación.

La ministra había respondido este mismo miércoles a una interpelación parlamentaria de la diputada del PP, Ana Oramas, sobre las leyes marroquíes de delimitación de aguas, ante el solapamiento con Canarias.

González Laya ha garantizando que España no aceptará una política de “hechos consumados” y que emprenderá las acciones internacionales que crea oportunas si Marruecos decide actuar unilateralmente. La ministra ha insistido en que España estudiará “meticulosamente” el contenido de la normativa marroquí, que aún se encuentra en tramitación parlamentaria y que debe remitirse a Naciones Unidas, al tiempo que se reserva el derecho a adoptar las medidas que considere oportunas si ve que afecta a los intereses españoles.

De todos modos, González Laya pidió no caer en el “alarmismo” porque, a su juicio, Marruecos está haciendo “lo mismo” que España, que es emplear la normativa internacional para fijar sus fronteras marítimas e insistió en que “no es momento de ir a una instancia internacional a quejarse”.

La Convención del Derecho del Mar otorga a los Estados un mar territorial de 12 millas y permite declarar una zona económica exclusiva (ZEE), con su correspondiente plataforma continental, de hasta 200 millas, pero establece que, entre países adyacentes o situados frente a frente, cuando haya solapamientos la frontera marítima debe establecerse de mutuo acuerdo.

España tiene frontera marítima con Portugal, Francia, Italia, Marruecos y Argelia y casi ninguna de ellas está delimitada oficialmente, ha reconocido González Laya en el Congreso. Con Marruecos, España tiene espacios marítimos superpuestos en tres áreas, el estrecho de Gibraltar, el mar de Alborán y el corredor entre Canarias y la fachada atlántica de Marruecos, y en ninguno de ellos están delimitados oficialmente.