El director vasco de Salud Pública compara las dioxinas en el aire de Zaldibar con el envenenamiento de un expresidente ucraniano

"Intentaron asesinarle, pero no pudieron y le provocaron acné clorado. Es decir, le destrozaron la cara. La dosis que le dieron fue brutal. No hablamos de esos niveles", dijo Aurrekoetxea intentando 'tranquilizar'

Hace unos días, el director de Salud Pública, Juanjo Aurrekoetxea, quiso restar importancia a las toxinas que hay en el aire de Zaldibar por el incendio del vertedero tras el desprendimiento que tuvo lugar en el mismo y que provocó la desaparición de dos trabajadores, cuyos cuerpos no han sido recuperados todavía. Y lo hizo con un ejemplo poco afortunado, comparando las sustancias contaminantes y perjudiciales que hay en el aire con el envenenamiento del expresidente de Ucrania Victor Yushchenko hace 20 años: “Conocerán el caso del envenenamiento del presidente de Ucrania hará unos 20 años. Intentaron asesinarle, pero no pudieron y le provocaron acné clorado. Es decir, le destrozaron la cara, pero intentando asesinarle. La dosis que le dieron fue brutal. No hablamos de esos niveles”, dijo Aurrekoetxea en rueda de prensa para intentar ‘tranquilizar’ a la población, aunque rápidamente se dio cuenta del mal ejemplo que había peusto, en unas declaraciones que este lunes recogió ‘El Intermedio’, de la Sexta.

Y es que, la mala comunicación está siendo uno de los problemas de los que se quejan los residentes de las proximidades del vertedero de Zaldibar, a quienes se les ha recomendado que no ventilen sus viviendas por la alta concentración de dioxinas en el aire y que se encuentran divididos entre la “tranquilidad” y la “desconfianza”.

Una madre, miembro del Ampa del colegio público San Lorenzo de Ermua, donde este lunes por la mañana los niños no han salido a jugar al patio durante los recreos por precaución, ha señalado a EFE que los padres han mantenido este lunes una reunión con tres representantes del Gobierno vasco, quienes les han explicado la situación sanitaria en la zona.

“Nos hemos quedado más tranquilas. Nos han dicho que en cualquier fogata se desprenden dioxinas. Es la tercera vez que el alcalde viene al colegio en los últimos días y yo me he sentido muy informada por el Ayuntamiento”, ha manifestado.

“Desde mi casa, veo uno de los fuegos y hoy ya no salía casi humo. Todas las noches, se veían las llamas y ayer ya no se veían. Ahora lo que importa es apagar el fuego y encontrar a los desaparecidos”, ha apuntado.

Sin embargo, para los vecinos del barrio de Eitzaga de Zaldibar, donde se sitúa el vertedero, la culpa de que se haya llegado a esta situación es de las autoridades. “Cuando bajen las dioxinas en el ambiente, me da la sensación de que van a decir que el tema está arreglado, pero no lo han arreglado. Las autoridades están para algo. Dicen que cada dos semanas pasaban a revisar que el vertedero cumplía las normas, pero… ¿dónde han mirado?”, se ha preguntado un residente que no ha facilitado su identidad.

El mismo vecino de Zaldibar ha explicado que la veintena de residentes de los caseríos ubicados junto al vertedero no temen tanto la polución atmosférica, sino la contaminación con la que han podido convivir durante lustros de actividad de esta escombrera.

“Para nosotros, es muy importante que nos hagan exámenes médicos. Cada vez que sale algo nuevo, es a peor y creemos que hay más cosas ocultas de las que dicen. No sabemos lo que se ha arrojado al vertedero, y todo eso ha podido afectar durante años a ovejas que han comido hierba junto al vertedero, plantas…”, ha añadido.

Ha lamentado, en este sentido, que las autoridades les hayan recomendado ahora no consumir las verduras de sus huertas, que estos residentes han venido comiendo durante años, como una alternativa que creían saludable.

Durante este lunes por la mañana, Juan Carlos Abascal, el alcalde de Ermua, el municipio más poblado y más próximo al vertedero afectado ha visitado el colegio público San Lorenzo y ha asegurado, en declaraciones a EFE, que las tareas para sofocar el fuego, el principal causante de la contaminación atmosférica, avanzan “a muy bien ritmo”

De la misma forma, ha destacado que, aunque “ahora mismo” depurar responsabilidades “no es prioritario”, el Ayuntamiento estudia la posibilidad de personarse como acusación particular en el juicio que pueda celebrarse por estos hechos, de los que ha recordado que la “única responsable” es la empresa propietaria del vertedero, Verter Recycling 2002.

A las siete de este tarde, se ha iniciado en el teatro Antzokia de Ermua otra reunión informativa abierta a todos los vecinos, con la presencia de representantes de los departamentos de Salud y Medio Ambiente del Gobierno vasco, de la Agencia Vasca del Agua URA, del Consorcio de Aguas de Gipuzkoa y del Ayuntamiento de este municipio, el más afectado por el suceso.

Abascal ha expresado su deseo de que esta reunión permita que los residentes puedan formular preguntas sobre estos hechos que den respuesta a la “alarma social” que han generado en el municipio los últimos datos sobre la calidad del aire.