Casado y Arrimadas acercan posturas para ir juntos en las elecciones vascas pero “encallan” en Galicia

La portavoz de Cs, Inés Arrimadas, no ha logrado convencer al líder del PP, Pablo Casado, para presentarse a las elecciones gallegas en coalición, pero han acercado posiciones para concurrir juntos en el País Vasco bajo esa fórmula, que también celebra comicios el 5 de abril. Aunque la reunión de hora y media que han mantenido en el Congreso ha sido "muy positiva", según han coincidido ambos, Arrimadas no ha conseguido que Casado acepte su fórmula de coalición para las gallegas, si bien el Partido Popular ha asegurado que encontrarán "la fórmula adecuada" más allá de las 48 horas que quedan para registrar las coaliciones en Galicia.

“Hemos avanzado en el acuerdo para el País Vasco, pero no está cerrado”, ha asegurado Arrimadas en una rueda de prensa, en la que ha insistido en que están a la espera de “superar el escollo de Galicia” y que se pueda firmar un acuerdo global para los tres territorios en los próximos dos días.

Continúa defendiendo la fórmula de la coalición como un paquete cerrado para los tres territorios que celebran elecciones este año (Galicia, Euskadi y Cataluña), aunque no ha estado tan contundente como otras veces.

Sin embargo, el número dos del PP, Teodoro García Egea, que ha acudido a la reunión con Casado, y que ha comparecido a continuación, ha subrayado que “el problema no es el mismo” en Galicia y en Euskadi, por lo que hay que mirar cual es la “fórmula adecuada” en cada territorio para unir fuerzas con Ciudadanos. De esta manera, ha evidenciado que la postura de su partido sigue inamovible en Galicia en lo que respecta a la oferta de la coalición y ha señalado que hasta el 1 de marzo, que es cuando concluye el plazo para la presentación de las listas, “todas las vías están abiertas”.

Pero Arrimadas, que ha anunciado que hablará personalmente con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoó, para intentar convencerle, ha evitado hablar de otras opciones que no sean la coalición y ha respondido que no comprende cómo el PP pide al partido naranja que renuncie a sus siglas en Galicia cuando ellos no le exigen a los populares que lo hagan en Cataluña. “No entendemos que lo que se pide en Cataluña no podamos tenerlo en Galicia”, ha afirmado Arrimadas, que ha acudido a la reunión junto al secretario general del grupo parlamentario, José María Espejo.

García Egea, por su lado, ha asegurado que las dos partes comparten el mismo objetivo de evitar la fragmentación del voto de centro derecha en los tres territorios donde existe la amenaza nacionalista y que están de acuerdo “en lo fundamental”.

Por eso, ha dicho que seguirán trabajando para encontrar “el mecanismo más adecuado” para cada autonomía ya que mientras en Euskadi ve claro que “hay que aunar esfuerzos” porque el espacio de centro derecha está dividido, en Galicia hay que aprovechar el “magnífico proyecto” que lidera Feijóo, en torno al que está ya aglutinado todo ese espacio electoral.

Sobre los avances que se han producido para concurrir en coalición con el PP a las elecciones vascas, que serán también el 5 de abril, Arrimadas ha concretado que le gustaría que se incorporaran referentes como Maite Pagazaurtundua, eurodiputada en el grupo de Cs.

Ha asegurado que Cs no pondrá ninguna objeción a los nombres que proponga el PP, refiriéndose al líder vasco, Alfonso Alonso, y que también renunciarían al nombre propuesto para la coalición, Mejor Unidos.

En lo que ha insistido en todo momento es en que le parecería “muy grave” que se perdiera un gobierno constitucionalista en Galicia “por un puñado de votos” aludiendo a algunas encuestas que pronostican que Feijoó podría perder la mayoría absoluta por uno o dos escaños.

Feijóo, por su parte, ha emplazado esta mañana a Ciudadanos a decidir “si quiere sumar de verdad” y acepta “la mano abierta” que le ofrece su partido en las próximas elecciones gallegas y participan del “punto de encuentro” que, entiende, significa el PPdeG. Tras visitar una casa nido en Ézaro, ha dicho que “Ciudadanos tiene una oportunidad” para sumar fuerzas y ha asegurado que seguirán intentando llegar a un acuerdo hasta el próximo 1 de marzo, cuando haya que presentar las listas. La oferta del PPdeG a Cs pasa por integrar a algún dirigente en las listas de su partido, sin concretar en qué puestos, y rechaza de plano “que desaparezcan las siglas del PPdeG” porque “no tendría sentido una coalición electoral” en Galicia, ha recordado Núñez Feijóo. “No habrá una papeleta con las siglas del PP y Cs”, enfatizan los populares.

El presidente gallego ha vinculado la presión del partido naranja a “su congreso”, ya que la propuesta de sumar en Galicia, País Vasco y Cataluña la ha hecho su portavoz y candidata a la Presidencia del partido, Inés Arrimadas. “A veces da la sensación de que Ciudadanos esté más preocupado por su congreso que por sumar fuerzas tanto en Galicia como en el País Vasco. Una cosa es su congreso y otra son las elecciones gallegas, si Ciudadanos quiere sumar el PP está a su disposición para que esa suma sea útil”, ha zanjado.

Hasta ahora Feijóo, que tiene mayoría absoluta en Galicia y que en las elecciones del 5 de abril puede conseguirla por cuarta vez según las encuestas, no había querido saber nada de un posible acuerdo con un partido, Cs, que no tiene ni un solo diputado en el Parlamento gallego. Su cambio de actitud habría que atribuirlo a las escasas expectativas del PP en Cataluña y Euskadi, donde a los populares sí les podría beneficiar aliarse con el partido naranja. Y la cuestión es que Inés Arrimadas ha hecho un pack con los tres procesos electorales previstos para este año: o hay pacto en los tres o en ninguno. Ante esta disyuntiva, Feijóo habría consensuado con Casado una solución intermedia, la integración de algunos naranjas en sus listas, para echarle un capote en las otras dos comunidades.

Veto a los fotógrafos

El encuentro de Casado y Arrimadas ha estado envuelto en la polémica tras no haber permitido a los fotógrafos que habitualmente cubren la información parlamentaria en el Congreso captar imágenes de la reunión. Ante este veto, los profesionales han plantado a Arrimadas y a García-Egea en sus comparecencias posteriores al encuentro.

La protesta ha venido motivada por la negativa de los equipos del PP y Cs a que los fotógrafos accedieran al encuentro celebrado esta tarde, en dependencias parlamentarias. Posteriormente, tanto el PP como Ciudadanos han distribuido unas imágenes propias de la reunión, celebrada en una sala de la Cámara Baja, lo cual ha provocado la indignación de los redactores gráficos.

Por ello, mientras Arrimadas en primer lugar y luego Teodoro García-Egea han comparecido ante la prensa, en el Escritorio del Congreso, los fotógrafos han renunciado a utilizar sus cámaras, que han depositado en el centro de la mesa donde los redactores tomaban notas de la rueda de prensa.

Varios reporteros han justificado a EFE el plante bajo el argumento de la actitud de ambos partidos supone una minusvaloración de su labor profesional, y han advertido que no es la primera vez que ocurre un hecho similar, por lo que están dispuestos a poner coto a estas prácticas.

Eso sí, tanto los fotógrafos como algunos redactores han captado la protesta con sus teléfonos móviles, e inmediatamente han distribuido las imágenes en las redes sociales para hacer notar sus quejas.

RELACIONADO