Cambio de escenario en el Congreso para dar paso a la economía y a Cataluña

El escenario del debate en el Congreso de los Diputados cambiará durante el pleno de la semana que comienza este lunes para que el protagonismo recaiga en la economía y en la situación de Cataluña. La polémica que envuelve las relaciones de España con Venezuela a raíz del encuentro del ministro José Luis Ábalos con la dirigente Delcy Rodríguez se diluirá en parte, pues aunque en la sesión de control del miércoles no se espera ninguna pregunta al respecto, en la del martes el Congreso debatirá y votará la continuidad del titular de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Será a instancias del PP, que ha registrado la moción derivada de la interpelación que el miércoles pasado confrontó la visión de la portavoz de los populares, Cayetana Álvarez de Toledo, con la del ministro Ábalos.

La petición de dimisión ya la planteó entonces el PP, al igual que Vox y Cs, pero no dejó de ser una exigencia formulada de viva voz.

Lo que hará el pleno del Congreso el martes que viene consistirá en votar no sólo si Ábalos debe seguir en su cargo, sino también el estatus de Juan Guaidó.

El presidente de Asamblea Nacional fue rebajado por Pedro Sánchez el miércoles pasado a “líder de la oposición en Venezuela”, aunque minutos más tarde, en la tribunal del hemiciclo, el mismo Ábalos insistió en que seguía siendo reconocido como presidente encargado.

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, días después, consideró que Guaidó era las “dos cosas a la vez”.

Esto es lo que votará el Congreso dentro de dos días, y la ocasión alcanzará una dimensión política relevante porque los grupos del Congreso tendrán que posicionarse sobre la gestión por parte del Gobierno de un problema que capitalizó enteramente la estrategia de la oposición a lo largo del pleno anterior.

La estrategia de PP, Vox y Cs, sin embargo, cambiará, y ya no serán las relaciones con Venezuela las que dibujen los contornos del debate, sino Cataluña y la economía.

En el pleno de control del miércoles, el líder de Vox, Santiago Abascal, preguntará a Sánchez “quién dirige realmente la política del Gobierno”, lo que parece que dará lugar a una discusión sobre la influencia que Unidas Podemos, socio del PSOE en el Ejecutivo, y ERC pudieran ejercer.

La portavoz de Cs en el Congreso, Inés Arrimadas, expondrá en su cara a cara con Sánchez el papel de las instituciones “al servicio de todos los españoles”. Todo apunta a que aquí también debatirán sobre el proceso que el Gobierno ha iniciado para intentar poner remedio al “conflicto” de Cataluña.

Álvarez de Toledo, además, tras buscar el cuerpo a cuerpo con Ábalos, preguntará el miércoles a la vicepresidenta, Carmen Calvo, sobre el estado de los compromisos de la investidura, en los que guarda una posición prevalente la situación catalana.

Por si fuera poco, Vox ha registrado una interpelación al Gobierno acerca de la gestión de las competencias penitenciarias, que en Cataluña, para este grupo, se ejecuta “fraudulentamente”.

Y JxCat, integrado este legislatura en el Grupo Plural, ha presentado otra con las relaciones económicas entre Cataluña y España como eje.

Así que en el pleno del Congreso, el miércoles, un asunto parece que se superpondrá a los demás.

Se verá si doblega en protagonismo a la economía, ya que el PP abrirá esta veda en la sesión de control. El líder de los populares, Pablo Casado, incidirá en su cara a cara con Sánchez en los malos datos del empleo y de afiliaciones a la Seguridad Social conocidos recientemente.

Una de las referencias económicas del PP, Elvira Rodríguez, tendrá un interesante cara a cara con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, a cuenta de los próximos presupuestos.

Habrá que esperar a ver cómo discurren otras dos polémicas de actualidad: la de los menores explotados sexualmente en Baleares y la crisis del campo español, que recorrerá el pleno también el miércoles gracias a una interpelación de ERC.