Teresa Rodríguez ahonda la división de la izquierda en Andalucía para ser alternativa al PSOE

Teresa Rodríguez ha consumado este jueves su ruptura con Podemos para, según ha dicho en una rueda de prensa, conseguir la “autonomía suficiente para responder a la necesidad del pueblo andaluz de tener un sujeto propio”. Rodríguez, que hace tiempo montó la marca ‘Adelante Andalucía’ pero que seguía siendo la cabeza visible de una federación dentro del partido que lidera Pablo Iglesias, quiere ser independiente para construir una alternativa al PSOE, al que reprocha no haber sabido capitalizar el descontento de la izquierda ni representar los intereses de los andaluces. Es más, asegura que la confluencia formada en 2018 por Podemos, IU y dos fuerzas andalucistas, tampoco ha cumplido sus objetivos, lo que la lleva a dar este golpe de timón.

“Dentro de Podemos, no somos capaces de desarrollar compromisos adquiridos con inscritos”, ha dicho Rodríguez que, como miembro de la corriente Anticapitalistas, se ha pronunciado siempre en contra de que el partido morado formara parte del Gobierno de la nación, como sucede actualmente. “Hemos defendido que Podemos sea una fuerza independiente del PSOE capaz de plantear una alternativa”, ha asegurado antes de señalar que ve al PSOE “agotado”. Su intención es hacerse un hueco en el panorama nacional que represente los intereses de los andaluces como otras fuerzas regionalistas están representando los de sus respectivos territorios. Y, en este punto, ha citado expresamente el caso de Teruel.

La actual presidenta del Grupo Parlamentario de Adelante Andalucía no va a presentarse a la reelección en la próxima Asamblea Ciudadana de mayo. Su intención es convertir a la plataforma en una formación “de aspiración andalucista, ecologista, feminista y de clase trabajadora”. Para ello, quiere contar con la colaboración del resto de fuerzas que conforman actualmente Adelante Andalucía, pero ha reconocido que no ha comunicado su decisión a IU, la segunda fuerza en importancia junto a Podemos, antes de hacerla pública.

Como hizo el miércoles en el vídeo grabado junto a Pablo Iglesias, Rodríguez ha hecho hincapié en el carácter amistoso del divorcio. “Ha sido -ha dicho- una separación comprensiva, empática, respetuosa e incluso cariñosa”. No obstante su marcha plantea muchos interrogantes sobre cómo será la relación futura con Podemos y también con IU ya que, de momento, su intención es conservar el acta de diputada en el Parlamento andaluz. Lo más probable es que también lo haban sus once diputados porque, como ella misma ha dicho, “no le vamos a regalar” las actas a Izquierda Unida. Adelante Andalucía obtuvo 17 escaños en las últimas elecciones autonómicas.

Sobre si volverá a presentarse a las elecciones con una papeleta distinta a la de Podemos, Rodríguez no ha cerrado la puerta pero ha reconocido que ahora miso no le parece el escenario “más deseable”. Aún queda tiempo para que tenga que despejar esa incógnita pero, de todas formas, si quiere hacer oír la voz de Andalucía en el Parlamento nacional lo más probable es que sí aspire a concurrir en unos próximos comicios. De hecho, uno de los elementos de fricción entre Rodríguez e Iglesias ha sido siempre el deseo de la política andaluza de contar con grupo propio en el Congreso.

Iglesias: “Ya estamos prácticamente en proyectos políticos distintos”

Frente a las críticas de los anticapitalistas sobre el riesgo de acabar desdibujados y de incumplir sus principios, el secretario general de Podemos y vicepresidente, Pablo Iglesias, ha defendido el apoyo mayoritario de la militancia de su formación al Gobierno de coalición con el PSOE, y ha eludido responder a esos reproches. Lo que sí ha recalcado es que su partido y esa corriente son dos “proyectos políticos distintos”. En todo caso, Iglesias ha agradecido al sector liderado por Rodríguez y el eurodiputado Miguel Urbán, que también abandona Podemos pero que mantiene su acta de eurodiputado, su forma de proceder. “Quiero agradecer a los anticapitalistas su coherencia a la hora de entender que no comparten la línea mayoritariamente decidida por los inscritos de Podemos, que es cogobernar España y muchas Comunidades Autónomas”, ha afirmado Iglesias en declaraciones a los medios de comunicación en el Congreso.

“Ya estamos prácticamente en proyectos políticos distintos, que van a ser siempre fraternales. Los que combatimos la injusticia y defendemos la justicia social, aunque sea desde estrategias diferentes, estamos llamados a entendernos desde el respeto”, ha manifestado el vicepresidente segundo del Gobierno. En esta línea, ha enfatizado que “es perfectamente respetable” que los anticapitalistas “no estén de acuerdo” con la decisión de haber entrado en el Gobierno con el PSOE, y que, por lo tanto, “decidan emprender un camino autónomo como partido político”. “A partir de ahí, máximo respeto y compañerismo entre nosotros. Ojalá las cosas siempre se hubieran hecho así en la izquierda, porque nos hubiera ido mejor a todos”, ha añadido, en clara referencia al exdirigente y cofundador de Podemos Íñigo Errejón, que ahora lidera Más País tras su abrupta y traumática salida del partido morado de hace un año.

Iglesias tampoco ha querido comentar las críticas de Rodríguez sobre el acercamiento hacia un partido como el PSOE, que la andaluza considera parte del “régimen del 78”. “Máximo respeto a las opiniones de compañeros que ahora están en otro partido político”, ha afirmado. “Podemos tener diagnósticos diferentes. Nuestra posición siempre va a ser de respeto y de compañerismo. Se puede combatir en defensa de los derechos sociales con diferentes estrategias desde el respeto, el cariño y sabiendo que más tarde o más temprano nos volveremos a encontrar”, ha zanjado.

RELACIONADO