Sabina, “estable” en la UCI tras ser operado de un hematoma intracraneal por su caída en el Wizink Center de Madrid

Joaquín Sabina se encuentra "estable" y permanece ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Rúber Internacional de Madrid, tras ser intervenido este jueves "para evacuación de un hematoma intracraneal en hemisferio derecho".

Según el parte médico facilitado a los medios, el artista presenta “traumatismo de hombro izquierdo, torácico y craneoencefálico” a consecuencia de la caída que sufrió desde el escenario del Wizink Center de la capital española cuando ofrecía un concierto junto a Joan Manuel Serrat.

Ha sido su representante, José Navarro “Berry”, quien ha explicado que este informe ofrecido por la familia “ha tardado” más de lo que se esperaba para que fuese “claro y amplio”. “En una situación como esta es todo muy cambiante”, se ha limitado a añadir el mánager de Sabina, “muy nervioso” por todo lo acontecido, antes de recalcar que, como en todos estos casos, “las primeras 48 horas son importantísimas”.

Está previsto que se facilite otro parte médico con su situación este viernes al mediodía.

Tras serle realizados varios análisis, a primera hora de la mañana de este jueves el diagnóstico se limitaba a tres fisuras “limpias y sin desplazamiento” en el hombro izquierdo, pero posteriormente se le observó un pequeño golpe en la cabeza, del que ha terminado siendo operado para eliminar un hematoma.

Tras el “golpetazo brutal” que sufrió el miércoles al caerse del escenario del Wizink Center de Madrid, donde daba un concierto con Joan Manuel Serrat, Sabina fue trasladado a la clínica Ruber, donde se le apreciaron “tres fisuras limpias sin desplazamiento”.

 

Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat retomarán el 22 de mayo el concierto cancelado este jueves, según ha confirmado la promotora responsable del mismo. En un comunicado remitido a los medios apenas dos horas después del suceso, se informa de que las mismas entradas serán válidas para la nueva fecha y que para todos aquellos que no puedan asistir se abrirá un plazo de devolución el próximo martes 18 de febrero.

Según ha precisado a Efe la organización del mismo, Sabina no sufrió un desmayo, sino una caída desde la parte frontal del escenario a causa de un foco que lo habría deslumbrado, lo que le llevó al suelo cuando el espectáculo apenas llevaba media hora de recorrido.

El artista, que fue llevado en camilla fuera del escenario, sufrió un fuerte golpe en el hombro y, tras ser reconocido por los médicos del recinto, salió de vuelta para despedirse del público y pedir disculpas por la cancelación. “Estas cosas solo me pasan en Madrid, lo siento muchísimo”, se disculpó en esa reaparición y en un día aciago en el que casualmente cumplía 71 años.

No es la primera vez que el intérprete y compositor sufre un percance en el Wizink Center que le obliga a suspender un concierto. Ya sucedió en 2014 a pocas canciones del final, según él, a causa problemas de estómago, aunque en un primer momento afirmó que había sufrido una crisis de pánico escénico.

Volvió a suceder en 2018, dentro de la gira de “Lo niego todo” a la hora y media de actuación, por “una disfonía aguda consecuencia de un proceso vírico” que lo dejó “mudo” y obligó a cancelar los cuatro conciertos restantes de la gira.

La endeble salud de hierro de Sabina ha sido noticia en muchas más ocasiones, especialmente cuando fue víctima de un derrame cerebral en 2001 del que se recuperó.