Baloncesto: Copa del Rey

El Real Madrid y el Valencia Basket se enfrentarán en la primera semifinal

El Real Madrid ha firmado su clasificación para semifinales de la Copa del Rey de Málaga, donde peleará frente al Valencia Basket, tras deshacerse este jueves del RETAbet Bilbao Basket (93-83) en el Martín Carpena. Con Facundo Campazzo y Walter Tavares como hombres más destacados, el equipo entrenado por Pablo Laso tumbó a un meritorio adversario y el sábado intentará meterse en su séptima final copera consecutiva.

El Real Madrid cumple ante el Bilbao (93-83)

El Real Madrid ha firmado este jueves su clasificación para semifinales de la Copa del Rey de Málaga, donde peleará frente al Valencia Basket, tras deshacerse este jueves del RETAbet Bilbao Basket (93-83) en el Martín Carpena con una sólida actuación colectiva.

Con Facundo Campazzo (13 puntos, 9 asistencias) y Walter Tavares (12 puntos, 14 rebotes) como hombres más destacados, el equipo entrenado por Pablo Laso tumbó a un meritorio adversario y el sábado intentará meterse en su séptima final copera consecutiva en una jornada redonda, ya que quedó apeado su gran rival por el título y de paso recuperó para la causa a Sergio Llull, su máximo anotador con 19 puntos.

El equipo blanco saltó a la cancha sabiendo que la eliminación del Barça le despejaba un poco el panorama en Málaga, pero el Bilbao Basket no tardó en recordarle que debía superar un obstáculo elevado antes de pensar en cotas mayores. Un recién ascendido ejemplar que llegaba a la Copa en estado de gracia.

Así que la primera parte se convirtió en un festival ofensivo a ambos lados de la cancha, con las defensas desbordadas por los ataques y una igualdad constante que hizo que ningún equipo se escapara por más de seis puntos. Jeff Taylor frenaba de inicio a Axel Bouteille, pero Álex Mumbrú enseñaba su variedad de recursos bajo la buena dirección de Jonathan Rousselle. Aún así, el escolta, una de las sensaciones de la temporada, anotaba un triple con rectificado sobre la bocina para dejar el duelo en un puño al descanso (50-47).

Campazzo agita y Llull remata

Hasta ahí llegó la paciencia de Campazzo. El base argentino agarró el partido por las solapas y le pegó una sacudida tremenda en el tercer cuarto, periodo que gobernó a su antojo, ya fuera repartiendo canastas o fabricándose su propio alimento. Corrió la cancha, mareó a Rousselle y, en definitiva, hizo lo que lleva toda la temporada haciendo.

Con su compatriota Deck muy acertado en ambas tareas, la ofensiva y la defensiva para frenar a Bouteille, y Tavares cerrando el rebote, el Real Madrid se regaló unos minutos de pleno dominio y un parcial de 14-0 que le permitió escaparse en el marcador 71-55 (min.29).

Sujetado por sus pívots Arnoldas Kulboka y sobre todo Ondrej Balvin, que sacaba oro de cada minuto que Tavares descansaba en el banquillo, el club vizcaíno retornó al encuentro (75-70,min.34) e hizo soñar a su hinchada con repetir la victoria liguera, esa que se llevaron en Miribilla después de una prórroga.

Sin embargo, emergió entonces la figura de Sergio Llull, letal como en sus mejores días, autor de dos latigazos en apenas 30 segundos equivalentes a siete puntos (un 3+1 y un triple) que devolvieron la posible clasificación bilbaína al terreno del milagro (87-74, min.36). Ahí murió la esperanza de los ‘Hombres de negro’, mantenida durante 35 minutos y liquidada por un experto en estas labores.

REAL MADRID, 93 – 83 RETABET BILBAO BASKET (50-47 al descanso)

REAL MADRID: Campazzo (13), Carroll (7), Deck (16), Randolph (9) y Tavares (12) –quinteto inicial–; Llull (19), Rudy (3), Mickey (2), Taylor (2) y Causeur (10).

RETABET BILBAO BASKET: Rousselle (16), Martínez (7), Bouteille (13), Sulejmanovic (8) y Balvin (12) –quinteto inicial–; Lammers (7), Kulboka (13), Schreiner (-), Rodríguez (), Rigo (-), Haws (-) y Cruz (-).

PARCIALES: 23-21, 27-26, 23-16 y 20-20.

ÁRBITROS: Peruga, Calatrava y Oyón. Sin eliminados.

PABELLÓN: Martín Carpena. 10.070 espectadores.

El Valencia se carga al Barça (78-82)

El ambicioso proyecto del Barça ha sufrido su naufragio tras quedar eliminado a las primeras de cambio en la Copa del Rey de Málaga, donde el Valencia Basket (78-82) se ha llevado una merecida victoria de la mano de Mike Tobey (16 puntos) para destronar a un rival al que no le ha bastado con el talento de Nikola Mirotic (25).

Después de encajar cuatro derrotas esta temporada frente al Barça, el Valencia se cobró revancha el día que más importaba para volver a semifinales de Copa tres temporadas después. Por su parte, el equipo azulgrana encaja su segunda derrota en cuartos en los últimos 12 años y se baja del trono tras proclamarse campeón en 2018 y 2019.

Tan solo Mirotic y Víctor Claver (15 y 20 de valoración) cumplieron en un Barça que acusó la escasa aportación de sus pívots y en especial de todo su banquillo, que apenas aportó 12 puntos por los 48 que sumaron los suplentes ‘taronja’, con mención especial también para Aaron Doornekamp (12).

La 84ª edición de la Copa empezó con 24 segundos de silencio en memoria de Robert Archibald y Kobe Bryant, y fue Claver quien se imbuyó del espíritu de la ‘Mamba’ con cuatro triples sin fallo en la primera parte. El Barça pegó el primer estirón subido a hombros del valenciano (8-0), pero Fernando San Emeterio tiró de veteranía para activar a su equipo y condenó a su adversario a ir remolque durante el resto de la tarde.

Le costaba entrar en juego a Mirotic, el más pitado en la presentación y que volvía a la cancha donde había disputado su último partido copero, aquel del que se fue como MVP hace ya seis años y vestido de blanco. Buena defensa de Louis Labeyrie sobre la estrella azulgrana, por momentos tan gripado como el resto de su equipo.

Así, entre el final del primer cuarto y el principio del segundo el Barça se pasó más de siete minutos sin anotar y su flojera se extendió a la defensa, zarandeada sin piedad por el Valencia, que se apuntó un asombroso parcial de 0-20 (18-32, min.14) con protagonismo para sus interiores Mike Tobey y Aaron Doornekamp.

El campeón se derrite

Svestislav Pesic volvió su dedo a Malcom Delaney, mucho más clarividente que Adam Hanga en la dirección de juego, y el Barça reaccionaba al ritmo que lo hacía Mirotic, su indiscutible termómetro, tan temido por Jaume Ponsarnau. Tras tapón del omnipresente Claver y triple de Delaney, el club catalán reequilibraba el marcador justo antes del descanso (38-38, min.20), al que ambos equipos llegaron superando el 50% de acierto en triples.

Tras el paso por vestuarios, el banquillo del Valencia volvió a completar un enorme tercer cuarto y se apuntó otro amplio parcial de 0-14 para dejar que su afición empezara a soñar (52-64, min.30). Mirotic empezaba a quedarse muy solo en el bando ‘culé’ y su paso por el banquillo coincidía con otra sequía anotadora superior a los seis minutos.

Así que el campeón arrancó el último cuarto 12 puntos abajo y Tobey alargaba el conato de remontada multiplicándose bajo los aros y haciendo mucho daño en el rebote ofensivo. Todo parecía resuelto a falta de menos de tres minutos (66-76), pero los pupilos de Pesic tiraron de orgullo para un último arranque

Con más garra que orden, fueron limando su desventaja hasta quedarse tres puntos abajo, con posesión y 7 segundos por jugar (77-80). Sin embargo, Labeyrie cometió una falta muy inteligente sobre Cory Higgins para impedir que se levantara desde el triple y, en el segundo tiro libre del estadounidense, Alberto Abalde cogió el rebote definitivo. Los dos tiros libres del alero español remataron el cadáver azulgrana.

BARÇA, 78 – 82 VALENCIA BASKET (38-41 al descanso)

BARÇA: Delaney (10), Higgins (10), Claver (15), Mirotic (25) y Tomic (6) –quinteto inicial–; Hanga (3), Abrines (2), Davies (5), Kuric (-) y Oriola (2).

VALENCIA BASKET: Vives (5), Sastre (2), San Emeterio (8), Ndour (6) y Dubljevic (13) –quinteto inicial–; Labeyrie (2), Colom (9), Tobey (16), Doornekamp (12) y Abalde (9).

PARCIALES: 18-19, 20-22, 14-23 y 26-18.

ÁRBITROS: Pérez Pizarro, Cortés y Castillo. Sin eliminados.

PABELLÓN: Martín Carpena. 9.857 espectadores.