El Mobile alega ‘causa de fuerza mayor’ para justificar la cancelación y ahorrarse las indemnizaciones

La asociación GSMA, organizadora del Mobile World Congress (MWC), ha asegurado este jueves que la cancelación de la edición de 2020 se debe a una situación de "fuerza mayor" debido a la epidemia de coronavirus, lo que cree les exonera de responsabilidades económicas.  La cancelación ha caído como un jarro de agua fría en Barcelona, Cataluña y el resto de España. Mientras se hacen las cuentas del impacto económico negativo, el Gobierno insiste en que no hay motivos para la alarma. Y eso mismo han tenido que admitir los responsables de GMSA y de las distintas administraciones implicadas, españolas y catalanas, en una rueda de prensa conjunta, en la que han achacado la decisión al "miedo global" al contagio de coronavirus.

El consejero delegado de la GSMA, John Hoffman, ha sostenido que trabajan para la próxima edición del Mobile World Congress (MWC) en 2021: “Anhelamos poder acoger a todos nuestros socios de todo el mundo aquí, en Barcelona, en 2021”. En la rueda de prensa han participado los consellers Jordi Puigneró y Alba Vergès; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; la alcaldesa de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona), Núria Marín, y la delegada del Gobierno en Catalunya, Teresa Cunillera. También han estado el presidente de Fira de Barcelona, Pau Relat; el director general de la institución ferial, Constantí Serrallonga, y el director general de la GSMA, Mats Granryd.

“Ha sido una decisión muy difícil. Hoy es un día negro, pero volverá a brillar el sol”, ha dicho Hoffman, quien ha especificado que el contrato con la Ciudad Condal siguen vigentes hasta 2023. Ni él ni los demás responsables de la organización han querido dar una cifra sobre las pérdidas que supone la cancelación para ellos mismos y para la ciudad de Barcelona. El presidente de Fira ha dicho, en cualquier caso, que el organismo “tiene capacidad suficiente” para asumir este revés y que no cree que afecte a su solvencia.

A la pregunta de quién paga la factura de las empresas participantes, Hoffman se ha limitado a señalar que estamos ante una “causa de fuerza mayor” y que se actuará conforme a ese criterio. En las condiciones de la página de GSMA que se aceptan a la hora de registrarse para el evento, se incluye un apartado que explica que la organización quedaría exonerada de sus responsabilidades, en el caso de que no pueda cumplir sus obligaciones por fuerza mayor, lo que incluye la propagación de virus.

La preocupación global que provoca el coronavirus ha hecho imposible seguir adelante con la celebración del congreso, anunció el miércoles la organización en un comunicado, tras registrarse más de una treintena de cancelaciones de las grandes empresas del sector. Esa es la misma explicación que se ha ofrecido en la rueda de prensa. Lo cierto es que en España solo ha habido dos casos confirmados de enfermedad por el coronavirus y que en ambos casos el contagio se produjo fuera de nuestras fronteras. “Esto no tiene nada que ver con Barcelona ni con España”, ha asegurado y el director general de la GSMA.

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha insistido en que la cancelación del Mobile World Congress no es por “alerta sanitaria” y ha defendido que España tiene una “situación controlada” del virus del coronavirus. A su llegada a un desayuno informativo, Calvo ha incidido en que “tiene que quedar claro” que la cancelación de la feria no se trata de razones sanitarias. Con todo, ha defendido la respuesta de España ante este virus: “Sólo hay dos casos que tienen una evolución muy positiva y también van a poder salir del Gómez Ulla quienes han estado catorce días en aislamiento”.

También la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha defendido este jueves que “no hay ninguna razón de salud pública que ponga en riesgo la celebración” del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, que ayer fue cancelado ante el abandono de numerosas empresas participantes por la crisis del coronavirus. En una entrevista en la COPE, Calviño ha subrayado que España ha seguido en todo momento las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y cuenta con “un sistema sanitario excelente”, por lo que no hay motivos que pongan en riesgo eventos de este tipo. La vicepresidente ha reconocido que la incertidumbre asociada a esta crisis sanitaria “está teniendo un impacto sobre determinadas decisiones” económicas, aunque es “demasiado pronto” para cuantificar su efecto sobre la economía española.

El congreso, se iba a celebrar del 24 de febrero al 27 de febrero, y se esperaba la asistencia de más de 100.000 personas, y un impacto económico de cerca de 500 millones de euros en Barcelona, además de generar más de 13.000 empleos. La cancelación supone un fuerte varapalo para los hoteleros de la ciudad en temporada baja, ya que la semana del Mobile es la que más ingresos aporta en todo el año, por encima de los meses de verano; también para los restaurantes, así como para taxistas y empresas VTC, entre otros sectores, como el del lujo.

A medida que se iba conociendo la cancelación de empresas que pensaban asistir, la organización iba confirmando que se mantenía el congreso, al tiempo que incrementaba las medidas de prevención para el coronavirus. El miércoles por la mañana, tras más de una veintena de bajas, la organización se reunía con carácter de urgencia para decidir qué hacer. En un primer momento, anunció que mantendría la celebración, aunque finalmente lo ha cancelado. Y mientras esto ocurría en España, en Holanda se celebraba con normalidad el Integrated Systema Europe (ISE), un evento tecnológico, en el que participan por ejemplo empresas como Sony, Cisco o Intel, precisamente tres de las que anunciaron que estarían en el MWC. Los organizadores del Mobile han eludido valorar este hecho.

La primera baja al congreso fue la de la surcoreana LG, a la que siguió la europea Ericsson, una de las empresas que tiene el expositor más grande de la feria, seguida de más de una veintena de firmas tecnológicas, entre ellas Vodafone, una de las últimas en anunciar su cancelación. Otra operadora de peso que anunciaba hoy su no asistencia era Deutsche Telekom, que se unía a Facebook, Nokia, Rakuten, AT&T NTT Docomo, Amazon, Umidigi o MediaTek.

Tras la cancelación del MWC, Telefónica ha expresado en un comunicado, su apoyo a Barcelona como anfitriona del evento, tras asegurar que entendía la decisión de suspender el congreso y de mostrar su reconocimiento al enorme esfuerzo realizado tanto por la organización del como por las autoridades.

RELACIONADO