El Congreso de El Salvador condena el “intento de golpe” de Bukele

La Asamblea Legislativa de El Salvador condenó este lunes el “intento de golpe” de Estado encabezado por el presidente del país, Nayib Bukele, quien irrumpió en este órgano de Estado el domingo con militares y policías con fusiles de asalto.

“Por supuesto que hubo un intento de golpe de Estado, intento de disolver la Asamblea Legislativa”, dijo en rueda de prensa el presidente del órgano Legislativo, Mario Ponce.

Ponce hizo pública la condena en nombre de los 84 diputados, incluidos los parlamentarios del oficialista Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), al salir de una reunión privada, de más de 5 horas, con los líderes de cada partido político que integran el Congreso.

El líder del Congreso sostuvo una reunión privada con los miembros de la Junta Directiva del órgano Legislativo y de la Comisión Política, según confirmó a Efe un portavoz de comunicaciones de la Asamblea Legislativa.

Bukele ingresó el domingo al edifico de la Asamblea Legislativa acompañado de militares y policías con armas de guerra por la negativa de los diputados de aprobar dicho préstamo.

Se tenía previsto que este lunes los 84 diputados discutieran y posiblemente aprobaran el préstamo por 109 millones de dólares, otorgados por el Banco Centroamericano de la Integración Económica (BCIE), para ejecutar la tercera fase del Plan Control Territorial.

Bukele ha dado a los diputados toda esta semana para avalar dichos fondos, de lo contrario amenazó con realizar una acción similar a la de la tarde del domingo.

El presidente señaló el domingo, durante un discurso ante un conglomerado de seguidores, que si los diputados “no aprueban el préstamo esta semana el Consejo de Ministros los va a volver a citar y si aún así no lo aprueban, el pueblo deberá poner en práctica el artículo 87 de la Constitución”.

Dicho artículo “reconoce el derecho del pueblo a la insurrección”, para “restablecer el orden constitucional alterado por la transgresión de las normas relativas a la forma de gobierno o al sistema político establecidos, o por graves violaciones a los derechos consagrados en la Constitución”.

Bukele convocó el viernes a la ciudadanía para que se presentasen la tarde del domingo a la sede del Congreso para presionar a los diputados para que avalaran dicho préstamo. Sin embargo, no hubo sesión plenaria porque solo llegaron 20 diputados de los 84 en el Parlamento.

El mandatario también llamó a una insurrección, pero luego cambió su discurso y pidió paciencia a la ciudadanía e indicó que esperará que durante esta semana a que los diputados “apoyen el trabajo del Gobierno en materia de seguridad”.

RELACIONADO