Agricultores y ganaderos llevan su protesta hasta Madrid y expulsan a Vox tras abuchear a su líder

Los agricultores y ganaderos se han concentrado este miércoles en Madrid, a las puertas del Ministerio de Agricultura, y han cortado el tráfico a la altura de la madrileña calle de Atocha para exigir una regulación de los precios que mengüe la diferencia entre lo que ellos gastan en producción con lo que luego reciben. Eso supone también reequilibrar precios entre lo que ellos cobran en origen y lo que paga el consumidor. Denuncian que la cadena intermedia es la que distorsiona el proceso e impide que los productores obtengan un beneficio justo por lo que ofrecen al mercado. Vox se ha tenido que marchar de la protesta entre gritos y abucheos de los participantes.

Los convocantes son las organizaciones UPA, COAG y ASAJA de la Comunidad de Madrid y el acto se enmarca dentro del calendario de movilizaciones que están sacando a las calles de toda España a los profesionales del campo bajo el lema #AgricultoresAlLímite. El objetivo es reflejar "la falta de futuro" para sus explotaciones agrarias debido, principalmente, a la baja rentabilidad.

Entre las demandas de los agricultores y ganaderos a las Administraciones figuran un sistema de seguros agrarios "fuerte", la gestión de la fauna salvaje, impulsar un etiquetado transparente, que preste especial atención a sectores vulnerables como el apícola, y el apoyo al sector agrario explicando su importancia al resto de la sociedad. Para representar esta denuncia, han preparado una 'performance' reivindicativa con el título 'menú que los hombres y mujeres del campo de Madrid ponen cada día en tu mesa" que representa "la indispensable función de la agricultura y la ganadería de alimentar al planeta". "Para que sigamos alimentando a la sociedad, necesitamos que nos apoyen", han dicho los organizadores de la 'performance', que han invitado a la población a que participe, "porque esta es una lucha por la soberanía y la seguridad alimentaria de todos".

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), Luis Planas, explicó el martes que se reunirá con la gran distribución, como "parte de la solución del problema" del campo y convencido de que "será sensible" a la situación de los agricultores y ganaderos. Precisamente, Ivana Martínez, secretaria general de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos de Madrid, que se ha sumado a la manifestación de este miércoles, ha señalado que "la principal demanda es que queremos precios justos para los productos agroalimentarios. Que valgan lo que tengan que valer y no lo que marcan las grandes cadenas de distribución y alimentación, que son las que se llevan siempre el valor añadido”.

Algunos presidentes autonómicos del PSOE como el extremeño Guillermo Fernández Vara están alertando sobre el riesgo de que se esté gestando un movimiento como el de los chalecos amarillos que surgió en Francia hace casi dos años, a raíz del incremento del precio de los combustibles. Temen, además, que la ultraderecha de Vox pueda capitalizar políticamente la indignación del mundo rural, fomentando un proteccionismo al estilo de Trump que puede sonar bien a algunos oídos ante la gravedad de la situación en la que se encuentran. En la manifestación, la aparecido el líder del partido de la extrema derecha, Santiago Abascal, y su presencia ha provocado reacciones dispares. Mientras que algunos de los participantes la han agradecido, otros han denunciado que se quiera utilizar el problema para pescar votos. “No queremos politizar nuestra protesta”, han señalado los detractores. Abascal, que apenas ha hecho declaraciones, sí ha aprovechado para lanzar su propuesta autárquica en contra de los "productos extranjeros". Pero el caso es que se ha tenido que marchar entre gritos de "¡Fuera!", "¡Sinvergüenzas!"  y "¡Enseña las manos, a ver los callos que tienes!"

Hace justo una semana, ya se vivieron fuertes protestas y cargas policiales en Don Benito (Badajoz), durante la apertura de Agroexpo, en una manifestación que reunió a miles de agricultores. A raíz de esas movilizaciones, Vara se reunión con las organizaciones representadas en el Consejo Asesor Agrario de Extremadura, en concreto UPA-UCE, APAG y Asaja. Vara, por cierto, ha avisado también sobre la relación que pueda tener con el malestar del campo la subida del salario mínimo. "Si se estuviera pagando lo que se tendría que pagar, el resto del debate no existiría", dijo sobre este asunto, que él mismo pidió analizar tras el incremento de 18.000 desempleados en la región en el último trimestre, según los datos de la EPA conocidos el pasado martes.

CCOO, sin embargo, ha subrayado que el crecimiento del paro agrario en el primer mes del año es ajeno a la subida del SMI que, según el sindicato, los empresarios agrarios "han demonizado". "Nunca una mejora de las condiciones salariales de los trabajadores es la culpable del descenso del empleo en un sector como el agrario, con graves problemas en la cadena de valor y en la conformación de los precios", ha señalado el sindicato.

CCOO ha achacado la subida del paro en enero en la agricultura, con 9.085 desempleados más (+6,4%), a la salida de población asalariada del sector, los efectos de la sequía en producciones cuya recolección se realiza en este mes, siendo los más significativos en términos de empleo la recogida de la aceituna y cítricos, doblemente castigados por sequia y efectos del temporales como la DANA y, posteriormente, por la borrasca 'Gloria'. En este sentido, CCOO-Industria considera que el nuevo Gobierno debe abrir una nueva etapa de mejora de la calidad y estabilidad del empleo, así como de los mecanismos de protección al desempleo agrario y las reformas "urgentes y necesarias" para dignificar el trabajo en el sector primario. Finalmente, ha exigido al Ejecutivo "valentía y compromiso" con los trabajadores del campo para lo que es fundamental cambios "significativos" en el marco actual de relaciones laborales para mejorar sus condiciones de vida y trabajo.

El presidente del Gobierno ha querido expresar su solidaridad y su compromiso para abordar los problemas del campo a través de un mensaje publicado en Twitter:

El pasado lunes se constituyó una mesa de negociación entre el ministerio de Agricultura y las principales organizaciones agrarias (UPA, COAG y Asaja). El ministerio propuso varias soluciones pero la gran preocupación es que en la negociación del presupuesto comunitario se reduzca las partidas para el campo. En concreto, se especula con una rebaja de entre un 12% y un 15% tanto a consecuencia del Brexit como de las nuevas prioridades de gasto (migración, frontera exterior...) lo que afectaría muy seriamente a la PAC, la Política Agrícola Común.

RELACIONADO