La Fiscalía y el FBI denuncian “cero cooperación” del príncipe Andrés en el ‘caso Epstein’

La Fiscalía del distrito sur de Nueva York y el FBI revelaron este lunes que han contactado con los abogados del príncipe Andrés de Inglaterra para entrevistarse con él en relación al caso de tráfico sexual en el que estaba acusado el multimillonario Jeffrey Epstein, pero este no está cooperando.

El fiscal federal Geoffrey Berman señaló en declaraciones a los medios locales delante de la casa de Epstein, en Manhattan, que tanto su oficina como el FBI (Oficina Federal de Investigaciones) han pedido la colaboración del miembro de la casa real británica y que, hasta la fecha, este ha ofrecido “cero cooperación”.

En este sentido, Berman recordó que el príncipe dijo a través de un comunicado y en una entrevista a la cadena británica BBC que estaba dispuesto a cooperar con la justicia para investigar los presuntos delitos cometidos por Epstein y sus supuestos colaboradores.

El fiscal federal no ha aclarado en qué consistiría la entrevista con el príncipe Andrés ni qué quieren averiguar las autoridades sobre el segundo hijo de la reina Isabel II, pero apuntó que Epstein no pudo haber cometido los supuestos delitos sin ayuda de terceros.

Berman expresó que generalmente la Fiscalía no revela a quién pide información o a quién involucra en investigaciones criminales, pero resaltó que en este caso el público merecía conocer la petición porque el príncipe Andres indicó públicamente su voluntad de colaborar.

Hace unos meses, tras ser entrevistado por la BBC y admitir que se hospedó varias veces en casa del magnate, Andrés de York anunció su retirada de la vida pública.

En las mismas fechas, el príncipe fue acusado por una mujer estadounidense, Virginia Giuffre, quien dijo haber sido coaccionada por Jeffrey Epstein para mantener relaciones sexuales con Andrés de York cuando ella tenía 17 años.

Aunque el caso penal contra Jeffrey Epstein se cerró tras su supuesto suicidio en prisión, el 10 de agosto del pasado año, continúa abierta una investigación civil para exigir el pago de compensaciones económicas y el FBI investiga si existió una red de captación y tráfico sexual de menores en torno al millonario.