La legitimidad de Guaidó como líder de Venezuela enfrenta a Felipe González con Zapatero y Sánchez

El expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero cree que el actual jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, "no se equivoca, acierta" no recibiendo al presidente interino de Venezuela y líder de la oposición, Juan Guaidó. Zapatero ha hablado en la SER e inmediatamente después otro expresidente socialista, Felipe González, ha emitido un comunicado en el que subraya que considera al presidente encargado Juan Guaidó como "único representante legitimado democráticamente" del país, "de acuerdo con la Constitución de Venezuela". A esa polémica se le suma la del encuentro clandestino mantenido por el ministro de Transportes y número tres del PSOE, José Luis Ábalos, con la vicepresidenta venezolana Delcy Rodríguez, número dos de Maduro. La oposición ha exigido a Ábalos explicaciones por un lado por la reunión en sí ya que Delcy Rodríguez tiene prohibido pisar el suelo europeo. Y por otro, por el hecho de que el ministro español mintiera en primer término afirmando que la reunión no se había producido y en segunda instancia afirmara que sí había tenido lugar.

Guaidó, reconocido como presidente “encargado” por España y más de 50 países, estará este fin de semana en Madrid como parte de su gira por Europa para recabar apoyos de cara a lograr un cambio en Venezuela. Será recibido por la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, pero no por el presidente del Gobierno, un asunto que ya ha provocado un aluvión de críticas por parte de la oposición que ha encontrado un nuevo artefacto propagandístico para tratar de erosionar al Ejecutivo.

De hecho, PP y Cs se han apresurado a apuntarse al acto de Guaidó va a celebrar este sábado en la Puerta del Sol de Madrid, donde ha convocado a los venezolanos residentes en la capital española, al tiempo que han aprovechado para reprochar a Sánchez que marque distancias respecto al ‘presidente encargado’, después de haber sido su Gobierno el que lideró el reconocimiento europeo de esa figura. Lo cierto es que el reconocimiento se produjo cuando Guaidó se autoproclamó presidente pero con la petición expresa de que se convocaran elecciones en Venezuela para que las urnas legitimaran su presidencia, cosa que no ha sucedido.

La polémica ha crecido además con las informaciones sobre la supuesta entrevista del ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, con la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, que tiene prohibida la entrada en territorio Schengen. El encuentro ‘secreto’ se habría producido en el aeropuerto de Barajas, a bordo del avión en el que Rodríguez viajaba a Turquía. Ábalos no ha confirmado ni negado que se hayan producido estos encuentros, aunque ha ironizado con la falta de relevancia de este tema. “No me pregunta nadie por las pensiones, no me pregunta nadie por la subida del salario mínimo, no me pregunta nadie por los problemas de la gente pero sí por si me reúno con uno de Venezuela o no”, ha lamentado. Enfrente, el líder del PP, Pablo Casado, ya ha pedido la dimisión del ministro. La oposición le exige que dé explicaciones en el Congreso.

Con este panorama de fondo Zapatero, que cree que hay mucha “desinformación” sobre Venezuela, ha dicho que “el enfoque sobre ese país tendrá que cambiar en muchas actitudes y cabezas”. El político socialista ha afirmado en la Cadena SER que es un error promover sanciones económicas “para que sufra un pueblo” y ha apelado al diálogo entre las dos partes como vía para resolver el conflicto de manera “pacífica”.

Zapatero, que en los últimos cuatro años ha viajado 38 veces a Caracas, ha comentado que la visión externa del conflicto le recuerda al Irak de Sadam Hussein, “donde uno era malo malísimo”, en referencia al presidente Nicolás Maduro, instado por Estados Unidos en varias ocasiones a abandonar el poder tras las elecciones. El exsecretario general del PSOE ha explicado que el reconocimiento internacional a Juan Guaidó como “presidente encargado” de Venezuela el pasado febrero ha creado una situación “insólita” y “sin precedentes” desde el punto de vista de la legalidad internacional.

Tras estas declaraciones, González ha emitido un comunicado para reconocer al líder opositor, presidente de la Asamblea de Venezuela, cómo único representante legitimado democráticamente “frente al poder fáctico representado por la tiranía de Maduro y sus apoyos espurios de la llamada Asamblea Constituyente, del Tribunal Supremo o de la cúpula militar”. “A Maduro sólo hay que creerlo cuando dice que nunca más convocará elecciones para perderlas. Por eso controla el Consejo Nacional Electoral y los poderes citados”, advierte González.

Este expresidente, que se mantiene en contacto con Guaidó, avisa de que la democracia en Venezuela “ha desaparecido” y ha sido “sustituida por una dictadura tiránica que ha convertido a la República en un estado fallido”. El líder opositor llegará este sábado a Madrid y será recibido por la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, pero no por el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez.

Tras el comunicado, Zapatero ha vuelto a hablar respondiendo a preguntas de los periodistas en Valencia, donde la SER ha organizado un encuentro. No ha querido entrar en descalificaciones hacia González que ha considerado “muy respetable, aunque evidentemente no coincide con la suya. “Hace tiempo que pienso que una buena parte de las aproximaciones que se hacen a Venezuela son equivocadas”, ha explicado y  ha vuelto a apelar a la paz, la convivencia, el acuerdo y el consenso para los que, ha subrayado, “no valen aproximaciones radicales ni fundamentalismo”.

RELACIONADO