La intensa actividad sismológica del volcán Taal vuelve a poner en alerta a Filipinas

El Instituto de Vulcanología y Sismología del país no descarta la posibilidad de erupciones en las próximas horas

El volcán filipino Taal ha vuelto a provocar una intensa actividad sismológica y a expulsar grandes columnas de vapor a la atmósfera mientras las autoridades del país mantienen la segunda máxima alerta para evitar el riesgo entre la población, según ha informado el Instituto de Vulcanología y Sismología del país (PHIVOLCS) por sus siglas en inglés.

“Una actividad tan intensa podría desembocar en nuevas erupciones”, ha informado la agencia en su último boletín, donde ha confirmado que “la alerta de Nivel 4, la segunda más importante, sigue en vigor”.

Desde la entrada en acción del volcán el pasado 12 de enero han sido evacuados más de 300.000 residentes de todas las poblaciones situadas en un radio de 14 kilómetros, ha recordado el instituto.

Las últimas columnas de vapor se deben a la subida del magma, que está calentando el lecho marino, según ha explicado el director de la División de Prevención y Supervisión de Erupciones del PHIVOLCS, Mariton Bornas. “Parecía que había disminuido en los últimos días pero quizás era porque las chimeneas estaban atascadas. Dado que el vapor es más intenso, estos tapones parecen haber sido eliminados”, ha indicado.

Bornas se ha abstenido de pronosticar con exactitud una posible erupción, pendiente de nuevos datos. Aunque la probabilidad ha disminuido, existe el riesgo de que se repitan explosiones como la de 1754 o 1911. Esta última dejó más de mil muertos.