Amenábar y Almodóvar se baten en duelo en los Goya 2020

Las películas de los dos colosos del cine español parten como favoritas para coronarse en los Goya, con permiso de 'La trinchera infinita', que tras su inesperado triunfo en los Forqué ha ganado posiciones

Alejandro Amenábar y Pedro Almodóvar, los dos cineastas más internacionales y reputados del cine español, prometen una dura batalla en la 34 edición de los Premios Goya que se entregan este sábado en el Palacio de Deportes José María Martín Carpena de Málaga. Las 17 y 16 nominaciones que han cosechado Mientras dure la guerra y Dolor y gloria, respectivamente, sitúan a las dos películas como las favoritas de la noche, con permiso de la vasca La trinchera infinita, que llega como la gran tapada, con 15 candidaturas en su haber y un inesperado triunfo en los Premios José María Forqué. La fiesta del cine español promete diversión, actuaciones musicales y sorpresas en una gala que contará de nuevo con Andreu Buenafuente y Silvia Abril como maestros de ceremonias y sin la presencia de la icónica Pepa Flores/Marisol, que finalmente no acudirá a la ceremonia a recoger el Goya de Honor.

Tanto Mientras dure la guerra como Dolor y gloria han tenido una gran acogida entre el público en un año en que el cine español no ha despuntado en taquilla, con la cuota de pantalla cayendo al 15%. La cinta de Amenábar ha sido la cuarta película más vista de 2019, con más de 11 millones de euros recaudados y 1,9 millones de espectadores. Por su parte, Dolor y gloria, en la que Almodóvar intercala momentos de su infancia y su madurez con pasajes ficcionados, fue la quinta película más vista del pasado año, con una recaudación de 5,7 millones de euros y 947.400 espectadores.

Ambas han marcado el año cinematográfico español y ahora dirimen sus opciones de coronarse en los Goya. Son las dos grandes favoritas. Mientras dure la guerra, que supone el regreso de Amenábar al cine español tras rodar dos grandes producciones en Hollywood, se fue de vacío en los Premios Feroz y en los Forqué, lo que le podría restar opciones, aunque su aproximación a la guerra civil española y a la figura de Unamuno pueden ser del gusto de los académicos frente a un Almodóvar cuya relación amor/odio en los Goya podría volver a pasarle factura tras 14 años de sequía sin premios, concretamente desde que Volver lograra cinco ‘cabezones’ en 2006.

El cineasta manchego fue el gran triunfador en los Feroz, con 6 premios, incluyendo Mejor película drama y director. Su paso triunfal por el Festival de Cannes y la gran temporada de premios, incluidas las dos nominaciones al Oscar, podría ser un gran aval para que Almodóvar vuelva a reinar en los Goya.

En cuanto a La trinchera infinita, en la que el trío formado por Jon Garaño, Aitor Arregi y Jose Mari Goneaga da voz a los ‘topos’ de la Guerra Civil y la posguerra, es la tercera película más nominada de los Goya con un total de 15 nominaciones y ya dio la sorpresa en los Forqué, que conceden los productores de EGEDA, con el premio a la Mejor película de ficción.

Menos opciones de victoria tienen las otras dos películas candidatas al Mejor filme. Lo que arde de Oliver Laxe ha sido una de las gratas sorpresas de la temporada y viene avalada por el Premio al Jurado en la pasada edición del Festival de Cannes. Se trata de una película poética y arriesgada y ya es todo un triunfo que se haya colado entre las cinco nominadas a la Mejor película. También aspira a los Goya a Mejor dirección y Mejor actriz. Intemperie, una crónica de la cruda España rural de posguerra dirigida por Benito Zambrano, aspira a cinco galardones, entre ellos los de Mejor película y Mejor guion adaptado.

Amenábar también compite por el Goya a Mejor director junto a Pedro Almodóvar, la terna vasca de La trinchera infinita y el gallego Oliver Laxe por Lo que arde. En cuanto a la Mejor dirección novel, Belén Funes, la única cineasta nominada a la mejor dirección, es una de las favoritas junto a Salvador Simó por la cinta de animación Buñuel en el laberinto de las tortugas. También compiten en esta categoría Aritz Moreno por Ventajas de viajar en tren y Galder Gaztelu-Urrutia por El hoyo, película ganadora en la pasada edición de Sitges.

Banderas, favorito para alzarse con su primer Goya

En el apartado interpretativo, Antonio Banderas es el indiscutible favorito para alzarse con su primer Goya al Mejor actor por Dolor y gloria. Tras cinco nominaciones sin premio y el Goya de Honor 2015, el malagueño ansía con llevarse al fin el galardón en su tierra y con su gente. Su interpretación de Salvador Mallo ya le ha reportado un buen puñado de premios por todo el mundo, entre ellos la Palma de Oro al Mejor Actor en el Festival de Cannes o el Premio del Cine Europeo. Por si fuera poco, Banderas ha optado al Globo de Oro y aspira al Oscar el próximo 9 de febrero en el Dolby Theatre de Los Ángeles.

Todo indica que este será su año y sería una auténtica sorpresa que Banderas no se llevara el ‘cabezón’. Sus rivales son el también malagueño Antonio de la Torre, que suma su decimocuarta candidatura por La trinchera infinita, Luis Tosar por su papel de vengador en Quien a hierro mata y Karra Elejalde por dar vida a Unamuno en Mientras dure la guerra. Entre todos suman un total de 31 nominaciones y 7 premios y, pase lo que pase, Javier Bardem seguirá ostentando el récord de ser el actor más laureado en la historia de los Goya con 5 galardones.

Las espadas están en todo lo alto en el apartado de Mejor actriz protagonista, con dos claras favoritas al premio: Belén Cuesta por La trinchera infinita y Marta Nieto por Madre. La primera parte con una ligera venta en las apuestas tras demostrar que también es una gran actriz en papeles dramáticos, más allá de su innata vis cómica, y la segunda tras interpretar su primer papel protagonista y recibir un premio en el Festival de Venecia. Greta Fernández podría dar la sorpresa por La hija de un ladrón y Penélope Cruz tiene escasas opciones tras sumar su decimosegunda candidatura por Dolor y gloria.

Asier Etxeandia y Leonardo Sbaraglia aspiran al Goya al Mejor actor de reparto por Dolor y gloria, junto a Eduard Fernández por Mientras dure la guerra y Paco Cabezas por Intemperie. En la categoría femenina hacen doblete Mona Martínez y Natalia de Molina por Adiós, Nathalie Poza por Mientras dure la guerra y la gran favorita, Julieta Serrano, que a sus 86 años de edad podría alzarse con su primer Goya por dar vida a la ‘madre’ de Almodóvar en Dolor y gloria.

El Goya al Mejor actor revelación tiene como candidatos a Enric Auquer por Quien a hierro mata, Nacho Sánchez por Diecisiete, Vicente Vergara por La trinchera infinita y Santi Prego por Mientras dure la guerra. Y el Goya a actriz revelación irá a parar a una de estas cuatro: Pilar Gómez por Adiós, Carmen Arrufat por La inocencia, la veterana y no profesional Benedicta Sánchez por Lo que arde y Ainhoa Santamaría por Mientras dure la guerra.

Pepa Flores, la gran ausente

Era la gran incógnita de la noche. Finalmente, Pepa Flores, conocida artísticamente como Marisol, no acudirá a recoger el Goya de Honor 2020 que le ha otorgado la Academia de Cine. En su lugar, acudirán a recoger el galardón sus hijas María y Celia.

Se había especulado con su asistencia hasta este mismo sábado, pero el hermetismo de la que fuera niña prodigio del cine en la década de los 60 se ha vuelto a imponer una vez más y de nuevo se ausentará de un acto público.

La Academia de Cine ha reconocido a la malagueña “sus inolvidables interpretaciones y por ser una de las actrices más queridas y recordadas por el público”

Andreu Buenafuente y Silvia Abril repetirán como maestros de ceremonia, por segundo año consecutivo, en una gala que promete ser muy visual y no demasiado sarcástica y sacar partido al enorme espacio habilitado dentro del polideportivo Martín Carpena.

La representación política vendrá avalada al más alto nivel por el presidente del Gobierno Pedro Sánchez. Hasta ahora el único líder del Ejecutivo que había asistido a estos premios había sido José Luis Rodríguez Zapatero, en una sola ocasión, en 2005. También asistirán a la ceremonia el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes; el de titular de Consumo, Alberto Garzón; el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, y la diputada de Ciudadanos, Inés Arrimadas.

Por su parte, Santiago Abastal, líder de Vox -partido que ha sido invitado por primera vez por parte de la Academia de Cine- ha declinado asistir a la gala. Hace un año la formación de ultraderecha sembró la polémica al quejarse por no ser invitado a la gala y cuestionar la financiación pública de los galardones.

La alfombra roja volverá a congregar a los rostros más destacados del panorama cinematrográfico español, con estrellas internacionales como Penélope Cruz, Antonio Banderas o Pedro Almodóvar entre los nominados. También desfilarán actores y actrices como Ángela Molina, Marisa Paredes, María Barranco, José Coronado, Paco León, Najwa Nimri, Belén Rueda, Marta Etura, Clara Lago, Ernesto Alterio o Javier Calvo y Javier Ambrossi ‘Los Javis’. Todos ellos se encargarán de entregar alguno de los ‘cabezones’, al igual que personalidades ajenas al mundo del cine, como el exfutbolista Carles Puyol o la nadadora Ona Carbonell.

Una novedad este año es que se colocarán pantallas en el exterior del recinto y se habilitará un espacio para que los malagueños puedan vivir de cerca el ambiente de los Goya. Sólo falta que la meteorología lo permita, después del temporal que ha azotado Málaga en las últimas horas.