Rosa María Mateo pone su cargo al frente de RTVE a disposición del Gobierno

La administradora única de RTVE aseguró en febrero de 2019 que dejaría su puesto en cuanto se formara Gobierno tras las elecciones

La administradora única de RTVE, Rosa María Mateo, ha puesto su cargo a disposición del Gobierno, según han informado a Efe fuentes de la Corporación.

Mateo ha planteado esta decisión directamente al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el transcurso de una conversación que han mantenido ambos este miércoles por la tarde por teléfono, según las mismas fuentes. Precisamente, este miércoles, los consejos de Informativos de TVE, RNE y RTVE.es han instado, en un comunicado a los poderes Ejecutivo y Legislativo, a que retomen el proceso de selección de los candidatos y la posterior elección de un nuevo Consejo de Administración y de un nuevo presidente de la Corporación RTVE.

La radiotelevisión pública, según los consejos de Informativos, "no puede continuar gobernada por cargos provisionales, porque genera inestabilidad y graves consecuencias para nuestra labor diaria". Por eso, urgen a completar el concurso público puesto en marcha en 2018 y que es, a día de hoy, el único proceso de elección en activo.

"Reclamamos -dicen en el comunicado- que cualquier cambio en este sistema sea lo más consensuado posible, de forma que el resultado final refleje la pluralidad de la sociedad española a la que se debe esta Corporación pública". También advierten de que estarán en contra "de cualquier cambio que facilite el control partidista de una empresa que sólo puede deberse al interés general".

En febrero de 2019, Mateo compareció ante la Comisión Mixta de Control Parlamentario a RTVE en la Cámara baja, donde anunció que dejaría su puesto en cuanto se formara Gobierno después de las elecciones.

En aquella ocasión, la responsable de la Corporación explicó ante los diputados que presentaría su "dimisión inmediata" al nuevo Ejecutivo que surgiera de los comicios del 28 de abril. "Podrá aceptarla o no", añadió, antes de recalcar que su intención "no es atarse a la silla en ningún momento", ni seguir en su puesto "a costa de lo que sea".