Una diputada de Vox en Andalucía renuncia a su acta por acoso laboral: “No me dejan trabajar y me han silenciado”

Vox niega los hechos y la acusa de usar las instituciones "para su medro personal" y de tener un "anómalo comportamiento"

La parlamentaria autonómica de Vox por Almería Luz Belinda Rodríguez ha anunciado que va a dejar su grupo en la Cámara andaluza tras denunciar que es objeto de acoso laboral, una decisión que no comparte la dirección nacional del partido, que le ha pedido el acta y la ha acusado de “medrar y actuar contra” esta formación.

Rodríguez ha explicado que interpuso denuncia ante la Policía Nacional en Sevilla porque “le abrían cartas y correspondencia personal sin que ella” lo hubiese “autorizado” y precisa que debe acudir a ratificar esa denuncia al juzgado el día 30.

Ha asegurado, asimismo, que puso en conocimiento de la dirección nacional de Vox la situación “sin obtener amparo” y que la cúpula que lidera Santiago Abascal le ha pedido que “retire la denuncia en varias ocasiones”.

“Almería no está representada, me han llegado a decir que me calle en las reuniones y no puedo defender a mi gente, a la que nos votó, cada vez me representa menos Vox y los compañeros están muy quemados con esta dictadura. He llorado mucho de impotencia porque no me dejan trabajarme han silenciado y no aguanto más“, ha relatado en el ‘Diario de Almería’.

Rodríguez fue elegida diputada autonómica por Almería en los comicios de diciembre del 2018 y, según ha declarado, desde entonces la dirección del grupo parlamentario la ha ido dejando sin funciones hasta el punto de que muchas de sus iniciativas no han podido ser registradas.

La diputada ya ha recogido sus pertenencias del despacho del grupo parlamentario y en breve hará efectiva la formalización de su renuncia, un extremo que aún no consta en el registro del Parlamento autonómico.

Queda por saber si entregará el acta de diputada, como le ha solicitado la dirección nacional de Vox, o continuará como parlamentaria no adscrita, lo que dejaría con once diputados a este partido, socio de investidura y presupuestario del Gobierno andaluz del PP y Ciudadanos.

La versión de la diputada contrasta con los argumentos de su partido, que en un comunicado la ha descalificado y personal y profesionalmente como portavoz adjunta.

Vox rechaza las acusaciones

El Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de Vox asegura que la destitución se basa en que esta formación “no está dispuesta a admitir” que sus cargos electos hagan un uso de las instituciones para su “medro personal y que obvien” el compromiso adquirido por este partido con sus votantes.

La expulsión, prosigue Vox, está además fundamentada en la reiterada falta de compromiso y el “anómalo” comportamiento de la diputada que llevaba meses siendo advertida por diversas causas, entre ellas, afirma, su negativa a intervenir en el pleno de la Cámara andaluza en varias ocasiones.

También esgrime que Rodríguez ha presentado iniciativas parlamentarias “contrarias” al ideario y el programa de esta formación, que ha gestionado bajas médicas sin comunicación al grupo y en que ha concedido entrevistas durante esos periodos en los que supuestamente no podía trabajar.

“La señora Rodríguez ha protagonizado enfrentamientos y reiteradas faltas de respeto con el personal funcionario del Parlamento de Andalucía”, critica este partido, que acusa a la diputada almeriense de utilizar las redes sociales “contra” el partido y de enfrentarse a sus compañeros de grupo.

En una entrevista en Canal Sur Radio, el portavoz parlamentario de Vox, Alejandro Hernández, ha dicho que no tenía conocimiento de las declaraciones de Rodríguez y tras asegurar que lamentaba su decisión, ha reconocido que era “un lamento a medias” para su formación.

“Es un lamento a medias porque ni en términos cualitativos ni por la aportación y la calidad de su trabajo ni su condición humana no aportaba grandes cosas, por lo que en ese sentido no va a ser una pérdida muy sonada”, ha señalado el portavoz de Vox.

Luz Belinda Rodríguez adquirió cierta notoriedad mediática en marzo del 2019 cuando presentó una proposición no de ley de Vox en la que defendía una inmigración “regulada y legal”, frente a un sistema “viciado que hace el juego a las mafias” que trafican con seres humanos. Durante su intervención comparó el rescate de Salvamento Marítimo a inmigrantes con “un servicio de autobús”.

En la polémica sobre su abandono de Vox ha terciado también el portavoz adjunto del PSOE en el Parlamento, Rodrigo Sánchez Haro, quien ha considerado que si se “confirma” que la diputada está sufriendo acoso laboral por parte de la dirección de su grupo, como ella ha denunciado, sería “una aberración”.