Ayuso se desmarca del veto parental de Vox: “Es innecesario, en Madrid no se adoctrina a los niños”

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha rechazado este martes el 'pin parental' propuesto por Vox porque considera que es "innecesario", dado que en la autonomía no se adoctrina a los niños. "No está en el acuerdo de investidura con el que se creó este Gobierno. Nosotros vamos a cumplir lo que hemos acordado. Los problemas de la educación no están en eso. No están por aquí", ha subrayado la dirigente en rueda de prensa, en la Real Casa de Correos.

Ayuso ha mandado también un mensaje de “tranquilidad” a los ciudadanos asegurando que “los profesores no se levantan pensando cómo van a adoctrinar a los alumnos” ni se están dando talleres a alumnos cuyos padres no quieren que esto se lleve a cabo. De hecho, ha asegurado que en la autonomía no se ha presentado “ni una sola denuncia” formal por esta cuestión.

La dirigente madrileña ha defendido con insistencia la libertad de las familias a decidir y, en este sentido, ha recordado que lo que sí se firmó en el acuerdo de investidura es que los padres puedan conocer al principio del curso, antes de elegir matrícula, todas aquellas actividades extracurriculares previstas en los centros.

Para la jefa del Ejecutivo autonómico, este debate “estéril” e “inexistente” lo ha creado la ministra de Educación, Isabel Celáa, con sus declaraciones sobre que “los hijos no son propiedad de los padres”. “La política tiene que estar fuera de las aulas”, ha remarcado a continuación. “Si en una misma clase hay un padre de Vox y una madre de Podemos y están en contra de que al alumno le hablen de Lorca lo único que hacemos es emponzoñar la convivencia en las aulas y romper el vinculo directo y necesario que tiene que existir entre el profesor y el alumno”, ha declarado.

En cuanto a que Vox haya puesto sobre la mesa su implantación para dar su apoyo a los Presupuestos de 2020, Ayuso ha sostenido que la Comunidad es el “motor” económico del país y que no sería “lógico” que sus cuentas se vieran pospuestas a otros ejercicios por un tema “inexistente”.

“Mantengo la postura y defiendo a ultranza que los pactos están para cumplirse. Vox decidió sacar el ‘pin parental’ y entonces con esto hemos creado un acuerdo de Gobierno. No hay que dejarse llevar por cantos de sirena, por provocaciones del Gobierno de España. Hay que seguir gobernando con estabilidad y con cabeza”, ha manifestado. La presidenta cree que no hay que caer “en juegos políticos” y ha remarcado que no puede legislar sobre algo que “no hay” en la región.

Por su parte, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha asegurado que en esta comunidad “no hay ningún tipo de adoctrinamiento” porque hay “libertad educativa y más del 90 % de los padres mandan a sus hijos al centro de su primera opción”. Para Almeida, “lo importante es que Vox ayude y coopere en la aprobación de los Presupuestos” autonómicos, algo “fundamental en estos momentos de incertidumbre”, ha dicho tras asistir a un desayuno informativo. A su juicio, “poner condiciones” a los presupuestos en Madrid, donde los padres “no han denunciado que exista ningún problema de adoctrinamiento, no es lo más razonable; tenemos que hacer un esfuerzo entre todos para aprobar los presupuestos”, ha concluido.

Vox recuerda a PP y Cs que requiere de sus votos

Sin embargo, la portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, ya advirtió este lunes que el pin parental va a ser “fundamental” para la aprobación de los presupuestos de la Comunidad de Madrid de 2020 y ha recordado que su apoyo a PP y Cs “fue de investidura, no de gobierno”. Así lo aseguró en una entrevista en Onda Madrid, en la que remarcó que el pin parental “y no otra cosa” será determinante para dar su voto a favor de los presupuestos, al igual que ha sucedido en Murcia.

“Me parece lógico que el PP, que defiende la libertad en la Comunidad de Madrid, no tendrá ningún problema en apoyarlos”, ha aseverado Monasterio, quien ha asegurado que “la educación de los hijos es de los padres, no del Estado”.

La portavoz de la formación de Santiago Abascal ha criticado al vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, por ser “más próximo al socialismo, que es enemigo de la libertad”.

Ha insistido en que el PP y Ciudadanos “no deberían tener ningún problema” con la aprobación del pin parental ya que se ha firmado en Murcia: “Quizás es que dicen una cosa y luego otra”.

Por otro lado, Monasterio ha indicado que realizarán una propuesta para que en todos los colegios de Madrid “no se pueda obligar” a las niñas menores de 18 años a ir con velo a clase. “Las niñas tienen derecho a ser iguales y esto es una incoherencia que se les permita llevar una vestimenta que suponga una degradación para la mujer porque va en contra de la igualdad”, ha remarcado la portavoz de Vox.

En el mismo sentido, el secretario general de Vox y portavoz en el Ayuntamiento de Madrid, Javier Ortega Smith, ha insistido este martes en que su formación aboga por que se respete la libertad de educación en los centros escolares de Madrid, y ese respeto será “condición necesaria” para apoyar los presupuestos de esta comunidad.

El portavoz municipal madrileño se ha remitido a la postura defendida por Monasterio, quien “ha dejado bien claro” que esa va a ser una “condición necesaria” para dar su apoyo a los presupuestos. Una condición, ha seguido defendiendo, que Monasterio “tiene derecho” a imponer, y “lo hace en conciencia y en coherencia” con lo que Vox sostiene en toda España: que no se den charlas ideológicas, políticas o de contenido sexual a menores, y que se respete la libertad de educación.

“A diferencia de otros partidos, nosotros no decimos una cosa en Murcia y la contraria en Madrid; no proponemos respeto a la libertad lingüística en Madrid y no lo hacemos en Galicia, como hace el PP. Somos coherentes, tenemos un único discurso para toda España”, ha subrayado.

El dirigente de Vox ha repetido que la Constitución avala que los padres puedan educar a sus hijos “de acuerdo con sus valores y su conciencia”, y por ello pide que se pueda “preservar a los menores de cualquier adoctrinamiento, de tipo sexual” o también de tipo político, “como por desgracia sufren en grandes zonas de España como Cataluña, País Vasco, Comunidad Valenciana o Baleares”, si los padres quieren evitarlo.

Vox, ha continuado, defiende la libertad, y si unos padres quieren que un “lobby” acuda al colegio a contar a sus hijos “las excelencias de la ideología de género o del adoctrinamiento separatista”, tienen derecho a que así sea, aunque “es lamentable que ocurra en una escuela”. “Pero son los padres los que deciden, nadie debería sorprenderse, eso es libertad. ¿Usted quiere que a sus hijos les den estas materias? Pues fenomenal”, ha zanjado.