Sánchez se reunirá con Torra a primeros de febrero y acusa a la oposición de ‘bloqueo’ y ‘bronca’

El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, propondrá al presidente de la Generalitat, Quim Torra, mantener una reunión en Barcelona en la primera semana de febrero, ha anunciado este lunes en una entrevista con TVE, la primera que realiza en televisión tras tomar posesión del cargo. En ella, Sánchez ha acusado a las tres derechas de 'bloqueo' y 'bronca' permanente y ha apelado al diálogo y al consenso democrático.

Torra exige esta entrevista bilateral antes de que eche a andar la mesa de diálogo entre los dos gobiernos pactada entre el PSOE y ERC en su acuerdo de investidura. Ese acuerdo establecía que la mesa de diálogo que debe buscar una solución al “conflicto político” en Cataluña se debería constituir en los 15 días siguientes a la formación del Gobierno español, un plazo que no se va a cumplir si la entrevista con Torra no tiene lugar hasta febrero.

Sánchez ha minimizado el retraso y lo ha achacado a que la mesa de diálogo es con el Govern catalán, formado por Junts per Catalunya –que no fue parte del acuerdo de investidura– y ERC. El presidente aseguró que la sociedad catalana “tendrá que votar los acuerdos” a los que, en su caso, finalmente se llegue en esa mesa. El acuerdo, sin embargo, según Sánchez, no podrá ser sobre algo que “divida”, dando así a entender que el mismo no podrá ser sobre la secesión de Cataluña

El presidente del Gobierno ha subrayado que el independentismo catalán “tiene que ser consciente de que fracturaron la sociedad catalana”, al haber una parte de catalanes que no se sienten reconocidos y arropados por el Gobierno de Cataluña. “Y son muchos, yo mismo, los que nos sentimos agredidos cuando dicen que España no es una democracia plena”, ha añadido.

“Hay partidos que no quieren diálogo y partidos que les viene bien el conflicto, pero nosotros queremos solventar esta crisis que se vive en Cataluña. En el marco de la Constitución es donde podemos encontrar el acuerdo en el que podemos resolver la crisis política catalana”, ha zanjado.

El jefe del Ejecutivo ha manifestado su compromiso de que ésta sea la legislatura del “diálogo territorial” y ha adelantado que se desplazará a todas las Comunidades Autónomas para entrevistarse con todos los presidentes autonómicos, no sólo con Torra.

El presidente del Gobierno justificó además su decisión de nombrar a Dolores Delgado nueva fiscal general del Estado y pidió “darle un voto de confianza” porque su currículo es “impecable”. “Yo le he pedido que actúe con absoluta independencia y el Gobierno va a respetar absolutamente su autonomía”, insistió para hacer frente a las críticas de PP, Cs y Vox. En este punto, el presidente reprochó “a la derecha” que “no asuma su derrota electoral”. “Están en la bronca, en las cortinas de humo”, ha señalado.

Los PGE, antes de que acabe el verano

Por otro lado, Sánchez ha manifestado su intención de tener aprobados los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2020 “antes de que finalice verano”, para lo que intentará recabar el apoyo de todas las formaciones, y ha asegurado que se impulsará la “justicia fiscal” para que “aquellos que más tienen contribuyan más”.

Ha subrayado que uno de los “compromisos” del Ejecutivo es tratar de aprobar las nuevas cuentas públicas antes de final de verano, al ser “necesario”, ya que en los últimos cinco años se han prorrogado en cuatro ocasiones, con dos años de Gobierno en funciones. Sánchez ha pedido a la oposición “remar en la misma dirección”, y ha defendido que aunque tiene derecho a “criticar” la gestión del Gobierno, “no puede bloquear el funcionamiento del Estado democrático”.

Por ello, ha marcado la importancia de alcanzar “grandes acuerdos” en aspectos como la renovación del Pacto de Toledo, la modificación de aspectos que generan precariedad en el mercado de trabajo y una senda de estabilidad presupuestaria que beneficie a las comunidades autónomas.

En este sentido, ha recordado que antes de las elecciones del 28 de abril el Gobierno socialista propuso una senda “francamente beneficiosa” pero PP y Cs se opusieron “en contra de los intereses de sus propios gobiernos autonómicos”.

“Una cosa es oposición y otra que salgan perjudicados gobiernos por el sectarismo y dogmatismo de los líderes nacionales”, ha criticado Sánchez, quien ha pedido “política útil”.

En cuanto a los apoyos a los PGE, se ha limitado a decir que el Gobierno pedirá el respaldo de “todas las fuerzas parlamentarias” para tratar de formular un Presupuesto basado en cinco ejes: consolidación del crecimiento económico, transición ecológica, derechos sociales, cohesión territorial y reto demográfico e igualdad entre hombres y mujeres.

Previsiblemente el Gobierno negociará a finales de marzo, una vez disponga de los datos de cierre de déficit de 2019, la nueva senda con Bruselas, para posteriormente llevarla junto al techo de gasto al Parlamento y a continuación presentar el proyecto de Presupuestos e iniciar su tramitación.

Además, el presidente del Gobierno renunció a apostar por la derogación de la reforma laboral y se limitó a apostar por la supresión de algunos de sus aspectos más lesivos. También, Sánchez reiteró su intención de subir el SMI al final de la legislatura hasta llegar al nivel del 60% del salario medio pero señaló que dejará margen al diálogo social para marcar el ritmo de las subidas.

Pide a Casado “volver al consenso democrático”

El presidente del Gobierno ha asegurado que el ‘PIN parental’ es un “problema inventado” por la ultraderecha y ha lamentado que “arrastre” a la derecha a posiciones “radicales y extremistas” al plantear conflictos, divisiones y rupturas. “A mi me gustaría que el presidente del PP, el señor Casado, volviera al consenso democrático educativo que respeta la educación integral de nuestros hijos e hijas”, ha asegurado.

Sánchez ha recalcado que “aquí no hay pin que valga”, al ser preguntado por cuál es el paso siguiente al plazo de un mes dado al Gobierno de Murcia para la retirada del ‘PIN parental’.

Además, ha asegurado, tras recordar que es padre de dos hijas que van a la escuela, que no se está hablando de un pin para evitar que los hijos puedan entrar en “páginas oscuras”. “Aquí estamos hablando del colegio, de un centro educativo, de una comunidad educativa donde está representado el director, el AMPA, los estudiantes, la comunidad docente, que por cierto está haciendo un trabajo extraordinario. Y, en caso de problema, existe también la inspección”, ha recalcado.

Sánchez ha insistido en que este mismo lunes el consejero de Educación de la Comunidad de Madrid, que gobierna el PP, ha dicho que ha habido cero denuncias y una sola queja por escrito. Por ello, ha reiterado que el problema no existe.

“¿Cuántos año lleva gobernando el PP en Murcia? Más de 20 años. ¿Han escuchado hablar al PP en Murcia del veto paternal? Pues claro que no. ¿Por qué ocurre eso? Ocurre por dos cuestiones. La primera porque Gobierna el PSOE en España y, por tanto, tienen que montar bronca por cualquier cosas. Y, en segundo lugar, y esto es lo preocupante es que la ultraderecha plantea conflictos, divisiones, rupturas, divisiones de consensos como es el educativo y arrastra a la derecha a posiciones radicales y extremistas”, ha enfatizado.

RELACIONADO