La actividad minera y metalúrgica en la época romana ya causaba contaminación ambiental

Un estudio con esqueletos realizado por investigadores de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) en colaboración con centros de toda Europa ha revelado que la actividad minera y metalúrgica de la época romana ya causaba en su momento contaminación ambiental que afectaba a la vida de las personas.

Así lo muestran, según recoge este trabajo de investigación, los esqueletos enterrados en la necrópolis de A Lanzada (Pontevedra), donde se hallan restos humanos por un período continuo de 700 años, y que presentan diferentes niveles de metales en los cuerpos en función de su antigüedad.

En un comunicado, la directora del estudio, Olalla López Costas, expone que “la minería y la metalurgia masivas de esos siglos se reflejan a la perfección en los huesos de las personas que vivieron en ese ambiente contaminado”, ya que arrojan niveles de plomo y mercurio muy superiores a los procedentes de la Edad Media.

Durante el período romano -añaden desde la USC- se dio un “clímax de la contaminación atmosférica” procedente de la intensidad de estas actividades en el noroeste peninsular, el cual demuestra que estos efectos en el medio ambiente “llevan afectando a la vida de las personas durante más de 2000 años”.

El estudio, dirigido por López Costas y en el que han participado los investigadores del grupo EcoPast Noemí Álvarez Fernández y Antonio Martínez Cortizas, ha sido publicado en la revista “Science of the Total Environment”.