Junqueras exige el indulto y presidir la Generalitat o Sánchez no tendrá Presupuestos ni legislatura

El líder de ERC dice que volvería a declarar unilateralmente la independencia de Cataluña e insulta y descalifica al Tribunal Supremo y al PSC

El Presidente del Gobierno Pedro Sánchez está nervioso y desesperado en su propia ratonera porque quien controla la situación política española es Oriol Junqueras desde la cárcel de Llenoders , donde vive como un Pachá y de donde a partir de ahora entrará y saldrá como Pedro por La Moncloa. Y desde donde le exige a Sánchez su indulto -y los del resto de condenados por el Tribunal Supremo-, para presentarse como candidato a la Generalitat que espera presidir con los votos de ERC, PSC y En Común Podem.

Y si estos objetivos no se cumplen y no se pactan de manera inmediata en la llamada ‘Mesa de diálogo’ entre los Gobiernos de España y catalán, no habrá Presupuestos Generales de 2020, la legislatura se acabará y Pedro Sánchez deberá convocar terceras elecciones a las que el PSOE iría hecho ‘unos zorros’, como las mangas del traje que la ministra Portavoz y de la Hacienda pública, María Jesús Montero, lució en el Palacio de la Zarzuela el día que prometió lealtad al Rey y la Constitución.

Así de claro ha dejado todo Oriol Junqueras en declaraciones desafiantes al diario ‘sanchista’ El País’. Las que han puesto los pelos de punta a los habitantes de La Moncloa y del Consejo de Ministros donde la presencia de Pablo Iglesias puede quedar en ‘flor de un día’ o meses, si esto sigue así. 

Lo llevamos diciendo y escribiendo en este periódico digital desde que el PSOE pactó la investidura de Pedro Sánchez con ERC, es decir con Oriol Junqueras: la cláusula secreta y el núcleo del pacto está en el indulto del Gobierno de Sánchez a Junqueras para que se convierta en presidente de la Generalitat, a cambio de favorecer la presidencia de Sánchez en el Gobierno de España (‘Tu a Boston y yo a California’). 

Y si esto no es así ERC no aprobará los Presupuestos de Sánchez y pondrá fin a la legislatura para que el PSOE, destrozado por su pacto con Podemos y con el golpismo catalán y el soberanismo vasco: se estrelle en las terceras elecciones generales (en menos de un año). 

Lo que por otra parte provocará en España una gran crisis institucional, el ‘cuanto peor para España mejor para el separatismo catalán’. Y abrirá una crisis en el PSOE de consecuencias imprevisibles. 

Todo esto lo llevamos diciendo y repitiendo desde hace varias semanas en este diario, pero asombra que los grandes medios de comunicación de este país -los escritos y los audiovisuales- no digan nada de los indultos que ya se están preparando para contentar a Junqueras. Lo que significa que: o bien no se enteran de lo que está pasando; o bien han sido ‘tocados’ por la ‘varita mágica’ de La Moncloa para que guarden silencio sobre los indultos y bajen el pistón de sus críticas al Gobierno. 

Todo esto lo acaba de confirmar Junqueras en unas declaraciones al diario ‘sanchista’ El País en las que amenaza con vetar los Presupuestos y poner punto final a la Legislatura y al gobierno de coalición PSOE-UP si no hay acuerdos importantes e inmediatos en la Mesa de Gobiernos o de ‘diálogo’ que será una Mesa de ‘monólogo’ de ERC, y en la que las dos cuestiones esenciales son: la presidencia de Junqueras en la Generalitat y la puesta en marcha de la ‘autodeterminación’ (disfrazada de ‘consulta’ catalana). 

Junqueras además afirma que no se arrepiente del golpe de Estado catalán que él dirigió en 2017 y asegura que lo volvería a hacer: ‘lo que hicimos en 2017 es para volver a hacerlo’, afirma con descaro y sin arrepentimiento. Lo que dificultará la ‘motivación’ del indulto del Gobierno y de su nueva Fiscal General, Dolores Delgado, la que ha sido propuesta por Sánchez sobre todo para apoyar los indultos. 

En su entrevista el delincuente Junqueras, condenado por sedición y por ladrón de fondos públicos (malversación), niega la democracia y el Estado de Derecho al que acusa de represor. Y ataca frontalmente al PSC -‘Roma no paga traidores’-, que está desconcertado y no sabe qué hacer. 

Y, dato importante, se niega a opinar sobre ‘la buena suerte’ -en libertad y ahora como eurodiputado’ de su gran enemigo Carles Puigdemont, al que odia más que a España. Lo que confirma su empeño y objetivo de lograr a corto plazo en las próximas elecciones autonómicas catalanas (antes del mes de junio) la presidencia de la Generalitat, para lo que necesita el indulto que lo libere de la cárcel y de la inhabilitación. 

O de lo contrario no habrá Presupuestos ni legislatura y el gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, colorín colorado, se acabará. 

RELACIONADO