PSC y comunes no ven a Torra en condiciones para el diálogo y le exigen adelantar elecciones

Los comunes han planteado al presidente de la Generalitat, Quim Torra, la aprobación de los Presupuestos y la convocatoria de elecciones autonómicas entre abril y mayo que conllevaría la constitución de un nuevo Govern en junio, una propuesta que el PSC cree que sería "deseable". Esta es la propuesta que los comunes han trasladado a Torra en la reunión de la mesa de diálogo catalana que se celebró este viernes en la Generalitat y en la que también participan, además de comunes y PSC, JxCat y ERC que ya han descartado cualquier adelanto electoral.

“Creemos que en el momento actual el Govern de la Generalitat, que fue elegido en un contexto muy diferente al que ahora se abre, no está en condiciones de abordar este nuevo escenario de diálogo para encontrar soluciones a medio y largo plazo”, han señalado los comunes en el documento que han llevado a la reunión.

Los comunes también han pedido que se garantice el diálogo respetando “el reconocimiento de Cataluña como sujeto político”, que se pueda “hablar de todo, sin imposiciones ni líneas rojas” y el compromiso de “consultar a la ciudadanía” los acuerdos que salgan del diálogo.

“Nos encontramos una fórmula de Gobierno que está absolutamente agotada, sin horizonte de futuro”, ha señalado la líder de los comunes, Jéssica Albiach, en rueda de prensa, y ha acusado a JxCat y ERC de “competir” para “ponerse trabas” a la hora de “avanzar en el diálogo y las soluciones”.

Albiach ha lamentado que la mesa de diálogo esté “sin calendario ni plan de trabajo” y ha sostenido que la situación entre ambos Gobiernos ha avanzado hasta un punto “que hasta hace relativamente poco habría parecido imposible”.

Por su parte, el presidente del grupo del PSC-Units en el Parlament, Miquel Iceta, ha afirmado que ve la legislatura “agotada” y ha sostenido que ya “no puede dar más de sí”. Ha dicho en este sentido que ve a los dos socios del ejecutivo “bastante divididos” y sin la “energía suficiente” para seguir gobernando Cataluña, por lo que ha indicado: “Una perspectiva electoral cercana sería para nosotros deseable”.

Por otro lado, los comunes han pedido “lo más rápido posible” la salida de los presos independentistas de la cárcel y la “desjudicialización” del conflicto para “empezar a desbloquear la situación”. Además, han reclamado “blindar y reforzar el autogobierno” catalán mediante las herramientas de autogobierno ya vigentes en el ordenamiento actual: el blindaje de las competencias propias, del modelo de escuela y de inmersión lingüística; el cumplimiento de la disposición adicional tercera del Estatut y que empiece la revisión del modelo de financiación actual.

Como no ven a Torra en condiciones de “abordar el nuevo escenario de diálogo”, han pedido que entre enero y marzo se tramiten y aprueben los Presupuestos de la Generalitat y que entre abril y mayo se convoquen elecciones autonómicas con el fin de que, en junio, tome posesión un nuevo Govern que permita “abordar el diálogo de fondo” con el Estado.

Sobre la decisión del Govern de llevar la autodeterminación y la amnistía a la mesa de diálogo con el Estado, Albiach ha indicado que, a pesar de que son dos puntos en los que coinciden con el Estado, habría que empezar “blindando el autogobierno” y con un acuerdo entre partidos para un calendario electoral que no esté “sometido” al “calendario judicial”.

Torra y ERC rechazan un adelanto electoral

Ante la petición de los comuns, Torra ha zanjado el debate sobre un posible adelanto electoral en Cataluña: “No hay ningún motivo” para ello, ha dicho en el transcurso de la reunión de la mesa de diálogo catalana. Así lo ha relatado la consellera de la Presidencia, Meritxell Budó, al término de la reunión, celebrada en el Palau de la Generalitat por espacio de una hora y 45 minutos. “No hay ningún motivo ni ninguna voluntad de convocar elecciones”, ha dicho Budó en rueda de prensa, al citar las palabras expresadas por el presidente de la Generalitat durante el encuentro.

Budó ha destacado que justo se ha cerrado un ciclo electoral en el que “el independentismo ha salido reforzado en las urnas” y ahora afronta retos como la aprobación de los presupuestos catalanes y una negociación con el Gobierno español en la que pondrá encima de la mesa la reivindicación del derecho a la autodeterminación y una amnistía para los líderes del “procés” condenados.

En el mismo sentido, el presidente de ERC en el Parlament, Sergi Sabrià, ha asegurado que su formación no contempla que ahora deba darse un adelanto electoral, y han dicho que siguen apostando por el diálogo, aunque este se dé en “un marco de represión”. “Esto hoy no es la prioridad en ningún caso, sino que la prioridad es aprovechar esta oportunidad que tenemos delante, la del diálogo y la negociación para encauzar el conflicto político”, ha explicado Sabrià en la rueda de prensa posterior a la reunión.

Preguntado por si los republicanos consideran que no se están cumpliendo lo tiempos del acuerdo entre el PSOE y ERC que fijaba la primera reunión entre gobiernos en los 15 días posteriores a la constitución del Gobierno central, ha constatado que ese plazo no ha terminado, ha dicho que les parece positivo que antes Torra se reúna con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y ha concluido: “No nos viene de un día”.

Sabrià ha celebrado que tres de los cuatro partidos que estarán presentes en la mesa entre el Gobierno central y el Govern —-ERC, JxCat y Unidas Podemos– defiendan un referéndum y “el fin de la represión”.

Por todo ello, ha reafirmado la apuesta de ERC del diálogo “pese a todo” y a pesar de que se debería producir en un contexto sin judicialización que considera que no se da y ha sostenido que, si hay la oportunidad de que el Govern y el Ejecutivo central debatan, es debido a al aritmética, y no a la voluntad de los socialistas.

JxCat pide un mediador

Por su parte, el líder de JxCat en el Parlament, Albert Batet, ha defendido este viernes que Torra y Pedro Sánchez, se reúnan para establecer qué garantías son necesarias de cara a la mesa entre ambos ejecutivos, y ha defendido la figura de un mediador.

Batet cree que la reunión de este viernes no puede condicionar la negociación con el Gobierno central porque los socialistas y los comuns forman parte de éste –no se pueden hacer trampas al solitario, ha dicho–, y ha criticado que, si el encuentro de este viernes es la antesala de la mesa con el Gobierno central, “evidentemente hay poco margen para el optimismo”.

Ha insistido en que, antes de reunirse la mesa entre gobiernos, deben hacerlo Torra y Sánchez para establecer el marco de condiciones y garantías, como un plan de trabajo, la periodicidad de los encuentros y la posibilidad de fijar un mediador, figura que JxCat considera “importantísima”.

“La experiencia nos obliga a exigir garantías. Hasta que no estén aprobadas por los dos presidentes, no podemos pensar en la celebración de esta mesa”, ha dicho, y ha subrayado que sería positivo que se estableciera la figura de un mediador, algo que ha avanzado que defenderán con una moción en el pleno del Parlament.