La juez y la policía sospechan que la denuncia por violación de tres hermanas estadounidenses en Murcia puede ser falsa

Las supuestas víctimas tenían contratado un seguro que cubría la agresión sexual, se despidieron amistosamente de sus supuestos agresores y no colaboran con la Justicia

Las tres hermanas estadounidenses presuntamente agredidas sexualmente la pasada Nochevieja en Murcia habrían incurrido en supuestas contradicciones e “incoherencias”, según el auto de diligencias previas. Además, según informan varios medios como ‘El Español’ o la Cadena Ser, la Policía sospecha que podría tratarse de una denuncia falsa. Las presuntas víctimas tenían contratado un seguro que cubría, entre otras cosas, la agresión sexual (podrían cobrar hasta 51.000 euros).  Al parecer, cuando un agente preguntó a una de las hermanas el nombre de la aseguradora, ésta colgó el teléfono.

Cabe recordar que las tres chicas denunciaron los hechos en Año Nuevo, en sede policial, en la que se manifestaba que fueron agredidas sexualmente en dos casas distintas, en Murcia capital. En concreto, una de ellas se fue a su domicilio en compañía de uno de los arrestados; mientras que las otras dos fueron a la vivienda de los otros dos detenidos.

Una de las víctimas se encontraba en Murcia cursando estudios que concluían a finales de 2019 y sus dos hermanas se desplazaron para visitar unos días la ciudad. Tras los hechos, las tres emprendieron un viaje por Europa que tenían previsto hacer. Los arrestados, por su parte, son estudiantes de nacionalidad afgana y con edades comprendidas entre los 20 y los 28 años y dos de ellos tienen concedido asilo político.

En concreto, las tres denunciantes habrían incurrido en “multitud de incoherencias y contradicciones” que habrían sido detectadas por la titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Murcia, que acordó dejar en libertad a los tres acusados.

El auto de la magistrada relata que las tres jóvenes habrían denunciado sufrir las primeras agresiones en un pub de Murcia, siendo conducidas a una zona oscura a empujones y siendo agarradas por el brazo, sufriendo tocamientos y besos no consentidos. Sin embargo, no pidieron socorro a otros clientes o empleados del local, sino que se marcharon con los supuestos agresores, una de ellas a su domicilio y las otras dos, a otra vivienda.

Todo ello “se contradice con la actitud propia de una persona que declara haber sido víctima de abusos sexuales no consentidos para, a continuación, irse con los supuestos agresores”, destaca el auto, que considera el relato “parcialmente incoherente” y “necesitado de una mayor aclaración”.

Asimismo, las tres jóvenes se habrían reunido, tras la presunta agresión, con los tres supuestos violadores en la casa de una de ellas sin pedir auxilio una vez más y sin poner los hechos en conocimiento unas de otras, una vez que habían salido de la situación de “desvalimiento”. En ese momento, además, una de ellas se habría introducido en el dormitorio con uno de los supuestos agresores.

Finalmente, las tres supuestas víctimas habrían acompañado a los tres presuntos agresores a la estación de autobuses donde, según la denuncia, uno de ellos habría vuelto a agredir a una de las hermanas. En cambio, el abogado Melecio Castaño, encargado de la defensa de los tres acusados, relata que las cámaras de seguridad habrían captado una despedida “cordial” en la que se habrían hecho fotos e intercambiado teléfonos.

El juzgado echa en falta la colaboración de las denunciantes, que antes de declarar se marcharon y fueron localizadas en Austria, pese a que se les había pedido que permanecieran en Murcia para contribuir al esclarecimiento de lo ocurrido.

Finalmente, señala que cuando la Policía logró conectar con una de ellas, su respuesta fue que colaborarían en la investigación, pero solo a través del teléfono o mediante correo electrónico.

Por todo ello, el abogado Melecio Castaño, encargado de la defensa de los tres acusados, ha asegurado que su intención es pedir el archivo de la causa y acusar a las tres jóvenes de presentar una denuncia falsa.