Las diócesis de Castilla y León acusan al Gobierno de “atentar” contra la Constitución

Los religiosos "defienden el derecho de los padres a educar a sus hijos según sus propias convicciones religiosas"

Las iniciativas anunciadas por el Gobierno de España (PSOE-Unidas Podemos) sobre la asignatura de Religión “son absolutamente inviables desde el punto de vista jurídico”, han coincidido en señalar las diócesis de Castilla y León y los sindicatos mayoritarios de los profesores en la materia.

Atentan contra los derechos fundamentales avalados por los pactos internacionales, la propia Constitución Española y los acuerdos Iglesia-Estado que enmarcan y defienden el derecho de los padres a educar a sus hijos según sus propias convicciones religiosas”, explican a través de una nota informativa difundida este miércoles.

Los delegados diocesanos de Enseñanza de Castilla y León se han reunido este miércoles en Tordesillas (Valladolid) con los representantes de las organizaciones sindicales mayoritarias de los profesores de Religión (ANPE, CSIF y APPRECEYL), para analizar las propuestas socioeducativas de la coalición PSOE-Unidas Podemos.

Los sindicatos han expresado su interés en defender los derechos laborales del profesorado de Religión en Castilla y León, mientras que los delegados diocesanos han recordado, por su parte, que la asignatura “no es un privilegio de la Iglesia” sino que “se limita a dar respuesta a la demanda social de las familias que en algunas diócesis afecta a tres de cada cuatro alumnos del sistema escolar”

Los delegados han cuestionado la legitimidad moral de una propuesta política que en su opinión no atiende “a la mayoría social de las familias”.

Por otra parte, han manifestado su perplejidad ante la “anunciada urgencia en la tramitación de la nueva ley educativa”, pese a lo cual confían en que el Gobierno de España “sea capaz de dialogar con todos sin excepción para consensuar el ansiado pacto educativo que daría estabilidad al sistema”.

“No se pueden obviar las soluciones integradoras que existen en Europa, y que es oportuno y necesario mirar hacia ellas para encontrar una solución definitiva a la presencia digna de la asignatura de Religión en los centros públicos, privados y concertados de nuestras diócesis”, explican en la nota.

Las delegaciones diocesanas, por último, han animado a la sociedad civil a defender una escuela “moderna, abierta y con vocación europea, capaz de integrar con normalidad el hecho religioso confesional para desarrollar todas las competencias de sus alumnos y, particularmente, la transcendente y espiritual”.