Sánchez promete ante el Rey pero deja el nombramiento de sus ministros para la próxima semana

El recién investido presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha prometido su cargo ante el Rey Felipe VI este miércoles a las 11.00 horas en el Palacio de la Zarzuelal. El jefe del Estado recibió el martes en audiencia a la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, que le comunicó la investidura de Sánchez por mayoría simple de los miembros de la Cámara Baja: 167 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones. Hasta ese momento todo discurrió con un ritmo razonablemente rápido teniendo en cuenta la urgencia por formar un Ejecutivo en plenitud de funciones que ha venido esgrimiendo el PSOE. Pero a partir de entonces se produjo el frenazo. En contra de lo que se esperaba, no habrá nombramientos de ministros hasta después del fin de semana.

La previsión inicial con la que contaban algunos de los ministros de Sánchez que esperan repetir en el Ejecutivo era que el primer Consejo de Ministros tuviera lugar este mismo viernes, de manera que el nuevo Ejecutivo se anunciase el miércoles o jueves para que diese tiempo a que los ministros prometieran sus cargos antes de esa primera cita el viernes. Sin embargo, Sánchez necesita "algo más de tiempo" para anunciar su nuevo gabinete, señalan en su entorno, si bien no se han explicado los motivos que están detrás de este retraso inesperado dada la urgencia con la que se ha celebrado la investidura, en medio de las vacaciones navideñas.

Tan sólo se alega que el presidente ha de hacer muchas llamadas y hablar con mucha gente antes de dar a conocer su Ejecutivo, además de que quiere hacer las cosas bien, sin prisas innecesarias. Con el presidente investido y la seguridad de que se va a formar un nuevo Gobierno, señalan las fuentes, el país lanza desde hoy mismo una señal de certidumbre a los mercados. De ahí que resten trascendencia a que se tarde unos días más o menos en conocer la totalidad del gabinete.

En junio de 2018, cuando el líder socialista superó contra todo pronóstico la moción de censura contra el entonces presidente del Gobierno, el 'popular' Mariano Rajoy, los nuevos ministros se fueron conociendo a lo largo de varios días a través de un goteo constante de anuncios, algunos de ellos impactantes como la elección del astronauta Pedro Duque como ministro de Ciencia. Sánchez se dejó incluso una sorpresa para el último minuto, anunciando el fichaje del presentador de televisión Máxim Huerta como ministro de Cultura en su comparecencia en La Moncloa para anunciar la composición total de su gabinete.

Por el momento se conoce ya que Carmen Calvo ocupará la vicepresidencia primera; el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, la vicepresidencia segunda de Derechos Sociales y Agenda 2030, y Nadia Calviño, la vicepresidencia económica tercera. A falta de confirmación oficial, también se ha dado a conocer que el resto de ministros de la cuota morada serán Irene Montero en Igualdad; Yolanda Díaz, en Trabajo (sin las competencias en Seguridad Social e Inmigración); Alberto Garzón, en Consumo y Manuel Castells en Universidades. Se espera también la continuidad de José Luis Ábalos, María Jesús Montero e Isabel Celaá en el Ejecutivo.

A la espera de que el presidente decida los nombres con los que quiere contar en el Consejo de Ministros, lo que es seguro es que antes de esa reunión, el BOE tendrá que publicar el decreto con la estructura del nuevo Gobierno, documento que suele publicarse en paralelo a los nombramientos de los nuevos ministros.

De nuevo sin crucifijo ni Biblia y ante la Constitución

Esta ha sido la segunda vez que Sánchez ha prometido su cargo ante el Rey en el Palacio de la Zarzuela, un acto que al igual que en la primera ocasión ha discurrido ante la Constitución y sin presencia de la Biblia y el crucifijo. El Salón de Audiencias del palacio ha acogido este breve acto, en el que Sánchez ha adquirido la condición de jefe del Ejecutivo para liderar el primer gobierno de coalición de la democracia, entre PSOE y Unidas Podemos, tras haber obtenido ayer, martes, la confianza del Congreso con 167 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones, entre ellas, las de ERC y EH Bildu.

Ante las principales autoridades del Estado y tras la lectura del real decreto rubricado por el rey con el nombramiento de Sánchez y publicado hoy en el Boletín Oficial del Estado (BOE), Sánchez ha procedido a leer el texto de la promesa con su mano derecha apoyada en la Constitución: "Prometo, por mi conciencia y honor, cumplir fielmente con las obligaciones del cargo de presidente del Gobierno, con lealtad al rey, y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, así como mantener el secreto de las deliberaciones del Consejo de Ministros", ha recitado Sánchez.

El ejemplar de la carta magna ha estado abierto por el artículo 99, en el que se recogen, entre otros preceptos, la facultad del rey para consultar a los partidos y proponer un candidato a la presidencia del Gobierno y el procedimiento para lograr la investidura.

RELACIONADO