Álvarez de Toledo sobre la fecha elegida por Sánchez: 'Investidura contra los cuatro Reyes'

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos, ha afirmado este martes que los barones socialistas están "a tiempo" de parar "los planes" del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. Montesinos ha señalado en una entrevista concedida a la Cadena Cope que es "extremadamente llamativo" que "a esta hora, ningún dirigente socialista haya denunciado alto y claro lo que está ocurriendo en España y que diga ya basta". En Twitter, el líder del partido, Pablo Casado, ha acusado a Sánchez de "consumar la traición" a España. Y, como siempre, la mas dura ha sido la portavoz en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo.

Álvarez de Toledo ha denunciado la fecha elegida por el socialista Pedro Sánchez para ser investido presidente del Gobierno, coincidiendo con la "simbólica" fiesta de Reyes Magos y la Pascua Militar, y ha recalcado que esta "decisión política" es "reflejo formal del aliento sectario" del nuevo Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos. "Es un acto contra la ilusión y contra la institución. Una investidura contra los cuatro Reyes", ha afirmado en declaraciones a Europa Press, ante el hecho de que se haya fijado el debate de investidura del candidato socialista a la presidencia del Gobierno para los días 4, 5 y 7 de enero, coincidiendo con la celebración de los Reyes Magos y la Pascua Militar que preside Felipe VI el 6 de enero.

La dirigente del PP ha subrayado que la fecha elegida "no es inocente" y ha recalcado que supone un "desprecio a los españoles". "Obedece a la voluntad de sectores izquierdistas de esta coalición presuntamente hiperprogresista de desprestigiar y erosionar una fiesta querida y común a todos los españoles, y a una institución querida y común que representa a todos los españoles", ha manifestado. A su juicio, detrás de la fecha se esconde la "megalomanía del propio candidato a la Presidencia del Gobierno" y su "infinito afán de protagonismo", dado que, según ha dicho, "igual que quiere una nación de naciones, quiere ser un rey de reyes" y "convertirse en protagonista" tanto el Día de los Reyes Magos como en la Pascua Militar.

Casado se ha pronunciado en línea con las opiniones expresadas por su partido durante los últimos días. "Sánchez consuma la traición a España que denuncié hace un año al descubrir las conclusiones de Pedralbes. Responderemos con firmeza", ha señalado el líder 'popular' después de conocerse que el acuerdo PSOE-ERC incluye una mesa de diálogo entre Gobierno y Generalitat y una consulta ciudadana sobre las futuras conclusiones de esta mesa. "Ha pactado un referéndum con los delincuentes que dieron un golpe al Estado para ser investido. Nos acusaban de exagerar, pero nos quedamos cortos", ha criticado el presidente del PP.

Más tarde, ha seguido con las críticas por las fechas previstas para la investidura.

A primera hora de la mañana, Montesinos se ha preguntado "dónde hay algún barón territorial socialista o algún diputado en el Congreso que le diga a Sánchez que no puede pactar la venta de España; que no puede pactar con los independentistas el modelo territorial que emana de la Constitución". Además, en términos económicos, el vicesecretario de Comunicación del PP ha vaticinado que Sánchez va a devolver al país "a los peores años de Zapatero" y ha criticado que intenta acabar "con todas las reformas estructurales que permitieron la recuperación de España".

En este sentido, y en referencia al programa de Gobierno del PSOE con Unidas Podemos, Montesinos ha lanzado un mensaje de optimismo y ha asegurado que "el PP estará a la altura de las circunstancias". "Vamos a ejercer de muro de contención ante los desmanes de Sánchez", ha dicho.

Montesinos ha señalado que Sánchez "ha pactado la venta de España" y ha advertido de que "todavía falta por saber qué es lo que ha pactado con ERC". Asimismo, ha criticado que Sánchez no quisiera contestar a las preguntas de los periodistas este viernes en la firma del acuerdo de coalición, algo que se debe a que "no quiere evidenciar a qué está dispuesto con tal de seguir en la Moncloa", que a su juicio es "traspasar todas las líneas rojas de la negociación más opaca de la historia".