PSOE y Podemos pactan subir el IRPF a las rentas altas y el SMI y derogar parte de la reforma laboral

El PSOE y Unidas Podemos han presentado este lunes su programa para un Gobierno de coalición, con el que desarrollan el acuerdo al que llegaron Pedro Sánchez y Pablo Iglesias el pasado 11 de noviembre y que recoge gran parte de las medidas que ya se incluían en el proyecto de Presupuestos que finalmente tumbó el Congreso por la falta de apoyo de los independentistas. La publicación de este programa es otro paso importante de cara a la investidura de Sánchez, junto al pacto con el PNV y el informe de la Abogacía del Estado sobre Junqueras, ya que es lo que estaban reclamando las fuerzas minoritarias antes de comprometer su apoyo al candidato socialista.

En el acto de presentación ha habido declaraciones de agradecimiento, promesas de colaboración e incluso piropos entre los líderes del PSOE y Unidas Podemos muy alejadas de las críticas y los reproches de las dos últimas legislaturas y en línea con el espíritu de reconciliación que ambos exhibieron ya el 11 de noviembre. “Para nosotros va a ser un honor formar parte de un gobierno con el PSOE. Estamos deseando ponernos a trabajar y ojalá la investidura sea cuanto antes”, ha dicho Pablo Iglesias.  “Gracias a Podemos por su generosidad y su enorme dosis de responsabilidad”, ha empezado diciendo Pedro Sánchez en su turno ante las cámaras. Ambas intervenciones se han producido en presencia solo de los gráficos y sin que hubiera preguntas de los informadores. De hecho, una veintena de periodistas ha expresado su protesta ante la imposibilidad de acceder a la sala.

Sánchez ha calificado el programa de “ambicioso, valiente y progresista” y ha pedido a las demás fuerzas parlamentarias que se sumen al avance y no al bloqueo tras constatar que al futuro Gobierno no le espera una tarea fácil al carecer de mayoría parlamentaria. Pero ha destacado que sí que tienen algo "valioso", la "voluntad de hacer camino al andar" y dialogar: "Lo vamos a hacer con un solo gesto, el gesto de hablar". “Hay dos campos: la España que avanza y la España que bloquea”, ha dicho y ha añadido: “Yo veo estímulo y oportunidad para las reformas”. Según el candidato socialista, “el principal desafío es avanzar en derechos y libertades” en consonancia con la idea de progreso que, según ha subrayado, “es el tronco central de este programa”.

Iglesias, por su parte, ha situado el "reto fundamental" del nuevo Ejecutivo en "convertir el 'sí se puede' del 15-M en políticas activas. Además, ha subrayado que el programa de Gobierno combina la "experiencia" del PSOE con la "frescura" de Unidas Podemos para "afrontar una etapa histórica".

Un capítulo importante del acuerdo es el dedicado a la fiscalidad, con una subida de dos puntos del IRPF para las rentas de más de 130.000 euros, y cuatro puntos para la parte que exceda de 300.000 euros. El tipo estatal sobre las rentas de capital subirá en cuatro puntos porcentuales a partir de 140.000 euros: pagarán hasta el 27%, frente al 23% actual. Además, se fija un tipo mínimo del 15% en el Impuesto de Sociedades, que se situará en el 18% para los bancos y las empresas de energía. Cabría preguntarse cómo se concilia una reforma fiscal a gusto de Podemos con la postura del PNV, mucho más conservadora al respecto. De momento, en novenos punto del pacto que Sánchez ha firmado este lunes con el presidente de los nacionalistas vascos el PSOE se compromete a "acordar previamente con EAJ-PNV las medidas fiscales que el Gobierno quiera proponer a las Cortes, así como encauzar las discrepancias que puedan producirse en las relaciones en el ámbito fiscal o el financiero establecidas por el Concierto Económico".

Respecto a la industria, el pacto entre PSOE y PNV recoge "impulsar decididamente la industria y compensar su adecuación a la transformación energética, con el mantenimiento de la actividad económica y el empleo, posibilitando una transición realista y protegiendo los puestos de trabajo de los sectores afectados por estos cambios".

Reforma laboral: ¿Derogación total o parcial?

Otro de los aspectos centrales del documento acordado por el PSOE y Unidas Podemos es la promesa de recuperar “los derechos laborales arrebatados por la reforma laboral” del Gobierno de Rajoy de 2012. Así por ejemplo se derogará el despido por absentismo causado por bajas de enfermedad, se eliminarán las limitaciones al ámbito temporal de los convenios colectivos, y se derogará la prioridad de los convenios de empresa sobre los sectoriales. Además, se “limitará la subcontratación a servicios especializados ajenos a la actividad principal de la empresa” y se limitará “la capacidad de modificación unilateral de las condiciones del contrato por parte de la empresa”. Todas estas medidas se desgranan tras plasmar el compromiso de partida, "Derogaremos la reforma laboral". Es decir, se prescinde de la coletilla en la que se matizaba que se eliminaría los aspectos "más lesivos" de la reforma laboral de Mariano Rajoy. En este caso, se anuncia una derogación total, lo que también supondría una ampliación del compromiso adquirido en el proyecto de Presupuestos que elaboraron las dos fuerzas políticas en el XII legislatura, aunque después se detallan una serie de puntos que se van a retocar. Es decir, se apunta en la dirección de una reforma más parcial que otra cosa.

PSOE y Unidas Podemos se comprometen también  a una fuerte subida del salario mínimo, hasta el 60% del salario medio al final de la legislatura, es decir alcanzar los 1.200 euros. Se desarrollará "el Ingreso Mínimo Vital como prestación de Seguridad Social". En un primer momento, con el "aumento decidido de la prestación por hijo/a a cargo de familias vulnerables, y posteriormente mediante un mecanismo general de garantía de renta para familias sin ingresos o con ingresos bajos". En cuanto a las pensiones, se eliminará el factor de sostenibilidad y el índice de revalorización previstos en la ley de 2013. El programa, además, propone crear un ingreso mínimo vital, una de sus reivindicaciones históricas.

En materia de vivienda, el texto afirma que “se impulsarán las medidas normativas necesarias para poner techo a las subidas abusivas de precios de alquiler en determinadas zonas de mercado tensionado". Este asunto también supuso en el pasado un motivo de fricción entre el PSOE y Podemos, sobre todo después de que el Gobierno aprobara un decreto ley en el que se recogían medidas para favorecer a los inquilinos pero sin establecer ningún tope para los precios. Ahora, se prevé reformar el régimen jurídico y fiscal de las sociedades de inversión del alquiler, las socimis, aplicando un tipo de gravamen del 15% sobre los beneficios no distribuidos.

Ley Mordaza, feminismo, estructura territorial, Cataluña...

El acuerdo incluye la derogación de la Ley Mordaza, cuya reforma decayó con la convocatoria de elecciones, y la eliminación del límite temporal a las investigaciones penales, que preveía un plazo máximo para la instrucción y que provocó el cierre de algunas investigaciones por corrupción. Otra medida estrella del Gobierno del PP que se pretende elimina es la LOMCE, además de prometer subir la inversión en educación hasta el 5% del PIB. La nueva ley educativa acabarán con los conciertos educativos a los centros que segreguen por sexo, se elimina la asignatura alternativa a Religión y se obligará  a los colegios concertados a informar a las familias de que las cuotas mensuales que pagan realmente son voluntarias. En el ámbito universitario, se revisará el sistema de becas, se promoverá una reducción de las tasas y el futuro Gobierno se compromete a “reducir la precariedad del profesorado universitario”.

El programa tiene también un marcado acento feminista con medidas para reforzar la lucha contra la violencia machista, contra la trata con fines de explotación sexual, o para blindar los derechos sexuales y reproductivos. También menciona, sin explicar cómo, la intención de desarrollar una “política fiscal con perspectiva de género”. El porgrama rechaza de manera rotunda los “vientres de alquiler” y promete actuar “frente a las agencias que ofrecen esta práctica a sabiendas de que está prohibida en nuestro país”.

Por otro lado, PSOE y Unidas Podemos se comprometen a eliminar progresivamente los copagos introducidos en 2012, empezando por pensionistas y hogares en situación de vulnerabilidad. Promete la introducción progresiva en el Sistema Nacional de Salud la atención bucodental y la reducción de las listas de espera para la Dependencia “al menos” un 75%.

Sobre el Estado autonómico se habla de que el marco de colaboración Gobierno central - CCAA estará definido por el principio de la multilateralidad, lo cual no impide la presencia de procedimientos y órganos bilaterales (Gobierno central - CCAA y CCAA - CCAA), especialmente cuando se trate de dirimir un asunto de interés específico para una o varias CCAA. Y sobre Cataluña solo un breve párrafo: “Abordaremos el conflicto político catalán, impulsando la vía política a través del diálogo, la negociación y el acuerdo entre las partes que permita superar la situación actual”.

RELACIONADO