Ayuso: "Los nacionalismos periféricos se emparentan con las ideologías que provocaron las mayores matanzas"

La presidenta de la Comunidad de Madrid asegura que "en el PSOE las nostalgias al marxismo han resucitado con una especie de envidia hacia el comunismo bolivariano de Podemos"

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha afirmado este miércoles que el independentismo y, en general los nacionalismos periféricos, son "ideologías radicalmente reaccionarias, racistas, supremacistas, emparentadas con las ideologías que han provocado las mayores matanzas de la historia de la humanidad".

Ayuso ha argumentado que "se ha acabado el bipartidismo" y en su lugar ha aparecido el "bibloquismo o el bifrentismo", en el que "a derecha y a izquierda existen dos bloques compuestos por varios partidos más o menos diferentes".

En su intervención, en un desayuno informativo celebrado en la capital, la dirigente madrileña ha manifestado que estos bloques "se han radicalizado, aunque no de la misma manera y no en el mismo grado".

Así, ha indicado que "no hay más que ver cómo el PSOE, que sigue siendo el partido hegemónico de la izquierda, se ha podemizado hasta extremos insospechados, que sorprenden e indignan a muchos de sus actuales y antiguos dirigentes". "Basta escuchar los gritos de ¡con Rivera, no! y ¡con Iglesias, sí! para comprobarlo. O, sobre todo, ver con qué fruición Sánchez proclama a Podemos, de quien tanto adjuraba como su socio preferente", ha apostillado.

A su parecer, da la impresión de que "cuarenta años después del Congreso histórico en el que Felipe González dobló el brazo al marxismo de aquel PSOE de la Transición, las nostalgias de ese marxismo, que han estado durmientes estos años, han resucitado con una especie de envidia hacia el comunismo bolivariano de Podemos". La jefa del Ejecutivo autonómico considera que "radicalización ideológica está teniendo otra manifestación absolutamente nefasta en la actitud del PSOE y de Podemos hacia los independentistas".

"Somos muchos los que pensamos que el independentismo y, en general, los nacionalismos periféricos, no habrían tenido el auge que han llegado a tener si la izquierda, desde la Transición, les hubiera tratado como lo que son: ideologías radicalmente reaccionarias, racistas, supremacistas, emparentadas con las ideologías que han provocado las mayores matanzas de la historia de la humanidad", ha lanzado.

Condescendencia con los nacionalismos

La dirigente ha sostenido que "la actitud de condescendencia hacia los nacionalistas ha sido una constante en la izquierda española" y ha reconocido "con cierta decepción" que también "lo ha sido de la derecha, pero menos entusiasta y por menos tiempo"

A su juicio, "esta nefasta actitud de la izquierda ha pasado de ser de condescendencia a ser de colaboración". Solo así, según Ayuso, "se pueden explicar los esfuerzos denodados de Sánchez por conseguir que ERC le haga presidente del Gobierno de España". "Una realidad que la propia ERC ha declarado explícitamente que quiere destruir", ha remarcado.

En este punto, ha señalado que "la afirmación que les hacía de que los bloques se estaban radicalizando queda cumplidamente demostrada cuando contemplamos cómo Sánchez, el heredero de las siglas socialdemócratas que en Europa han sido siempre el muro de contención del comunismo, este miércoles corteja a Podemos, que es la representación actualizada de esa ideología totalitaria" o "cómo hace lo mismo con los independentistas".

Mientras que ha incidido en que en el bloque de la derecha se ha producido "una radicalización, sobre todo por la aparición de Vox". Sin embargo, para la 'popular', "aunque se puedan y se deban criticar algunas o muchas de las propuestas o maneras de los dirigentes de Vox, nadie podrá decir que en ellos exista el propósito de acabar con el marco constitucional".

Esto, tal y como ha declarado, "sí ocurre en el socio preferente de Sánchez" dado que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, "considera la Constitución un candado para la vida política española y cómo considera a los etarras los únicos que se dieron cuenta desde el principio que había que acabar con ese candado".