Corbyn asume parte de la responsabilidad de la derrota laborista

El líder laborista no ha desvelado quién será su sustituto al frente del partido y asegura que el mensaje conservador fue interpretado como un golpe al sistema

El líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, ha asumido este domingo su parte de responsabilidad tras la "contundente" derrota sufrida por su formación en las elecciones del jueves en Reino Unido, en las que obtuvo su peor resultado desde los años 30, donde las propuestas de su partido quedaron sepultadas por el gran protagonista de la campaña: el proceso de salida de la Unión Europea.

"Hemos sufrido una contundente derrota, y asumo mi responsabilidad por ello", ha hecho saber Corbyn en una carta abierta publicada en 'The Guardian'.

"A pesar de nuestros mejores esfuerzos, y de nuestros intentos por aclarar que estábamos ante un punto de inflexión generalizado para nuestro país, la elección se centró principalmente en el Brexit. Y lo percibí con especial nitidez en las antiguas zonas industriales donde la destrucción intencionada de empleos y comunidades durante más de 40 años se ha cobrado un alto precio", ha añadido.

"El mensaje conservador fue interpretado como un golpe al sistema, pero se va a demostrar que es una falsedad, y ello provocará una nueva erosión de la confianza pública", ha explicado Corbyn.

Así las cosas, "el partido Conservador aprovechó la frustración creada por su propio fracaso" durante los intentos frustrados para la salida de la UE "a costa de un partido Laborista que buscaba unir a los británicos para enfrentarnos al futuro", ha lamentado Corbyn.

"Creo que pagamos el precio de que nos percibieran como responsables de intentar dividir a la población, o de intentar convocar un segundo referéndum (sobre el Brexit)", ha añadido el todavía líder laborista.

Corbyn ha defendido el manifiesto con el que su partido se presentó a los comicios. "Creo que, al final, será considerado como un documento de importancia histórica: un intento real de construir una fuerza lo suficientemente poderosa como para transformar la sociedad para muchos, no para pocos. Por primera vez en décadas, muchas personas han tenido la esperanza de un futuro mejor", ha asegurado.

"Me enorgullece que hayamos reescrito los términos del debate político sobre la austeridad, el poder corporativo, la desigualdad y la emergencia climática, pero lamento que no hayamos logrado traducirlo en una mayoría parlamentaria", indica Corbyn, quien ha aprovechado para denunciar una campaña de cuatro años y medio de ataques contra su partido, en particular por presunta permisividad con el antisemitismo en sus filas, "más feroces que nunca".

El líder laborista no ha querido especular sobre quién le sucederá en el cargo cuando lo abandone a principios del año que viene, tal y como ha prometido, pero "sea quien sea, nuestro movimiento continuará trabajando por una sociedad más igualitaria y justa, y un mundo sostenible y pacífico". "He pasado toda mi vida haciendo campaña por esos objetivos, y continuaré haciéndolo. La política de la esperanza debe prevalecer", ha concluido.