Fridays For Future toma el recinto de Ifema: “La COP25 no ha servido de nada”

El movimiento juvenil Fridays For Future (FFF), presente por primera vez en una Cumbre del Clima de Naciones Unidas, ha asegurado este viernes que la COP25 de Madrid "de verdad no ha servido de nada y no solo eso, sino que estamos viendo retrocesos y no avances".

Portavoces del movimiento en Suecia, Rusia, Estados Unidos, Chile, Argentina y España han ofrecido una rueda de prensa para trasladar sus impresiones de la cumbre celebrada en Madrid, momentos antes de la convocatoria de huelga global convocada para este viernes por el grupo porque, como ha dicho la representane rusa Alexandra Shugay, “la situación va a peor día tras día”.

También han hecho un llamamiento a la sociedad para que se sume a “nuestra lucha en la calle”, ya que “no hay mayor crimen que la pasividad” ante el cambio climático, ha manifestado la portavoz de Chile Tamara Fernanda Toledo, que ha recordado algunos de los nombres “de quienes dieron su vida por la Tierra”.

Tras esta experiencia, los jóvenes activistas por el clima tienen previsto trabajar de cara a la siguiente cumbre, la COP26 en la ciudad escocesa de Glasgow, “para ser más fuertes y a ver si esta vez nos escuchan de verdad”, ha dicho la portavoz del grupo en Barcelona María Serra.

Y ha lanzado la pregunta de cuántos activistas tienen que ser para que se les escuche, pues “ya somos siete millones” en todo el mundo.

“Hoy termina la COP, pero vamos a seguir la lucha porque no hay justicia social sin justicia climática”, ha resaltado la representante de FFF en Argentina Nicole Judit Becker, en lo que ha coincidido su compañera de Suecia Vega Manson, que ha manifestado: “los jóvenes no estamos aquí por entretenimiento. Es por justicia climática”.

Tras la rueda de prensa, miembros de Fridays For Future han hecho una sentada en la Zona Azul de la COP, la que acoge los eventos oficiales, acto durante el cual han insistido en que se necesita “justicia social para todos”.

Manifestación a las puertas del recinto

Paralelamente, unos 200 jóvenes de diferentes organizaciones, que estos días en los que se ha celebrado la Cumbre del Clima en Madrid han reivindicado actuaciones urgentes contra la crisis climática, se han manifestado este viernes para llamar la atención de los políticos que negocian a solo unos metros de distancia.

Según los jóvenes, de asociaciones englobadas en la Climate Action Network (CAN), la manifestación fue autorizada por Naciones Unidas y era una llamada a unirse a todos los miembros que esperaban fuera del recinto para una concentración mayor.

Dirigidos por una joven vestida con atuendo indígena y con megáfono en mano como única tecnología para animar a sus compañeros, los participantes reivindicaron más acciones urgentes y definitivas contra la emergencia climática.

A pocos metros del acto, en uno de los plenarios de la XXV Conferencia de la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático (COP25), los negociadores intentan impulsar el documento final de esta cita, que ha encontrado en el artículo 6 del Acuerdo de París sobre los mercados de carbono el mayor escollo para la firma.

Al unísono y portando carteles, los jóvenes activistas gritaron lemas como “Los derechos humanos no dependen de un artículo” (en referencia al 6) o “Ponte en pie por tu futuro, quiero oírte gritar”. “No queremos que nos olviden, queremos justicia climática ya”, coreaban los jóvenes, o “El pueblo unido jamás será vencido”.

Una joven de Kenia ha dicho que siguen viendo “cómo las corporaciones son las que tienen acceso a las negociaciones y no las organizaciones sociales”.

Un participante canadiense, no tan joven, ha afirmado que los pueblos indígenas siguen sufriendo por las explotaciones de petróleo y las industriales que contaminan el agua de sus poblaciones.

La joven que conducía la protesta ha coreado, seguida por los manifestantes, que “las generaciones futuras necesitaremos una reparación por los impactos del cambio climático”.

Otra adolescente indígena ha explicado que la gente de su localidad está sufriendo ya los efectos del calentamiento global y portaba un cartel que ponía “Ni la Tierra ni las mujeres somos territorios de conquista. #abyayala (América)”.

Los asistentes han cantado acompañados por una guitarra y han reivindicado “Escuchen a los jóvenes, no es demasiado tarde para lograrlo”, momento en el que otros activistas han exhibido un gran cartel con el lema “The Amazon stands rescate we resist” (la Amazonía se pone en pie, rescatadla, resistiremos).

Y como esta es la COP dedicada a los océanos, la “directora” del acto ha invitado a subir a representantes del Pacífico. Una niña del pueblo Kuna de Panamá ha manifestado que en el año de las lenguas indígenas reivindican su lucha durante “miles de años por la tierra, el aire, el agua de nuestra madre Tierra”. Ha pedido que no se produzca “más muertes de hombres y mujeres defensores del medio ambiente”.

Una representante de Nueva Zelanda ha explicado que en “el salón de al lado negociaban su futuro, mientras ellos son criminalizados”. Los pueblos originarios “ya no podemos vivir en nuestros territorios por las extracciones de petróleo cuyas representantes están sentados en la mesa de al lado o pasean por los pasillos del recinto”, ha asegurado.

RELACIONADO