Uno de los exjugadores de la Arandina: "No somos unos violadores, somos unos pardillos"

Los tres jóvenes anunciaban en diciembre que recurrirían la sentencia que les condenaba a penas que suman 114 años

Carlos Cuadrado, Lucho, uno de los tres exjugadores de la Arandina CF condenados a 38 años de prisión por agresión sexual a una menor, aseguraba a la salida del juzgado tras conocer la sentencia: "No somos unos violadores, somos unos pardillos a los que nos están intentando joder la vida".

"No entiendo lo que está pasando. No hemos hecho nada. Voy a luchar siempre por la igualdad, pero ahora nos están jodiendo por todas partes", afirmaba Lucho ante los periodistas congregados ante la Audiencia Provincial de Burgos tras conocer la sentencia el pasado diciembre.

Raúl Calvo, otro de los tres condenados, ha calificado como "una vergüenza" y "un acoso" el fallo que condena a cada uno de los tres implicados a 38 años de prisión: 14 por un delito de agresión sexual y 12 más otros 12 como cooperadores necesarios en las cometidas por el resto.

"Con unas diligencias de 800 folios, no entiendo cómo se puede resolver en dos semanas. Esto ya empieza a ser una vergüenza, un acoso", se lamentaba Calvo, quien informaba de que tiene "pruebas" en forma de mensajes donde la víctima "niega la violación y dice que iba a mentir" en el procedimiento judicial.

Otro de los exjugadores condenados, Víctor Rodríguez, Viti, se preguntaba quién le condena: "Esto no tiene sentido; no hemos hecho nada" e "igual piensa (la víctima) que teníamos mucho dinero porque somos futbolistas o quiere fama", opinaba respecto al origen de la denuncia.

Víctor Rodríguez atribuá la cuantía de las penas "a los medios de comunicación y a la sociedad: si esto hubiera ocurrido hace quince años ya estaría en casa jugando al parchís", subrayaba.

La sentencia, notificada el pasado 12 de diciembre a las partes en la Audiencia Provincial de Burgos, "es antisocial e incongruente", declaraba por su parte a los periodistas Olga Navarro, abogada de Raúl Calvo.

Los tres condenados "están decepcionados y desilusionados; es una sentencia social e incongruente como se demuestra en que a Raúl se le absuelve de un delito continuado de agresión sexual con la eximente de tener un grado de madurez próximo a la víctima que, sin embargo, no se aplica en el caso de la agresión sexual", aseguraba.

La abogada anunciaba entonces que recurrirá la sentencia que afectaba a su defendido y que se opondría a su ingreso en prisión porque "llevan dos años en libertad provisional y han cumplido las condiciones escrupulosamente".

RELACIONADO