El Gobierno francés tiende la mano a los sindicatos sin renunciar a su reforma de las pensiones

Edouard Philippe está dispuesto a negociar algunos puntos de la reforma, pero se mantiene firme sobre su intención de unificar todas las pensiones

El primer ministro francés, Edouard Philippe, lanzó este miércoles un llamamiento al diálogo con los sindicatos, aunque anunció que no renunciará a los principios de su reforma de las pensiones que ha sido rechazada por todas las centrales obreras.

En una entrevista con la televisión TF1, el jefe del Gobierno se dijo abierto a negociar algunos puntos de la reforma, pero se mostró “firme” sobre su intención de unificar todas las pensiones y alargar ligeramente el tiempo de cotización para cobrar la jubilación completa.

Philippe aseguró que se esperaba la oposición de los sectores que verán su jubilación igualada con el del resto de los franceses, en particular los trabajadores del sector de los transportes, que perderán sus especificidades.

Pero consideró que esa medida y el paulatino y ligero incremento de los años de cotización servirán para mejorar las pensiones de autónomos, agricultores y de las mujeres que han tenido altibajos en su vida laboral.

“Mi mano está tendida. Pero estamos determinados a llevar a cabo la reforma”, dijo Philippe, después de que los sindicatos llamaran de nuevo mañana al paro general y que todos los sindicatos convocaran otra gran jornada de manifestación para el próximo día 17.

A ella se ha sumado la CFDT, el sindicato mayoritario, cuyos líderes no habían convocado hasta ahora paros a la espera de que el primer ministro presentara los detalles de la reforma.

Philippe lo hizo por la mañana y, por la tarde, el líder de la CFDT aseguró que se habían “superado las líneas rojas”, por lo que se sumaba a la convocatoria para el próximo día 17.

El primer ministro justificó su sistema en la necesidad de equilibrar el sistema y hacerlo sólido durante años.

Aseguró que a diferencia de otros países, que han optado por retrasar la edad mínima de jubilación, su reforma lo deja a la elección del trabajador, que mediante un sistema por puntos podrá partir antes a condición de reducir su pensión o retrasarlo e incrementarla.

“En toda Europa han entendido que para preservar el sistema hay que trabajar un poco más. Con nuestro sistema de incitación podemos equilibrarlo sin retrasar la edad de jubilación”, señaló.

RELACIONADO